GEIFO Grupo Español de Investigación del Fenómeno OVNI
 
  Home
  Contacto
  ARTICULOS
  ENLACES RELACIONADOS
  GALERIA DE FOTOS
  NOTICIAS
  IDEAS ORIENTATIVAS PARA LA INVESTIGACIÓN UFOLOGICA
  LIBROS Y REVISTAS RECOMENDADOS
  RELATOS DE AVISTAMIENTOS
  LA CONQUISTA ESPACIAL
  EL INFORME CONIL
  ATERRIZAJE EN LAS MEDIANAS
  CURIOSAS INFORMACIONES
  FUNDACION ANOMALIA
  EL AÑO 1954 EN FOTOS. (FOTOCAT)
  CATALOGOS Y REGISTROS DE AVISTAMIENTOS
  INFORME COMETA
  => EL INFORME COMETA
  TERROR NOCTURNO
  INFORME SOBRE LA NATURALEZA DE LOS CONTACTOS TELEPATICOS
  INVASORES SILENCIOSOS
  HUMOR UFOLOGICO
  AGRADECIMIENTOS
  BIOGRAFIAS
  CRONOLOGIA UFOLOGICA
  LOS AÑOS HEROICOS DE LA UFOLOGIA ESPAÑOLA
  EL RINCON DE LILIANA NUÑEZ ORELLANA
  PAPERCLIP
  FONOTECA DE ANTONIO RIBERA
  ¿HA VISTO VD. UN RAYO EN BOLA?
  2012: UN AÑO COMO CUALQUIER OTRO.
  INFORMACION O DESINFORMACION
  UFOS: ARCHIVOS NACIONALES DEL REINO UNIDO
  BOLETINES DE LA ORGANIZACION APRO
  NECROLOGICAS
  CONTADOR DE VISITAS
  RESPONSABILIDAD LEGAL SOBRE CONTENIDOS DE ESTA PAGINA WEB DE GEIFO
  DESCARGAS. FONDO DE ARCHIVOS
EL INFORME COMETA

 

 

 

 

LOS OVNIS Y LA DEFENSA

 

 

 

¿A qué debemos prepararnos?.

Prefacio del general
Bernard NORLAIN an
tiguo director del Instituto de Altos Estudios de la Defensa.

 

 

COMETA

  •  

    LIBRAR DE SU REPUTACION DE IRRACIONAL AL FENOMENO OVNI”

     

    Preámbulo del profesor André Lebeau, ex Presidente del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES)

     

    En algunos círculos científicos no es bien visto preocuparse de fenómenos juzgados de pertenecer a la mitología popular o, que en todo caso, son extraños a la ciencia. Así sucedió con las piedras caídas del cielo, durante largo tiempo consideradas en nuestro país como salidas de la fábula. Solo el día en que una lluvia de meteoritos cayó sobre el pueblo de Laigle, que permitió una observación colectiva e indiscutible, entraron en el campo de la ciencia.

    Un siglo más tarde, la NASA los ha erigido, sin duda apresuradamente, en testigos de la existencia de una vida primitiva en Marte.

    Los fenómenos de esta naturaleza le presentan, de partida, a la aproximación científica un problema: ¿Existe un hecho científico?

    Mientras el fenómeno surja de la experimentación, el criterio a aplicar es simple: repetir el experimento que es la piedra de toque y otorga el resultado que hay que interpretar. Pero, cuando el fenómeno es inaccesible a la experimentación, cuando solo la observación es la única fuente sobre la cual apoyarse, como es el caso de la Astronomía y casi toda la Geofísica, la situación es más difícil. Sin embargo, un hecho, aunque raro, puede asegurar su ascenso al status de objeto científico si posee una visión colectiva indiscutible. Eclipse, cometas, supernovas, tienen reconocida su existencia desde la más remota antigüedad, aún si su interpretación acarreó durante largo tiempo una connotación religiosa. La observación colectiva y simultánea juega el mismo rol que la repetición de un experimento.

    Cuando el fenómeno no es solamente raro sino a la vez discreto y los testigos de cada ocurrencia son pocos, las puertas a diversas suspicacias están abiertas. A esta categoría pertenecen los Objetos Voladores No Identificados OVNIS. Encontramos en su caso dos dificultades suplementarias. De partida, el número de actividades humanas, sobre todo desde la era espacial, provoca fenómenos atmosféricos cuyo origen no es inmediatamente reconocible por aquellos que los observan. Y los Ovnis, cuyo origen no puede ser asignado a causa humana ni a un mecanismo natural aceptado por la ciencia, están mezclados a un ruido de fondo cuyo origen, por ser difícil de identificar, no tiene nada de misterioso.

    Por otra parte, la existencia de manifestaciones inexplicables en la atmósfera y ocasionalmente en tierra, despierta inevitablemente una interrogante fundamental: ¿Estamos solos en el Universo? ¿Podrían algunos de estos fenómenos ser causados por seres extraterrestres? Esta interrogación otorga a los OVNIS una dimensión sociológica, mediática, digamos religiosa, en un espacio que no es el de la ciencia y sus métodos. Es la existencia misma de esta dimensión la que suscita reacciones de rechazo en la comunidad científica.

