GEIFO Grupo Español de Investigación del Fenómeno OVNI
 
  Home
  Contacto
  ARTICULOS
  ENLACES RELACIONADOS
  GALERIA DE FOTOS
  NOTICIAS
  IDEAS ORIENTATIVAS PARA LA INVESTIGACIÓN UFOLOGICA
  LIBROS Y REVISTAS RECOMENDADOS
  RELATOS DE AVISTAMIENTOS
  LA CONQUISTA ESPACIAL
  EL INFORME CONIL
  ATERRIZAJE EN LAS MEDIANAS
  CURIOSAS INFORMACIONES
  FUNDACION ANOMALIA
  EL AÑO 1954 EN FOTOS. (FOTOCAT)
  CATALOGOS Y REGISTROS DE AVISTAMIENTOS
  INFORME COMETA
  TERROR NOCTURNO
  INFORME SOBRE LA NATURALEZA DE LOS CONTACTOS TELEPATICOS
  INVASORES SILENCIOSOS
  HUMOR UFOLOGICO
  AGRADECIMIENTOS
  BIOGRAFIAS
  CRONOLOGIA UFOLOGICA
  LOS AÑOS HEROICOS DE LA UFOLOGIA ESPAÑOLA
  EL RINCON DE LILIANA NUÑEZ ORELLANA
  PAPERCLIP
  FONOTECA DE ANTONIO RIBERA
  ¿HA VISTO VD. UN RAYO EN BOLA?
  2012: UN AÑO COMO CUALQUIER OTRO.
  INFORMACION O DESINFORMACION
  UFOS: ARCHIVOS NACIONALES DEL REINO UNIDO
  BOLETINES DE LA ORGANIZACION APRO
  NECROLOGICAS
  CONTADOR DE VISITAS
  RESPONSABILIDAD LEGAL SOBRE CONTENIDOS DE ESTA PAGINA WEB DE GEIFO
  DESCARGAS. FONDO DE ARCHIVOS
LOS AÑOS HEROICOS DE LA UFOLOGIA ESPAÑOLA

 

 

 

LOS AÑOS HEROICOS DE LA UFOLOGIA EN ESPAÑA.

Por Angel Rodriguez Alvarez.



Los años sesenta en España representan los primeros pasos de la Ufología en nuestro país, a nivel popular claro, pues había ya algunos investigadores de estos temas, en una España en la que, o te dedicabas al activismo político en contra del Régimen de aquellos años, o "perdías el tiempo", en evadirte de este mundo y sumergirte en historias que te hicieran olvidar aquellos tiempos tan aburridos y deprimentes.

La gente de la calle no sabía mucho de Ufología, palabreja que se puso de moda más bien en los años 70. Era la España que comenzaba a despertar al mundo, después de una larga post-guerra.

Se hablaba, (eso sí, jocosamente), de marcianitos verdes y de platillos volantes, de manera esporádica, pero "no estaba de moda el tema". Los aficcionados a ésto no estaban muy bien vistos. No existía un movimiento ufológico conocido del gran público, excepto en círculos cerrados.

Pongo como ejemplo típico de ésto las reuniones para un público específico, (una especie de élite, amante de lo fantástico), que se llevaban a cabo en un sótano del Café de Lyon, en Madrid, llamado ese sótano "La Ballena Alegre" donde, de la mano del pionero del contactismo Fernando Sesma Manzano, se llevaban a cabo unas tertulias ufológicas, tendentes sobre todo a establecer ese "contacto esperado", y donde se desarrolló de manera muy importante el asunto Ummo, pues Fernando Sesma fué uno de los primeros receptores de las cartas de los supuestos seres ummitas.

Eran los tiempos en que quienes se preocupaban de estos temas eran reducidos círculos universitarios, aunque más que en Ufología se pensaba en actividades políticas, y los Hombres de Negro en realidad quedaban en un segundo plano, al lado de los hombres de la Dirección General de Seguridad, que eran un peligro muy real. Muchas reuniones supuestamente ufológicas ocultaban en realidad otro tipo de actividades más revolucionarias.

Tiempos heroicos de nuestros pioneros táles como Antonio Ribera, Manuel Osuna, Ignacio Darnaude, Julio Marvizón, Manuel Filpo, Ballester Olmos, Pepe Ruesga, Calderón, Antonio José Alés, (este más que ufólogo era un divulgador radiofónico de temas de Misterio, en su programa "Medianoche"). La lista es muy larga.

Este programa, junto a los de otros profesionales de la radio y de la Televisión, (Jiménez del Oso ), pusieron de moda estos temas, poco a poco, y en la década de los 70, y sobre todo en los 80 se produce una explosión que fué amainando a partir de finales de los 90.

Como el propio Manuel Osuna me comentó en una ocasión, la Ufología es como un termómetro que sube y baja a cada momento, refiriéndose al interés variable que suscitaba en la gente.

La proliferación de grupos, las conferencias y congresos estaban a la orden del día, y las nuevas generaciones de investigadores irrumpían en este mundillo ufológico dispuestos a grandes cosas, aunque muy poco se ha avanzado, la verdad sea dicha.