    Un frío examen de la situación debería conducir, a aquellos que creen en el valor del método científico, a considerar que la existencia misma de un poderoso entorno irracional, es una razón suplementaria para aplicar los preceptos de este método a la cuestión OVNI.

    Es esta aventura la que ha intentado COMETA en el informe que presenta, apoyado esencialmente en los trabajos conducidos por GEPAN, mas tarde SEPRA. La importancia y lugar acordados a las observaciones, a los testimonios y a análisis de casos elucidados, muestra el rol fundamental que juegan aquí el establecimiento de los hechos. Pero además, se encontrará en este documento, una reflexión sobre la hipótesis de una inteligencia extraterrestre y sobre la importancia que ésta tendría si los trabajos convergiesen hacia su confirmación.

    Este informe es útil, contribuyendo a librar el fenómeno OVNI de su reputación de irracional. La cuestión de saber si aquellos que lo han preparado creen o no creen en la existencia de visitantes extraterrestres, carece definitivamente de importancia. Lo que cree un científico es importante en la conducción de su investigación porque es justo eso lo que lo anima y motiva. Pero sobre el resultado de su investigación, su creencia no tiene ninguna importancia y, si es riguroso, ningún efecto.

     

     

     

     

    INDICE

    Pag.

     

    PREFACIO 5

    PROLOGO 7

    INTRODUCCIÓN 11

     

    1ª PARTE HECHOS Y TESTIMONIOS
    Capítulo 1 Testimonios de pilotos franceses 13

    Capítulo 2 Casos aeronáuticos en el mundo 17

    Capítulo 3 Casos de observaciones desde tierra 25
    Capítulo 4 Encuentros Cercanos en Francia 29
    Capítulo 5 Ejemplos de casos dilucidados 34

     

    2ª Parte EL ESTADO DE LOS CONOCIMIENTOS

    Capítulo 6 Organización de la investigación en Francia 36
    Capítulo 7 Métodos y resultados de GEPAN/SEPRA 42
    Capítulo 8 OVNIS : Hipótesis y ensayos de modelos 48
    Capítulo 9 Organización de la investigación en el extranjero 59

     

    3ª Parte LOS OVNIS Y LA DEFENSA

    Capítulo 10 Perspectivas estratégicas 66
    Capítulo 11 Implicaciones aeronáuticas 72
    Capítulo 12 Implicaciones científicas y técnicas 77
    Capítulo 13 Implicaciones políticas y religiosas 79
    Capítulo 14 Implicaciones mediáticas 88

    CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 90

     

    ANEXOS

    Anexo 1 La detección radar en Francia 93

    Anexo 2 Observaciones de los astrónomos 93

    Anexo 3 La vida en el Universo 95

    Anexo 4 La colonización del espacio 96

    Anexo 5 El caso Roswell-La Desinformación 98

    Anexo 6 Antigüedad del fenómeno Ovni-Elementos de una Cronología 102

    Anexo 7 Reflexiones sobre diversos aspectos sicológicos, sociológicos y políticos del fenómeno Ovni. 107

     

    BIBLIOGRAFÍA 112

     

     

     

     

    PREFACIO

     

     

    Por el General Bernard Norlain Ex Director del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional de Francia.

     

    DE PROBLEMAS CONCRETOS QUE SE PRESENTAN Y REQUIEREN UNA RESPUESTA EN TERMINOS DE ACCIÓN”

     

    Cuando el general Letty me visitó en marzo de 1995 en mi oficina del IAEDF para exponerme su proyecto de la creación de un nuevo comité de estudio sobre los OVNIS, le aseguré mi interés, y lo derivé a la Asociación de Auditores del IAEDF (AA), que le ha dado su apoyo. Sabiendo que una veintena de años atrás la AA había producido y publicado en su boletín un primer reportaje sobre el tema, sólo era cuestión de actualizarlo.

    Denis Letty me pareció como pintado para esta tarea. Un mes antes, en febrero, él había organizado una conferencia sobre los fenómenos aerospaciales no identificados, en el marco de la Asociación de ex Alumnos de la Escuela de Aviación. Ante un numeroso público, algunos de nuestros camaradas, pilotos veteranos, habían expuesto espontáneamente sus encuentros con OVNIS. En seguida, el responsable del estudio de estos fenómenos en el seno del CNES había presentado sus trabajos y, un astrónomo conocido, había expuesto una versión científicamente aceptable de la hipótesis extraterrestre.

    Los campos del saber que conciernen al fenómeno OVNI son muy diversos y el general Letty ha sabido encontrar en el seno de la AA, como también al exterior, numerosas personas competentes de las que él ha sabido coordinar esfuerzos. Es impresionante la lista de diplomados de alto nivel, civiles y militares, miembros de su comité: oficiales, ingenieros, especialistas en ciencias físicas, ciencias biológicas y ciencias sociales que han podido abordar el estudio en todos sus aspectos.

    No se trata de un estudio puramente académico. Se presentan problemas concretos no sólo a los pilotos civiles y militares que llaman a una respuesta en términos de acción. La composición de COMETA, nombre del comité, lo ha tenido en cuenta. La casi totalidad de sus miembros mantienen o han mantenido en el curso de sus carreras, importantes responsabilidades en la defensa, la industria, la docencia, la investigación o diversas administraciones centrales.