El primer ufólogo del que tenemos noticia a nivel nacional, y posiblemente el primero a nivel mundial era un gallego llamado Oscar Rey Brea, que comenzó a interesarse por el tema a raíz de una experiencia tenida por sus padres, que avistaron un extraño objeto luminoso sobre la ciudad de la Coruña, el 15 de octubre de 1945.

Era, por la descripción efectuada, igual a un objeto avistado en el frente ruso por compañeros suyos de la División Azul, (1943), que supusieron que era un arma secreta de los nazis.

¿Era un ovni alemán de los que se dice que el III REICH había producido en los últimos momentos de la Segunda Guerra Mundial?. No voy a insistir de momento en este tema para no herir susceptibilidades, como siempre ocurre cuando hago referencia a esos supuestos ovnis nazis.

Sea como fuere, aquel incidente empujó a Oscar a tratar de buscar explicaciones que pudiesen aclarar el origen y naturaleza del fenómeno OVNI. Fué muy serio y racional en sus investigaciones, logrando desentrañar muchos de los casos investigados, atribuyéndoles un origen natural, como fenómenos meteorológicos poco convencionales, nubes lenticulares, inversiones térmicas, alucinaciones y un largo etc. que sirvieron como material de consulta para los investigadores en los años sucesivos.

Trabajó solo durante mucho tiempo, recopilando una casuística OVNI tremendamente extensa, tanto nacional como internacional, hasta que entró en contacto con Antonio Ribera y Eduardo Buelta, estableciéndose entre éllos una mútua colaboración.

Fué el primero que calificó el caso UMMO, que tantos quebraderos de cabeza trajo y tantos ríos de tinta hizo correr, como fraude sin ningún género de dudas, a pesar de que la totalidad de los investigadores lo consideraban, al principio, como algo real.

Oscar Rey Brea creyó encontrar una relación entre los avistamientos de objetos volantes no identificados y los períodos de mayor acercamiento de Marte a la Tierra, hipótesis que fué asumida después por Antonio Ribera.

Por aquéllos años, (1958), se creó el CEI, (Centro de Estudios Interplanetarios), con Antonio Ribera, Eduardo Buelta y Marius Lleguet, (este último abandonó la ufología como consecuencia del caso de los suicidas de Tarrasa, pero ya llegaremos a éso).

Los dos primeros, Ribera y Buelta consideraban que el origen de los OVNI,s era Marte, mientras que Marius Lleguet consideraba que procedían de fuera de nuestro Sistema Solar.

Ribera publicó, en 1961, un libro titulado "Objetos desconocidos en el cielo", que se convirtió en el primer betseller de la ufología en España.

Las investigaciones de los "pioneros" no eran táles. En realidad aceptaban como bueno y registraban sin más cuanto llegaba a sus manos y su espíritu crítico no era muy acusado. Su postura no era imparcial, y siempre trataban de "arrimar el ascua a su sardina", de modo que las publicaciones de aquella época están llenas de errores, malinterpretaciones e inexactitudes.

No obstante, aún a pesar de esos cimientos tan débiles, cimientos de la futura Ufología fueron, a fin de cuentas.

Durante el año de 1954, Fernando Sesma iba desgranado sus artículos en el diario "MADRID", sobre los platillos volantes. Esto hizo que entrara en contacto con muchas personas interesadas en el tema, fundando la Sociedad de Amigos de los Visitantes del Espacio, una asociación de claras inclinaciones contactistas. Fernando Sesma Manzano es considerado como el primer contactado español, algo así como Adamski en versión celtibérica.

En un lugar llamado Café Lyon, en el sótano del citado cáfé, (sótano que recibía el nombre de "La Ballena Alegre"), establecieron lo que se podría llamar su Cuartel General, o lugar de encuentros, donde se disertaba largo y tendido sobre el tema, teniendo como público a personas eminentemente universitarios e intelectuales, donde podíamos encontrar incluso a personajes de la talla de Buero Vallejo y Alfonso Paso.

Hubo, cómo no, llamadas de teléfono, originadas por supuestos seres extraterrestres, de planetas con nombres exóticos, que fueron tomadas como reales, creándose un ambiente de contactismo total.

Uno de estos extraterrestres se llamaba "Saliano", oriundo de un planeta llamado "Auco", que fue tema de discusión durante un tiempo.

Estos supuestos contactos le hicieron muy popular, siendo llamado a programas de radio y televisión, lo que hizo que el número de personas asistentes a las tertulias de "La Ballena Alegre" aumentasen, aunque evidentemente también aumentaron los bromistas.

Nunca entenderé por qué, durante mucho tiempo, Fernando Sesma, personaje muy excéntrico, tuvo tanta credibilidad y no fue tan atacado como lo han sido el resto de los contactados que en el mundo han sido.

De estas "prédicas contactistas" salieron personas absolutamente convencidas de la realidad del contacto y de la presencia real de supuestos extraterrestres entre nosotros. Y comenzaron los problemas.

Algunas personas mentalmente inestables dedicaron su vida a buscar ese contacto, y algunos acabaron mal, muy mal. Es el caso de los "suicidas de Tarrasa", de los que hablaremos más adelante.

Entretanto, un enfermero de nombre Alberto Sanmartín, paseando por un bosque se encuentra con un extraterrestre que le entrega una "piedra", con unos extraños símbolos.