    Formulo votos para que las recomendaciones de COMETA, inspiradas por el buen sentido común, sean examinadas y puestas en práctica por las autoridades de nuestro país. El primer informe de AA favoreció la creación, en el CNES, del único servicio oficial civil conocido en el mundo consagrado al estudio de OVNI. Pueda ser que este nuevo informe, mas profundo, le dé un nuevo impulso a nuestros esfuerzos nacionales y a una indispensable cooperación internacional. El Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional habrá servido bien a la nación y quizás a la Humanidad.

     

     

     

     

     

     

    EXAMINAR TODAS LAS HIPOTESIS”

     

                  1. Por Denis Letty

    General de la Fuerza Aérea, 2ª Sección, AA (35º).

     

    La acumulación de observaciones bien documentadas hechas por testigos creíbles obliga, por lo menos, a examinar todas las hipótesis sobre el origen de los objetos voladores no identificados, OVNI, y en particular la hipótesis extraterrestre. Los OVNIS forman parte de nuestro entorno mediático. El cine, programas de TV, libros, publicidad, etc. acerca de los Ovnis lo demuestran ampliamente.

    Si bien ninguna amenaza concreta ha sido percibida hasta hoy en Francia, a los antiguos auditores del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional (IAEDN) les pareció necesario destacar este punto sobre el tema. Asociados a expertos calificados provenientes de horizontes muy variados, se han reagrupado para formar un comité privado de estudio profundo bautizado COMETA.

    Este comité se transformó en la asociación COMETA que yo presido. Quisiera agradecer al general Bernard Norlain, antiguo director de IAEDN, a monseñor André Lebeau, ex presidente del Centro de Estudios Espaciales, sin los cuales COMETA no habría visto la luz del día.

    Debo, además, extender nuestro reconocimiento a las diferentes personas que han aceptado testificar o contribuir a este estudio y especialmente a:

     

    Jean-Jacques Vélasco, responsable del SEPRA en el seno de CNES, Francois Louange, director general de la sociedad Fleximage, Jean-Charles Duboc, Jean-Pierre Fartek, René Giraud, pilotos civiles y militares, Edmond Campagnac, antiguo director de Air France en Tananarive, Michel Perrier, jefe de escuadrón de la Policía Nacional, Joseph Domange, general de la Fuerza Aérea, delegado general de la Asociación de Auditores.

    Debo agradecer, igualmente, al Comandante del Centro de Comando de Operaciones de la Fuerza Aérea por su participación en la investigación sobre el vuelo AF 3532 del 28 de Enero de 1994.

    Entre los miembros de COMETA que no han escatimado esfuerzos durante casi tres años me es posible citar:

     

    Michel Algrin, doctor en Ciencias Políticas, abogado de la Corte, Pierre Bescond, ingeniero general del Armamento, 2ª sección, Denis Blanchard, comisario principal de la Policía Nacional ante el Ministerio del Interior, Jean Dunglas, doctor-ingeniero, ingeniero general honorario del Depto. Aguas y Bosques Rurales, Bruno Le Moine, general de la Fuerza Aérea, Francoise Lépine, de la Fundación de Estudios de Defensa, Christian Marchal, ingeniero en jefe de Minas, director de investigación de ONERA, Marc Merlo, Almirante, Alain Orszag, doctor en ciencias físicas, ingeniero general del Armamento.

     

     

     

     

     

    EN MATERIA DE AUTENTICIDAD SÓLO LAS CONCLUSIONES NEGATIVAS SON DEFINITIVAS

     

    Por Francois Louange,

    Director General de la Sociedad Fleximage.

     

    Entre las investigaciones conducidas sobre el tema OVNI, el análisis de fotografías representa uno de los terrenos más delicados. En efecto, a los ojos del público, las fotografías constituyen por excelencia la prueba indiscutible de la existencia del fenómeno, lo que le confiere una carga emocional muy particular. Ahora bien, es en el terreno fotográfico donde se encuentran la mayoría de los errores y supercherías, ya que en numerosos efectos naturales o técnicos puede estar el origen de documentos sorprendentes: cada vez resulta más fácil para un especialista que dispone de medios informáticos fabricar un cliché trucado que resista bien las investigaciones. Esto a veces resulta ser lucrativo. La experiencia muestra, por otra parte, que la mayoría de los clichés que resisten los análisis contienen una información extremadamente pobre e inutilizable, a menudo limitada a una mancha luminosa saturada, sobre un fondo negro, o a la inversa, lo que transforma este terreno de investigación en algo relativamente decepcionante.

    Luego de cuarentena años, fotografías que se consideraron presuntos OVNIS, algunas veces célebres en círculos ufológicos, son episódicamente objeto de investigación de parte de especialistas interesados en este tema. El campo de la Física y las técnicas puestas en juego son muy diversos, y van desde la propagación atmosférica hasta la foto o el vídeo, pasando por el tratamiento digital de las imágenes.

     

    El análisis de un documento fotográfico o vídeo se organiza en dos etapas:

     

    1. En establecer o rechazar su autenticidad, poniendo en evidencia las supercherías, falsas maniobras, o fenómenos parásitos que hayan podido afectar a los aparatos o a los soportes de información originales (film, cassette, vídeo). Esta noción de autenticidad es muy relativa de todas maneras, ya que solamente las conclusiones negativas son concluyentes y, en el mejor de los casos, un documento resiste todos los análisis en un momento dado.