La piedra fué desmembrada y analizada en diferentes lugares, sin que se sepa nada más sobre élla y su paradero.

Sesma comenzó a caminar por el campo, dibujando en el suelo los símbolos de la piedra, buscando desesperadamente el ansiado contacto.

Y de pronto todo dió un brusco impulso con las llamadas telefónicas de unos supuestos extraterrestres que se decían procedentes del planeta UMMO, de la estrella Wolf 424), y que según decían habían desembarcado en la Tierra, concretamente en Francia en el año de 1950. A estas llamadas se agregaron unos mensajes o "cartas", que fueron dirigidas a diferentes personas de diferentes lugares del mundo, pero sobre todo en España.

Redactadas con pulcritud, relataban aspectos del planeta UMMO, su forma de vida, su ciencia, su filosofía, demostrando unos conocimientos científicos bastante elevados en ocasiones, y explicando el motivo de su misión en nuestro planeta.

Esto dió nacimiento a una rama muy particular de la Ufología, la Ummología, si se permite el término.

Se escribieron muchos libros sobre el tema, y las cartas llegaron a formar una cantidad ingente.

Algunos desconfiaron desde el principio de la realidad de estos mensajes ummitas, entre éllos los pioneros Manuel Osuna e Ignacio Darnaude.

Y de repente, en San José de Valderas, un suceso vino a añadir más leña al fuego.

Hacía un calor sofocante, propio de esa época del año, por lo que la zona cubierta de árboles cercana al Castillo de San José de Valderas se hallaba repleta de personas que usaban el lugar a diario para pasear, merendar y jugar, escapando de la canícula.

De repente apareció, casi rozando las copas de los árboles, lo que la gente identifica con la palabra platillo volante, es decir, un aparato cuya forma era como dos platos invertidos uno sobre el otro y unidos por sus bordes. No cabía duda.

Tenía un tamaño entre 15 á 20 metros, y en su panza exhibía algo como una letra, una "H", pero con los dos brazos verticales curvados hacia afuera, y el brazo central cruzado por otro en vertical, “)+(“. Si lo comparamos con los mensajes ummitas, aquéllo era el símbolo de UMMO, sin duda alguna.

El platillo volaba silenciosamente, desprendiendo un ligero resplandor que le hacía aparecer como de color anaranjado.

Después de dejar a los testigos estupefactos, tomó la dirección de la Carretera de Extremadura y desapareció de la vista de todos.

El día 02, o sea, al día siguiente, cerca del lugar antes mencionado, y en las inmediaciones del Restaurante "La Ponderosa" un grupo de testigos, (unos treinta), afirmaron haber visto un objeto esférico, llameante, que después de sobrevolar la zona varias veces, dejó de llamear y aterrizó a medio centenar de metros de los testigos. El objeto se apoyó en una especie de trípode y dejó caer al suelo una serie de objetos. Hecho ésto, retrajo nuevamente el trípode y se elevó, convirtiéndose nuevamente en una bola de fuego, desapareciendo a una velocidad muy elevada.

En el suelo se advertía una huella conformada por unas señales muy marcadas del trípode y un área muy amplia quemada.

Varios de los testigos recogieron los objetos caídos de la nave y de éllos sólo algunos, cuatro para ser exactos, los entregaron para su análisis correspondiente. Del resto nunca más se supo.

De los cuatro objetos dos de éllos eran una pequeñas cajas de algo parecido al vidrio, que fueron enviadas a la URSS, (y yo me pregunto por qué a la URSS, precisamente). Luego hablaré del símbolo de UMMO, totalmente ruso, bajo mi punto de vista.

Aparte de las cajas de vidrio, se entregaron dos tubos metálicos, de unos 20 cms. de largo, que fueron analizados por el INTA, en Madrid. Según el análisis, el metal era un níquel de una gran pureza. Al abrir uno de los tubos se evaporó inmediatamente un líquido de color azulado. Del interior se extrajo una tira de un material plástico, con el símbolo de UMMO en relieve. Este material resultó ser Floruro de Polivinilo, utilizado por la NASA, (¿tal vez también por la URSS?), indestructible por cualquier tipo de líquido o material corrosivo y que la Agencia Espacial utilizaba para recubrir sus satélites, pero que era prácticamente desconocido su uso en el ámbito civil, excepto tal vez en ambientes relacionados.

Nunca he visto ninguna referencia a la URSS, cuando se habla del OVNI de San José de Valderas. ¿Por qué lo hago yo?. Pues porque el símbolo de UMMO es la letra del alfabeto cirílico correspondiente a nuestra "J". El alfabeto cirílico, compuesto de 43 caracteres se emplea en toda el área de influencia rusa y otros países, ideado por un misionero cristiano ortodoxo, (San Cirilo), partiendo del griego y el hebreo. Como si hubiera pocos, un alfabeto más de propina.

Y ya sabéis que mi postura sobre el fenómeno OVNI es que corresponde a prototipos militares terrestres. Pero no nos arriesguemos demasiado, pues la autenticidad del caso de San José de Valderas está en entredicho desde hace mucho tiempo. El fraude parece estar servido.

¿O no?. He ahí la cuestión.