    2. De un documento reconocido como auténtico, extraer un máximo de información, permitiendo ya sea identificar un fenómeno conocido, o caracterizar un fenómeno que es, a priori, inexplicable. (Tamaño, posición, velocidad, energía emitida.) Este fenómeno será comparado a otros fenómenos inexplicables, con vista a eventuales acercamientos.

     

    Es importante subrayar que, tanto los documentos fotográficos como de vídeo provendrán de testigos fortuitos. Habrá poca oportunidad para que una información importante pueda ser explotada, por razones de simple estadística:

    Probabilidad de presenciar un fenómeno raro, probabilidad de tener a mano un aparato listo para ser utilizado, probabilidad de tener la capacidad de efectuar buenos enfoques y realizar, con calma, tomas de calidad profesional.

    De todas formas, parece razonable limitar las investigaciones con profundidad a aquellos casos que reúnen las dos condiciones siguientes:

    1. - El documento original (negativo, diapositiva, vídeo cassette) está disponible.

    2. - Existe por lo menos otra fuente independiente de información (testimonio visual u otro captador)

     

     

     

     

     

        1. INTRODUCCIÓN

     

    En 1976 un Comité del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional (IAEDN), presidido por el general Denis Blanchard de la Policía Nacional, abrió el archivo de objetos voladores no identificados. El objetivo: hacer propuestas para organizar la investigación y colección de datos sobre estos fenómenos. El objetivo ha sido logrado, ya que las recomendaciones de este comité han sido seguidas por la creación del Grupo de Estudios de Fenómenos Aerospaciales no Identificados (GEPAN), precursor del actual Servicio de Expertos en Fenómenos Raros Atmosféricos (SEPRA), organismo del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), a cargo de este archivo. Nos ha parecido útil, veinte años más tarde, retomar el punto de conocimientos sobre estas observaciones, que interesan más y más a un gran público frecuentemente convencido del origen extraterrestre de los Ovnis. Sólo hay que reparar en el número de filmes o programas de TV sobre este tema.

    Por comodidad de lenguaje utilizaremos generalmente el término OVNI (Objeto Volador No Identificado), en vez del término científico de PAN (Fenómeno Aerospacial No Identificado).

    Sin duda, el fenómeno permanece y el número de observaciones, totalmente inexplicables a pesar de su abundancia y la calidad de los datos, se extiende por todo el mundo. En tierra, algunas observaciones, como la de Trans-en-Provence, en 1981, han sido objeto de estudios detallados, probando que algo se había posado sobre el suelo y se había estacionado. Pilotos civiles y militares han aportado testimonios oculares sorprendentes, a menudo corroborados por registros de radar, como ha sido un caso reciente en Francia. Ante la ausencia de pruebas irrefutables sobre el origen de estos fenómenos, la necesidad de comprender aun queda.

    Consagraremos la primera parte de este informe a algunos casos franceses y extranjeros particularmente destacables.

    En la segunda parte, después de recordar la organización actual de la investigación sobre estos fenómenos en Francia y el extranjero, nos concentraremos en los trabajos conducidos por científicos del mundo entero que se han interesado en OVNI y que proponen, como veremos, explicaciones parciales apelando a leyes conocidas de la física. Algunas entre ellas (sistemas de propulsión, armas no letales etc.) podrían conducir a realizaciones en el corto, mediano y largo plazo.

     

    Pasaremos revista a las principales explicaciones globales propuestas, ateniéndonos a aquellas que están de acuerdo con los avances actuales de la ciencia, que van desde artefactos secretos a manifestaciones extraterrestres.

    El fenómeno OVNI concierne a la defensa en el gran sentido de la palabra y llama a un cierto número de medidas que examinaremos en una primera instancia:

     

    • Una información suficiente a pilotos civiles y militares para enseñarles una conducta adecuada frente a estos fenómenos y más genéricamente, una información al público y a los encargados de la toma de decisiones.

    • El desarrollo de las acciones del SEPRA y la promoción de acciones científicas complementarias de vigilancia, es decir investigación.

    • Una reflexión acerca de las consecuencias estratégicas, políticas y religiosas que traería una eventual confirmación de la hipótesis extraterrestre, a la que hay que retirar su condición de bizarra.

     

     

     

     

     

     

    Iª PARTE

          1. HECHOS Y TESTIMONIOS

     

    Nos parece muy interesante, antes de continuar, presentar algunos hechos y testimonios los cuales justifican por sí mismos el interés del estudio profundo que desarrollaremos a continuación:

    • Tres testimonios de pilotos franceses confrontados en vuelo a Ovnis

    • Cinco casos mayores aeronáuticos en el mundo

    • Tres casos de observación desde tierra

    • Cuatro casos de Encuentros Cercanos en Francia

    Algunos ejemplos forman parte de cientos de casos extraordinarios, es decir, creíbles y bien documentados observados en el mundo durante los últimos decenios. Ninguno de estos casos ha sido aclarado, aunque la mayor parte de las veces, las investigaciones permiten determinar el origen de los fenómenos observados por los testigos. Damos dos ejemplos relevantes.