Un año antes del caso de San José de Valderas otro avistamiento OVNI se había dado en la zona. En este caso, fue en Aluche, y se trataba también de un aterrizaje, con huellas incluidas.

Un hombre, llamado José Luis Jordán Peña, llegó dando grandes gritos en la finca "El Regajal, diciendo que había visto un OVNI. Otro testigo decía, desde la ventana de su vivienda, que había visto un objeto que aterrizaba y posteriormente se elevaba, perdiéndose en el cielo. El nombre de este segundo testigo era Vicente Ortuño.

José Luis Jordán Peña, psicólogo, empleado en la empresa de ámbito nacional Agromán, resultó ser uno de los habituales asistentes a las tertulias de "La Ballena Alegre".

¿Alguien más vió el susodillo platillo volante de Aluche?.

La gente acudió al lugar del supuesto aterrizaje, donde descubrieron unas profundas huellas de un tren de sustentación.

La noticia ocupó las páginas de los periódicos durante varias jornadas.

Para que no faltase detalle alguno, Fernando Sesma recibe, a través de una de las cartas de los ummitas la confirmación de que la nave que había aterrizado en Aluche pertenecía a su planeta.

A partir de todos estos sucesos, aparentemente relacionados entre sí, el asunto UMMO tomó un gran auge, y numerosos investigadores franceses, españoles, y de otros países comenzaron a recibir los comunicados ummitas.

Mucha gente estaba absolutamente convencida de que los habitantes de UMMO, de la estrella Wolf 424 habían llegado a laTierra y comenzaban a tomar contacto con nuestra civilización, con todo lo que éllo implica.

Posteriores investigaciones llegaron a la conclusión de que los dos testigos del aterrizaje de Aluche sí estaban relacionados entre sí. De hecho, José Luis Jordán Peña y Vicente Ortuño eran íntimos amigos.

Jean Pierre Petit, astrofísico, se jugó su credibilidad dando conferencias y escribiendo artículos y libros sobre el asunto UMMO.

No fué el único. Este cebo fué mordido por muchos peces.

Antonio Ribera y Rafael Farriols escribieron un libro titulado "Un caso Perfecto", donde con todo lujo de detalles, así como numerosas fotografías, algunas de éllas muy buenas, se daba a conocer el asunto en profundidad.

No cabía duda. Era un caso documentadísimo.

¿Fué realmente un caso perfecto?. Durante un tiempo lo fué, ciertamente.

Al finalizar los 70, el asunto era conocido en el mundo entero, e incluso se dice que se contruyeron hospitales basados en los conocimientos médicos de los ummitas.

Un auténtico fenómeno social, que marcó una época en la historia de la Ufología.

Fué en 1993 cuando José Luis Jordán Peña se declaró el artífice de todo el asunto UMMO, autor de las numerosas cartas, que durante treinta años llegaron a todos los rincones del mundo, y que él mismo había fabricado, según sus propias palabras, un aparato distorsionador de voz, para hacerse pasar por un ummita en sus conversaciones telefónicas.

Las huellas del aterrizaje las habían elaborado unos amigos y él, con un molde de plástico, que enterraron con fuerza en el terreno.

El OVNI de San José de Valderas fué una maqueta colgada de un hilo de nylon, fotografiada y revelada por Jordán Peña en su propio laboratorio, y entregados los negativos a la Prensa, después de desechar aquéllos donde se veían las manos de las que colgaban los hilos que sustentaban la maqueta.

En cuanto al material plástico pertenecía a la NASA, y se lo había facilitado un amigo suyo estadounidense, que pertenecía a esa Agencia Espacial, y que se encontraba en España.

El objeto de todo este tejemaneje era "llevar a cabo un estudio sociológico de gran alcance, para demostrar cómo se puede manipular a la gente".

Pero lo más curioso de todo, al decir del propio Jordán Peña, es que numerosas personas decían haber visto el platillo volante. Un platillo que, aparentemente, no ha existido nunca.

¿Pero fué todo un experimento social ideado y llevado a cabo solamente por una persona, concretamente por José Luis Jordán Peña?. ¿O tomó parte en el asunto algún Servicio Secreto de algún pais?. ¿Fué algo de mayor relevancia y muy organizado?.

El asunto UMMO, que pudiéramos considerar una anécdota, fué algo más importante que éso dentro de la historia de la Ufología Española.

No sólo aquí, sino en muchos otros sitios originó, como sucede desgraciadamente con frecuencia, movimientos de seguidores, que como la mayoría de estos movimientos se rigieron por los parámetros que definen a un grupo sectario, con las connotaciones negativas que éllo supone.

Y cuando José Luis Jordán Peña se atribuyó la autoría de todo cuanto se relacionaba con UMMO en 1993, declaró asimismo que se encontraba arrepentido por no haber previsto estas consecuencias, cuando según sus palabras sólo buscaba llevar a cabo un experimento psico-social.

Independientemente de que Peña se declare autor de los hechos, y la mayoría de los ufólogos estén de acuerdo en admitirlo asi, yo, estando también de acuerdo en admitir el fraude, me resisto no obstante en creer que haya sido este hombre solamente quien organizó tal montaje.

Tiendo a pensar en que hay algo más, o para expresarme mejor "hay alguien más" detrás de todo ésto. Y creo que se trata de algún Servicio Secreto, o alguna Agencia de Seguridad del Estado quien lo organizó, utilizando a Jordán Peña como cabeza visible, o bien una vez iniciado el experimento por el tal Jordán, se agregaron y participaron activamente en el fraude.

¿Con qué objetivos?. Ese es el quid de la cuestión. Bien pudo ser para comprobar la facilidad de manipulación social, (yo mismo me he visto sorprendido por la facilidad con que se manipula a la sociedad, en cualquier orden de cosas), o para llevar a cabo algún tipo de control sobre los grupos e investigadores que conformaban estos movimientos ufológicos en una época en que las conspiraciones políticas estaban a la orden del día.

No olvidemos que entre los tertulianos de "La Ballena Alegre" se contaban embajadores, políticos e intelectuales de diverso pelaje e ideología, y se "camuflaban" bajo estas reuniones platillistas personas que tenían otros objetivos.

Hay una referencia del propio Jordán Peña en cuanto a que el OVNI que él vió "no era extraterrestre", sino un prototipo militar de una potencia de este planeta. Pero, ¿realmente llegó a ver algún OVNI?.También afirmó que en todo el asunto estaba implicada la CIA, realizando un experimento de control social.

¿Es cierto cuanto dice Peña?. Su credibilidad está bajo mínimos, la verdad sea dicha.

Para añadir más leña al fuego, en plena España Católica Apostólica y Romana, donde el Franquismo se había erigido como garante de la espiritualidad de Occidente, un cura, el párroco de la localidad sevillana de Mairena del Alcor, publica a los cuatro vientos que los extraterrestres, los ummitas, habían aterrizado y establecido una colonia en España. Pero fué más allá, llegando a afirmar que Jesucristo era un ummita, y que se había encarnado hacía miles de años en ese planeta, como un esclavo de nombre Ummo-Woa.

¿Un cura, diciendo éso en esos tiempos, en España?. ¡Sorprendente!.

Los medios de comunicación se hicieron rápido eco de ésto, y el cura acabó publicando un libro titulado "Mirando a la lejanía del Universo", que me apresuré a comprar sin dar crédito a lo que estaba pasando. 600 páginas del libro dedicadas a UMMO. ¡Alucinante!.

Con estos ingredientes, la Ufología fue llegando al conocimiento del público en general, aderezado con algunos casos más o menos sorprendentes de avistamientos OVNI en nuestro país. Los implicados (los serios y los alucinados), salían con frecuencia en programas de radio y televisión, y las revistas y publicaciones sobre el tema OVNI fueron ganando adeptos. Y comenzaron a proliferar los grupos ufológicos, muchos de los cuáles duraban muy poco tiempo, pero otros se estabilizaron y muchos sobreviven en la actualidad.

Pero también aparecieron personajes que protagonizaron episodios lamentables en nuestra historia ufológica: Los suicidas.

Estamos en las cercanía de la estación de Torrebonica, en donde se han apeado un grupo de personas, que caminan por la vía hasta detenerse en un lugar determinado.

"Este es el lugar", advierte uno de éllos. Después de hacer unos breves comentarios, añade: "Ha llegado el momento".

El y otro de sus compañeros se tumbaron en el suelo, colocando la cabeza sobre los railes de la vía. Sus compañeros de grupo, que les habían acompañado, les miraban en silencio, sin actuar, sin intervenir para impedir aquel drama, como si fueran autómatas sin voluntad propia.

Una fría determinación se hallaba en el cerebro de José Rodriguez, quien vió que su amigo Turú, sin embargo, vacilaba.

Lo animó. Le dijo que debería tener confianza. Y le ayudó a colocarse un algodón empapado en éter sobre la nariz y boca, para que sus sentidos quedasen adormecidos y pudiera superar aquella dura prueba que, según afirmaban, era necesaria para poder reunirse con sus hermanos del Cosmos, los extraterrestres, que les esperarían en el planeta Júpiter. Pero para poder llegar a ese destino deberían antes desembarazarse de su cuerpo físico, pues sólo en astral penetrarían en su nueva vida.

Era pues necesario morir para renacer a la nueva vida. Era la nueva teoría místico-cósmica nacida de la mente de José Rodriguez, teoría que en sólo 15 días trasladó a la mente de Juan Turú, llevándolo a la muerte con él, lo que da idea de su poder de convicción, si es que no hay nada más detrás de esta macabra historia, claro.

Un tren se acercaba. La vibración de los raíles así lo confirmaba, e instantes después, a gran velocidad, las frias ruedas cortantes como cuchillas, separaban las cabezas de los dos desdichados de sus cuerpos.

El tren se alejó velozmente, perdiéndose en la lejanía, y en el lugar reinó un espantoso silencio.

Los acompañantes, atónitos, sobrecogidos, una vez que el convoy cumplió con su fatal destino de segar las vidas de los dos "contactados", se acercaron tímidamente y dejaron sobre el cadáver de Turú una nota escrita por los suicidas como despedida. El texto decía:"Los extraterrestres nos llaman. WKTS 88".

Después, lentamente y en silencio, se alejaron.

Era el 19 de Junio de 1972. Fecha fatal, de horrible recuerdo para la Ufología Española.