     

     

            1. Capitulo 1
            2. Testimonios de pilotos franceses

     

            1. Tres pilotos franceses confrontados con OVNIS en vuelo han venido a atestiguar ante el Comité. Sus testimonios son aún más interesantes ya que pertenecen al mundo de la aeronáutica; ellos saben apreciar mejor que los demás los fenómenos aéreos.

     

    1.1 M. Giraud, piloto de Mirage IV (7 de Marzo 1977)

     

    El desarrollo de este incidente ha sido reconstituido a partir de los intercambios radiales entre el piloto y el controlador, los que según el procedimiento en vigor en todos los centros de control, son grabados sistemáticamente y guardados durante un cierto tiempo.

    El incidente se produjo el 7 de Marzo hacia las 21 horas locales, en el cruce de Dijon, mientras el Mirage IV vuela de regreso a Luxeuil luego de una misión nocturna, con piloto automático encendido y a una velocidad de ”Mach 0.9”; las condiciones de vuelo son muy buenas. El piloto, Hervé Giraud, y su navegante, observan a “las tres” (código horario) un resplandor muy brillante, a la misma altura, viniendo con proa de colisión hacia ellos y acercándose rápidamente; lo designaremos “bandido” durante el relato. El piloto se comunica con la estación de radar militar de Contrexeville que los controla para preguntarle si tiene un contacto de radar con el avión que viene hacia ellos. En efecto, piloto y navegante piensan que se trata de un interceptor de defensa aérea que, como es práctica común, busca interceptar su avión para luego identificarlo por medio de su faro de identificación. El controlador de radar, que no tiene ningún contacto correspondiente sobra su pantalla, responde negativamente y solicita a los pilotos que verifiquen su oxigeno. Esta petición del controlador es un procedimiento de socorro clásico y demuestra su sorpresa ante la pregunta de la tripulación y le hace pensar en una falta de oxigeno susceptible de generarles una alucinación.

    El “bandido” continúa volando hacia el Mirage IV. El piloto comienza a efectuar un viraje cada vez más cerrado en su dirección para mantener contacto visual e impedirle que éste se sitúe detrás. A pesar de esta maniobra el “bandido” se instala detrás del Mirage IV a una distancia estimada en 1.500 metros; en este momento el Mirage vuelve a virar para enfrentarlo visualmente y alcanza a divisar la luz alejándose rápidamente a las “11 horas”. Retoma su rumbo hacia Luxeuil pero 45 segundos más tarde y sintiéndose observado, según sus propias palabras, le dice a su navegante “Ya verás, va a volver”. Efectivamente, un relámpago idéntico, que llamaremos “bandido 2”, aparece a las “3 horas”.

    Es entonces cuando el piloto comienza a efectuar un viraje muy cerrado (6,5 grados) para deshacerse con su aparato de lo que él ya considera una amenaza real. La luz sigue la maniobra del Mirage y se sitúa detrás a una distancia estimada en 2.000 metros. El piloto revierte la maniobra como lo había hecho anteriormente y ve la luz desapareciendo en las mismas condiciones. El controlador en ningún momento tuvo un contacto en su radar con “bandido 2”. Piloto y navegante continúan su vuelo y regresan normalmente a la base de Luxeuil.

     

    Estos fueron los hechos. Dos puntos ameritan ser subrayados:

    • Solo un avión de combate podría haber maniobrado como lo hicieron “bandido 1 y 2” (velocidad, maniobrabilidad). En ese caso, el controlador habría tenido contacto radar con este avión, sobre todo a esa altitud, al que seguramente habría detectado al no haber ningún otro tráfico cerca del Mirage IV.

    • Tomando en cuenta las aparentes evoluciones de “bandido 1 y 2”, se trate de máquinas o no, su velocidad no podía ser mas que supersónica lo que en caso de aviones de combate se habría transformado en un golpe sonoro muy importante debido al fenómeno de la onda de choque generada por el viraje. Esto habría sido notado en los alrededores sobre todo si sucedió de noche. Tampoco se percibió ruido alguno en la región.

    •  

    1.2 Testimonio de un piloto de caza (3 de Marzo de 1976)

     

    Este piloto había deseado permanecer en el anonimato y así presentó su informe pero, posteriormente, dio a conocer su nombre. Se trata del Coronel Claude Bosc. El 3 de Marzo de 1976, siendo cadete de la Escuela de Aviación de Caza de Tours, efectuó un vuelo solo nocturno en un avión de entrenamiento T-33. La misión consistía en una navegación a 6.000 metros de altitud siguiendo un itinerario Rennes-Nantes-Poitiers, terminando con un aterrizaje en Tours. Varios aviones siguen el mismo itinerario con 5 minutos de intervalo. La noche es negra pero sin nubes, los poblados se destacan nítidamente desde el nivel de vuelo considerado; la visibilidad es superior a los 10 kilómetros. Mientras se encuentra estabilizado a 6.000 metros, a una velocidad de 460 Km./h, percibe justo delante y a gran distancia (al límite de detección de las luces de tierra) lo que él piensa en primer lugar se trata de la salida de una luz de bengala de color verde.