El lugar: Km. 335 del ferrocarril Tarrasa-Barcelona.

Han pasado casi 35 años desde este luctuoso y sorprendente suceso, y las cosas no están nada claras. Todavía nadie ha llevado a cabo una investigación en condiciones para esclarecer los motivos que llevaron a los dos "contactados" a tomar la fatal decisión de acabar con sus vidas.

¿Lo hicieron libremente, convencidos en su locura de que era la forma idónea de ir a vivir con los supuestos seres extraterrestres?. ¿Se suicidaron José Rodriguez Montero, de 47 años, y Juan Turú Valles, de 21 años, o "los suicidaron", dentro de algún tipo de experimento de control mental, llevado a cabo por algún organismo oficial de algún país?. ¿Qué tenía que ver ésto con el caso UMMO?.

Todos los ufólogos de la época quedaron hundidos psicológicamente, y alguno, como Marius Lleguet, perteneciente al C.E.I. (Centro de Estudios Interplanetarios, del que también había formado parte Juan Turú, uno de los fallecidos), destinatario de alguna carta póstuma de los suicidas, se desligó definitivamente de la ufología, aterrado por lo sucedido.

Nadie entendía nada.

La investigación judicial se hizo superficialmente, pues consideraron que era un caso claro de dos "chalados de los ovnis" que en su locura habían tomado esa fatal decisión de acabar con sus vidas.

Pero, ¿fué realmente así?.

02 de Abril de 1978, Lérida. Dos jóvenes llamados Juan José Gómez Vargas, de 18 años y Francisco Saureu Prim, de 16 años, deciden poner fin a sus vidas sobre las vías del tren, para poder reunirse con sus "Hermanos del Cosmos". Otras dos jóvenes vidas segadas en aras a un supuesto contacto extraterrestre. Y el mismo sistema para el suicidio.

Es la triste repetición de la historia de los suicidas de Tarrasa.

¿Qué relación existe entre ambos casos?.

Por aquéllos tiempos se había dado a conocer lo que se ha dado en llamar el "Caso Tivissa", que toma el nombre de esa localidad, existente en la provincia de Tarragona.

Todo partió de unas noticias publicadas en la Prensa, concretamente a partir de una carta recibida en la redacción del noticiario barcelonés "Tele Express", en la que un supuesto testigo de un avistamiento narraba un aterrizaje de una nave en el área de Tivissa, nave de la que, supuestamente, descendió un ser morfológicamente parecido a un pulpo, pero con cuatro tentáculos, en lugar de ocho.

En este asunto se interesaron muchos investigadores, entre éllos Vicente Juan Ballester Olmos, quien posteriormente lo calificó de fraude.

Ballester es quien conserva los informes completos del caso, copias de éllos, pues la información original desapareció misteriosamente de los archivos del CEI, por alguien que estaba interesado en silenciar el asunto.

Otro investigador, Julio Roca Muntañola también se interesó por el caso, pero fue excesivamente reservado, guardando silencio, siguiendo las instrucciones de alguien que nunca se pudo conocer. Este investigador sí estaba convencido casi totalmente de la realidad de los sucesos de Tivissa.

En esta zona, los avistamientos de objetos no identificados eran muy comunes, hasta el punto de que los habitantes de la zona los consideraban como algo normal.

Se habló de que existía una puerta dimensional en Tivissa, y el lugar se convirtió en lugar de peregrinación de creyentes y de contactados.

Allí fueron los suicidas de Tarrasa, y a la misma zona fueron, también, los suicidas de Lérida, que siguieron paso por paso cuanto habían hecho los anteriores.

Bebieron pues, de la mismas fuentes, se alimentaron con las mismas falsas ilusiones, adoraron a los mismos ídolos con pies de barro, y se inmolaron estúpidamente por la misma causa.

Curiosamente, las personas que más contacto tuvieron con los suicidas de Tarrasa, como Lleguet, y Martín José Labay, intentaron suicidarse éllos también. Marius Lleguet dos veces, acabando en un psiquiátrico por espacio de un año, y Martín lanzándose al patio de su vivienda, desde una altura de siete pisos.

Por cuestiones de contactismo hubo otras muertes, gente que se levantó la tapa de los sesos, o se disparó mortalmente en el pecho, dejando notas sobre el motivo que les llevaba a semejante acción fatal. Niños y jóvenes, supuestos "contactados", que a través de la oui-ja o de la psicografía, recibieron las indicaciones de sus "guías" para poner fin a sus vidas, desembarazándose de sus cadenas físicas, que les impedían reunirse con táles "guías".

A partir de éstos sucesos, y precisamente debido a esa causa, comenzaron a aparecer investigadores que se mostraron críticos y comenzaron a poner algo de orden en tamaña locura.

El ya nombrado Vicente Juan Ballester Olmos, Félix Ares de Blas, David Gustavo López, Luis R. González, José Ruesga Montiel, y otros, trataron de racionalizar la Ufología Española, a quienes se fueron uniendo las nuevas generaciones de ufólogos.

Revistas como "Stendek", en el seno del C.E.I, otras como "Karma-7", "Contactos Extraterrestres", "Mundo Desconocido", etc. algunas ya desaparecidas y otras aún supervivientes popularizaron aún más el tema.

En la parte Tradicional, (por llamar de alguna forma a la Ufología de espectáculo y poco crítica), estaba Antonio José Alex, con su programa "Medianoche", que hizo furor, y llenó de fantasía las noches de millones de españoles. El pseudoinvestigador Juan José Benítez, que fué muy contestado, muy criticado por sus compañeros ufólogos, por su forma de entender el tema y su casi nula credibilidad, y en Televisión el Dr. Jiménez del Oso, que fué un personaje muy controvertido.

No faltaban en la parte "alienada", los grupos y misiones de contactados, como Misión Rama o Fraternidad Cósmica.

Se hizo una diferenciación clara entre lo que era o debía ser Ufología y lo que debía llamarse Ufolatría, aunque aún hoy existen muchas personas incapaces de hacer esa diferenciación.

En Televisión aparecían tanto personas serias y racionales hablando del Fenómeno OVNI, como programas en los que se incluía a desequilibrados y bufones, que contribuían al desprestigio del tema.

Hubo una fuerte escisión entre dos formas de concebir el tema. Por un lado los considerados fabuladores, liderados por Juan José Benítez, que tuvo fuertes enfrentamientos con Vicente Juan Ballester Olmos, y el sector crítico, considerado por Benítez como el "Lado Oscuro", entre los que incluyó a nuestro Grupo GEIFO, grupo a quienes nos declaró la guerra sin cuartel, afirmando que obedecíamos a Servicios de Inteligencia del Estado, como el C.E.S.I.D.

Y así están aún las cosas en la actualidad, con el agregado de grupos llamados escépticos, que bajo mi punto de vista son, en ocasiones, excesivamente radicales.

¿Y qué fué de Jordán Peña y sus maquinaciones?.

José Luis Jordán Peña, como ya hemos adelantado, confesó ser el autor del fraude UMMO en 1993.

Según decía lo había hecho como experimento social, aunque son muchos los que opinan que más bien lo hizo porque era una persona irresponsable, incapaz de calcular el alcance de sus acciones, o porque le faltaba un tornillo.

Acabó en la Sociedad Española de Parapsicología, donde continuó con sus tonterías.

Porque por esta estupidez del fraude Ummita, se cometieron muchas barbaridades, y aún hoy en la actualidad se siguen cometiendo.

No olvidemos la fundación, basándose en este tema, de la secta EDELWEISS, ( creada en Madrid, en 1970, por Eduardo González Arenas, alias "Eddie", supuesto extraterrestre, que acabó sus días degollado por un joven, secta que tenía por objetivo captar a menores de edad, a quienes se les marcaba a fuego el símbolo de UMMO, que eran inducidos a prácticas homosexuales al servicio de los jefes de la secta), ni de los suicidios de personas, ya de por sí mentalmente desequilibradas, a quienes se les llena aún más su cerebro con historias y tonterías de esta naturaleza, que éllos toman en serio y que les lleva a realizar acciones con desenlace fatal, en ocasiones.

Luchar contra la mentira, contra la superchería, contra el fraude, está bien, es encomiable, se debe hacer siempre, pero nunca a base de elaborar otros fraudes, para demostrar tonterías que están más que demostradas.

No sé si Jordán Peña es o no psicólogo, pero compadezco a quien caiga en sus manos.

Dios libre a la sociedad de "cerebritos" como éste, y de quien dudo que las razones para realizar este fraude fueran las que él comenta. Algo más sucio existía en este asunto.

Y a los grupos de escépticos, que celebran estas imbecilidades con mucho ja, ja, y ji, ji, pedirles un poco de responsabilidad, La misma que se pide a los que éllos atacan, con razón en muchas ocasiones.

Porque los fraudes, cuando no son vistos como táles por personas mentalmente desquiciadas como los suicidas de determinados grupos, lo que hacen es "confirmarles" en sus locuras, y darles un empujoncito más en su caída por la pendiente de la alienación y a veces, demasiadas veces, en el suicidio ritual. No se puede jugar con según qué cosas.

Bajo mi punto de vista, José Luis Jordán Peña debe pasar a la Historia de la Ufología como autor de un experimento poco responsable, e irresponsables también quienes le apoyen.

Tan irresponsables como aquéllos que intentan mantener como realidades hechos que no lo son, los que defienden el contactismo, y los engañabobos y mercahifles del OVNI.

Ese experimento ha escapado a su control. El mismo lo reconoció, y se sintió culpable de lo que ocurrió con EDELWEISS y otros movimientos.

Hoy día existen grupos e individuos que mantienen vivo el asunto UMMO, absolutamente convencidos de su realidad. La estupidez humana es infinita.

Son grupos, sectas, apoyados por publicaciones, programas, etc. que manipulan a la gente, sobre todo a jóvenes, y que se constituyen en semillero de futuros suicidas.

Ya va siendo hora de parar estas estupideces, y decirles a estos elementos, escépticos o no, aquella frase que en su día dijo un político español: "Los experimentos en casa y con gaseosa".

Y vamos a ver si de una puñetera vez la gente se entera de que nunca, hasta hoy día, nadie ha podido demostrar que el fenómeno OVNI sea de origen extraterrestre.