    En uno o dos segundos esta luz sobrepasa la altura de su avión en unos 1.500 metros, parece estabilizarse en el espacio antes de comenzar a descender en su dirección. Se aproxima a una velocidad vertiginosa en trayectoria de colisión con el avión y llena de luz todo el vidrio frontal de la carlinga. Pensando que el impacto es inevitable, el piloto suelta el timón y cruza los brazos sobre su cara en un gesto reflejo de protección. El avión es rodeado por una luz verde muy viva y fosforescente. El piloto alcanza a observar una esfera que evita su avión en el último momento y pasa sobre su ala derecha rozándola, todo en una fracción de segundo. De este incidente guarda los siguientes recuerdos:

    • No es muy grande, uno o dos metros de diámetro.

    • Lleva una prolongación como la cola de un cometa, igualmente de color verde fluorescente.

    • Su centro está constituido por una luz blanca muy intensa (tipo fuego de magnesio)

    • En total la observación duró menos de 5 segundos.

     

    El piloto, que ha quedado bastante impresionado por este fenómeno, informa al controlador de radar de tierra que guía la misión. Este no ha detectado nada en su pantalla. Al regreso, otros dos pilotos que han seguido el mismo itinerario declaran haber visto el fenómeno pero de lejos.

     

    1.3 Vuelo Air France AF 3532 (28 de Enero 1994)

     

    Jean-Charles Duboc, piloto comandante de bordo en el vuelo Air France AF 3532 uniendo Niza y Londres el 28 de Enero de 1994 es asistido por Valérie Chauffour, copiloto. A las 13.14 horas mientras vuelan a nivel de crucero a 11.900 metros de altura, en las cercanías de Coulommiers en Seine et Marne bajo excelentes condiciones meteorológicas, el sobrecargo que se hallaba presente en la cabina de mando, señala un fenómeno que le parece ser un globo meteorológico. Su observación es a su vez confirmada por el copiloto. El capitán, que también lo observa, piensa que se trata de un avión virando con 45 grados de inclinación. Sin embargo, muy rápidamente los tres constatan que se trata de algo nada conocido. La excelente visibilidad y la presencia de altos cúmulos, permiten al piloto estimar que el fenómeno se encuentra a una altura de 10.500 metros y a una distancia de unos 50 kilómetros. Tomando en cuenta su diámetro aparente, ellos deducen que el objeto es de gran tamaño. Se sienten sorprendidos por los cambios de forma del artefacto que se les muestra bajo el aspecto de una campana de color pardo, antes de transformarse en una lenteja de color pardo-marrón para luego desaparecer sobre la izquierda del avión en forma casi instantánea. El piloto informa al Centro de Control de Navegación de Reims quienes no registran información de movimientos aéreos en las proximidades. Sin embargo, aplicando el procedimiento existente, Reims informa al Centro de Operaciones de la Defensa Aérea (CODA) de Taverny y solicita aplicar el procedimiento “Airmiss” al aterrizar.

    Efectivamente, CODA ha registrado una traza en el mismo instante, iniciada por el Centro de Control de Cinq-Mars-la-Pile correspondiendo con el lugar y la hora del fenómeno observado. Esta traza, que ha sido registrada durante 50 segundos, cruza la trayectoria del vuelo AF 3532 y no corresponde a ningún plan de vuelo predeterminado. Hay que señalar que el fenómeno desaparece simultáneamente del radar y de la vista de la tripulación. Las investigaciones llevadas a cabo por CODA permiten excluir la hipótesis de un globo meteorológico; de conocer la distancia precisa del cruce de las dos trayectorias y consecuentemente, estimar el tamaño aproximado del objeto en unos 250 metros de largo. Hay que señalar que el Centro Regional de Navegación Aérea (CRNA) que atiende 3.000 vuelos diarios, ha aportado 3 casos en los últimos 7 años, siendo uno de ellos el del vuelo AF 3532.

     

    Capítulo 2 CASOS AERONAUTICOS EN EL MUNDO

     

    Conviene precisar que son considerados como casos aeronáuticos aquellos que han sido observados desde aeronaves. Este capítulo describe cinco casos significantes acontecidos en diferentes partes del mundo y que han sido objetos de una investigación por parte de las autoridades de los países involucrados. En cuatro de estos casos los objetos han sido detectados simultáneamente por los radares y visualmente. En el quinto caso, ha sido observado por numerosos testigos independientes.

     

          1. 2.1 Lakenheath (Reino Unido) 13-14 de Agosto 1956

     

    Las bases militares conjuntas de la Real Fuerza Aérea (RAF) y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) de Lakenheath y Bentwaters están situadas la primera a unos 30 kilómetros al nordeste de Cambridge y la segunda cerca de la costa al este de esta ciudad. Los objetos aéreos desconocidos, rastreados por sus radares la noche del 13 al 14 de Agosto de 1956 han sido catalogados como “no identificados” por el informe publicado en 1969 por la comisión Condon encargada de evaluar los informes sobre OVNIS de la Fuerza Aérea Norteamericana.

    La revista “Astronautics and Aeronautics” publicó en Septiembre de 1971 un estudio del caso realizado por Thayer, el experto radarísta de la comisión Condon, quién se apoyó en un estudio presentado en 1969 por el profesor Mac Donald, Físico atmosférico. Debemos recordar que Philip Klass, redactor de la revista “Aviation Week and Space Technology,” trató de criticar estos trabajos varias veces, especialmente en 1976, reduciendo los casos a una serie de eventos ordinarios (meteoritos, anomalías de propagación del radar etc.)

    Los incidentes comenzaron entre las 21 y 22 horas con observaciones insólitas hechas por el radar de aproximación que no detallaremos. Sucedió lo que sigue:

    A las 22.55 horas el radar detecta un objeto no identificado desplazándose de este a oeste pasando por sobre la base, siempre cara al viento, a una velocidad aparente de 2.000 a 4.000 millas por hora, sean 3.200 a 6.400 Km./h. No se menciona ningún boom sónico. El personal de la torre de control de Bentwaters declaró haber visto una luz brillante sobrevolando el terreno de este a oeste “a una velocidad formidable”, a una altura de alrededor 1.200 metros. Al mismo instante, el piloto de un avión de transporte militar sobrevolando Bentwaters a 1.200 m de altura declara que una luz brillante ha pasado bajo su avión viajando de este a oeste “a una velocidad formidable”. Ambas observaciones visuales son ratificadas por el radar.

    El operador de radar de Bentwaters le señala estas observaciones concordantes de radar y visuales al encargado del control de tráfico aéreo de Lakenhurst, un suboficial norteamericano, a quién le debemos un detallado informe sobre estas observaciones y las que siguieron. El informe, enviado en 1968 a la Comisión Condon por este militar, a la sazón retirado, es coherente y no contradice, exceptuando algunos detalles menores, los documentos del dossier Blue Book de la USAF. Entre estos, el telex reglamentario enviado por Lakenheath al equipo Blue Book el día del incidente y el informe enviado dos semanas más tarde a este mismo equipo por el capitán Holt, oficial de informaciones en Bentwaters.

    El jefe de radaristas de Lakenheath alerta a sus operadores. Uno de ellos detecta un objeto estacionario a unos 40 Km. al sudoeste de la base, casi en el eje de la trayectoria del objeto supersónico visto a las 22.55. El jefe llama al radar de aproximación de Lakenheath el que confirma la observación. Repentinamente, los radaristas del centro de control de tráfico aéreo ven al objeto pasar de la inmovilidad a una velocidad de 600 a 950 Km./h. Se alerta al comando de la base. El objeto cambia numerosas veces de dirección, describiendo segmentos rectos de 13 a 30 kilómetros separados por bruscas detenciones de 3 a 6 minutos. La velocidad pasa desde un valor nulo a un valor de unos 950 Km./h.

    Observaciones visuales son efectuadas desde tierra y confirman la velocidad considerable y las aceleraciones sorprendentes. El telex reglamentario enviado por Lakenheath concluye: “El hecho que aceleraciones rápidas y detenciones bruscas del objeto hayan sido detectadas por radar y visualmente desde tierra, otorga al informe una credibilidad cierta. No se cree que estas observaciones tengan un origen meteorológico o astronómico.”

    Después de 30 a 45 minutos, la RAF envía un caza nocturno, un Venom biplaza, en persecución del objeto. El centro de control radar de tráfico aéreo de Lakenheath lo guía en su dirección a 10 Km. del centro. El piloto detecta el blanco en su radar y visualmente para luego perderlo. El centro entonces lo guía a 16 Km al este de Lakenheath. El piloto detecta nuevamente un blanco y dice “mis ametralladoras lo tienen encañonado”. Poco más tarde, pierde una vez mas el blanco, pero este ha sido seguido por los operadores de radar del centro. Ellos informan al piloto que el objeto ha efectuado una rápida maniobra y se haya colocado a corta distancia detrás de él. El piloto confirma. Observado por los radaristas, el piloto intenta durante los próximos 10 minutos todo tipo de maniobras para colocarse detrás del objeto sin tener éxito. El OVNI lo sigue a distancia constante según los radaristas de tierra. Finalmente, corto de combustible, vuelve a su base, preguntando si el objeto persiste en seguirlo. El OVNI efectivamente lo sigue una corta distancia para luego inmovilizarse. Seguidamente los radaristas vieron al objeto hacer varios desplazamientos más para luego partir en dirección norte a unos 950 Km. hasta desaparecer del alcance del radar a las 3.30 aproximadamente.

    Otro Venom enviado para remplazar al primero tuvo que retornar rápidamente a la base a causa de fallas mecánicas antes de poder establecer contacto con el objeto.

    Thayer concluyó así su artículo en la revista Astronautics and Aeronautics: “Si se considera la alta credibilidad de la información y la coherencia y continuidad de los relatos, como también su alto grado de “extrañeza”, este caso es unos de los más inquietantes conocido hasta hoy.”

     

    2.2 El Avión RB-47 en los Estados Unidos (17 de Julio de 1957)

     

    Este caso, que figura en el Informe Condon como “no identificado” ha sido muy citado y estudiado durante 40 años. El físico James Mac Donald publicó los resultados de su investigación en 1971 en la revista Astronautics and Aeronautics. Philippe Klass, el periodista citado anteriormente, se esforzó en 1976 para dar al caso una interpretación bastante dudosa y banal de los hechos. Esta interpretación ha sido refutada en lo esencial a fines de 1997 al término de una investigación profunda, contenida en un memorando del investigador en técnicas aerospaciales Brad Sparks.