Que no se esté matando la gente por culpa de fenómenos meteorológicos más o menos conocidos, inversiones térmicas, alucinaciones, montajes, y sobre todo prototipos militares y determinadas actuaciones de control sobre la sociedad por parte de determinados grupos estatales, tal y como hizo el CESID en su día con el caso de los mendigos y con "añadirse" al tema UMMO de forma activa.

Y si dentro del fenómeno que nos ocupa hay algo de "raro", investiguémoslo, pero nunca perdiendo de vista que nuestra actividad debería ser un divertimento, como para otras personas lo es el fútbol. No lo convirtamos en algo trascendental para la Humanidad, porque meteremos la pata. Al menos mientras no se pueda demostrar nada.

No juguemos con el cerebro de las gentes.

Se dijo que fué "Un Caso Perfecto" pero resultó ser todo lo contrario.

Según declaraciones de Vicente Juan Ballester Olmos, "cualquier comentario sobre el panorama ufológico español deberá establecer una separación entre el período anterior y posterior a 1968".

Efectivamente es así. Se produce un rechazo serio entre un sector de la Ufología española contra la Ufología Espectáculo, y contra aquéllos ufólogos empeñados en presentar el fenómeno como relacionado con seres procedentes de otros planetas, con historias absolutamente propias de relatos de ciencia-ficción, sin nada que ver con la realidad.

Los enfrentamientos en ocasiones son muy fuertes, particularmente entre Ballester Olmos y J.J.Benítez, este último muy contestado por un gran sector de la Ufología.

Muchas revistas y libros se orientaron, desgraciadamente, en el camino del sensacionalismo, sin importar que para éllo hubiese que sacrificar la verdad y la racionalidad.

En 1976 se funda el Grupo GEIFO, que al tener su ámbito de actuación en Andalucía, y particularmente en la zona de Cádiz colisiona enseguida contra los intereses de Benítez y de quienes le apoyan.

El Caso Conil es buena prueba de ésto, y constituye uno de los casos más polémicos de la historia de la Ufología en España, que todavía hoy continúa creando enfrentamientos, sin olvidar el Caso de las Rodadas Bajo el Mar, con la participación de miembros del CESID en colaboración con GEIFO y el supuesto aterrizaje de un OVNI en el poblado de las Medianas, en Huelva.

La tercera generación de ufólogos se formó a partir de la segunda mitad de la década de los 70, y entre éllos figuraban personas como Ignacio Cabria, Joan Plana Crivillén, (que formó equipo con Ballester en el Proceso de Desclasificación de Expedientes del Mando Operativo Aéreo sobre el fenómeno OVNI, que Benítez y sus adláteres consideran una farsa, un engaño), Manuel Borraz, Luis Alfonso Gámez, Jordi Ardanuy, Juan Antonio Fernández, Luis R. González, Juan Marcos Gascón y otros.

De la tercera generación de ufólogos hubo una escisión de algunos, que pasaron a formar grupos de escépticos.

Fue por esos tiempos que Antonio José Alés puso de moda las Alertas OVNI, que consistían en pasarse una noche entera de vigilia, escrutando el cielo y enviando informes de cualquier cosa que se avistase a la emisora donde se encontraba Alés, en compañía de algunos ufólogos.

Las alertas OVNI nunca sirvieron para nada, pero constituyeron un fenómeno social muy sorprendente, llegando a reunir en una sola noche a más de 12 millones de oyentes observando el firmamento, lo que le valió entrar en el Libro Ginness de los Récords. Nadie ha sido capaz de lograr éso jamás.

Las conferencias y Congresos se hicieron cada vez más frecuentes, y existía una pequeña "fiebre extraterrestre".

Entre los conferenciantes de la onda de los crédulos era frecuente advertir al público asistente a los congresos o conferencias de que se sentían perseguidos y observados de cerca por los "Hombres de Negro", que jamás existieron, o por los Servicios de Inteligencia. Cuando decían ésto añadían: "Ahora mismo hay alguno entre el público", lo cual creían éllos que era algo efectista.

En los ochenta la sequía ufólógica se hizo muy fuerte, teniendo una curva descendente muy acusada, hasta los noventa. Estó desmotivó a mucha gente, y algunas revistas especializadas desaparecieron.

En 1996, en el seno del Colectivo Cuadernos de Ufología, que reunía a un número importante de los ufólogos de la tercera generación, y con la participación de entidades privadas como el C.E.I. de Barcelona, El C.I.O.V.E. de Santander, GEIFO de Cádiz, y otras, surgió FUNDACION ANOMALIA, con sede en Santander.

Hoy es referente insoslayable para la Ufología Crítica en lengua española.

La cuarta generación de ufólogos españoles está constituida por gente muy joven, entre los que destacamos a Moisés Garrido, Fernando García Rodriguez, Marcos Benítez Campillo, Francisco del Toro, Rafael Cabello, José Manuel García Bautista, Iker Jiménez, Javier Sierra, Josep Guijarro, Manuel Carballal, Marisol Roldán y Jose A. Roldán, Jordi Jiménez, Pedro Cantó, Raúl Núñez y otros muchos. La lista de Ufólogos es muy larga y aburriría con la relación de cualquiera de las generaciones.

 

 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 78 visitantes (247 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=