    Aquí resumimos las secuencias más importantes del caso, que muestran un voluminoso objeto volador no identificado detectado de noche, no solo por las pantallas de radar sino también por emisiones de microondas pulsadas provenientes de su dirección:

    El RB-47 era un bombardero cuyo compartimiento de bombas había sido acondicionado para recibir a tres oficiales, cada uno equipado de medios para detectar emisiones de radares de tierra y de precisar su dirección en acimut, sin precisar distancia ni naturaleza de las señales. En la zona central de los Estados Unidos donde ese día el avión realizaba un vuelo de entrenamiento, numerosas estaciones de radar emitían señales cuyas frecuencias eran próximas a los 3.000 Mhz y los impulsos tenían una duración de 1 microsegundo cada 600 microsegundos. Estos radares barrían el horizonte cuatro veces por minuto.

    Otros tres oficiales (piloto, copiloto y navegante) se encontraban en el cockpit y por ende podían observar hacia el exterior del avión. Los seis oficiales fueron interrogados por Mac Donald en 1969. Ellos relataron lo siguiente:

    • El primer incidente se produjo hacia las 9.30 UTC (3.30 hora local), sobre el Mississipi, mientras el avión, remontando el Golfo de México hacia el norte abordaba la costa un poco al este del Delta del Mississipi, volando a Mach 0.75.

    • El capitán Mac Clure detecta en su pantalla un blanco correspondiente a una fuente de microondas pulsadas localizadas atrás y hacia la derecha del RB-47 (en dirección de las 5 horas), que rápidamente sobrepasa al avión, lo rodea por delante y se devuelve, para continuar nuevamente desde su izquierda (en dirección comprendida entre las 6 y las 9 horas.) La fuente de microondas era por lo tanto aerotransportada y supersónica. Mac Clure notó que las características de la señal: eran parecidas a la de los radares anteriormente mencionados, con excepción de la duración de los impulsos que tenían un valor de 2 microsegundos. No señaló inmediatamente este incidente pensando que, quizás, se trataba de algún defecto electrónico. Como escribió Klass, en la época, no existían en los Estados Unidos ni en Rusia aviones supersónicos lo suficientemente grandes como para transportar un radar cuya señal tuviese las características observadas.

    • El siguiente incidente se produjo a las 10.10 UTC, en Louisiane, cuando el comandante Chase, piloto, y el copiloto capitán Mac Coyd vieron una intensa luz de un blanco azulado dirigirse hacia el avión desde la dirección “11 horas”, luego desviarse a izquierda y derecha y desaparecer “hacia las 2 horas”. Klass ha sugerido que se trataba quizás de un meteoro cuya trayectoria provocó una ilusión óptica pero, en ese instante, Chase y Mac Coyd se preguntaron si se trataba de un OVNI. Al escucharlos, Mac Clure (desde el compartimiento de bombas) recordó su observación precedente y buscó en su equipo una señal de la misma naturaleza.

    • Encontró esta señal a las “10” idéntica a la precedente y por coincidencia quizás, proviniendo desde la dirección “2 horas”. Esta señal fue confirmada por el capitán Provenzano, cuyo detector también era capaz de operar alrededor de los 3000 Mhz. No podía tratarse de un radar de posición fija ya que su rumbo de las “2” permanecía invariable mientras que el avión continuaba su curso, durante muchos minutos hacia el oeste. El avión penetró en Texas y luego quedó al alcance del radar “Utah” situado cerca de Dallas. La tripulación informó a Utah, que a su vez detectó al avión y a un objeto situado a una distancia constante de 18 kilómetros con respecto al aparato.

    • A las 10.39 horas, siempre en Texas, el comandante Chase percibe una luz roja de grandes dimensiones que él estima se encuentra evolucionando a unos 1.500 metros más abajo, sensiblemente en dirección de las “2 horas”. El avión volaba a una altitud de 10.500 metros y el tiempo estaba perfectamente claro. Aunque el comandante no pudo determinar la forma ni el tamaño del objeto, sí tuvo la clara impresión que la luz emanaba de su parte superior.

    • A las 10.40 recibió la autorización para perseguir este objeto y previno a Utah. Disminuyó su velocidad y luego aceleró nuevamente. Utah le informa que el objeto lo acompaña en sus movimientos y siempre manteniéndose a una distancia constante de 18 kilómetros.

    • A las 10.42 Chase aceleró y vio al objeto rojo virar a derecha en dirección a Dallas. Esto fue confirmado por Mac Clure.

    • Hacia las 10.50, un poco al oeste de Dallas, el objeto se detuvo y desapareció simultáneamente de vista de los radares (Utah y el radar de a bordo que recién había detectado al objeto al aproximársele el RB-47) y también de la pantalla de Mac Clure (esta desaparición de los radares es menos sorprendente en nuestros días; nos recuerda las técnicas de furtividad activa en desarrollo y en servicio actualmente). El avión entonces gira a la izquierda. Mac Clure recupera una señal que podría ser la de Utah. El contacto visual se renueva, al igual que la señal de radar.

    • A las 10.52 Chase vio al objeto descender a cerca de 4.500 metros. Hizo efectuar al RB-47 una maniobra en picada desde los 10.500 a 6.000 metros. Entonces, el objeto desapareció simultáneamente de su vista, del radar de Utah y de la pantalla de Mac Clure.

    • A las 10.57 siempre cerca de Dallas, el objeto reaparece en la pantalla de Mac Clure y Utah informa haber enviado un reporte “CIRVIS” (Instructivo de Comunicaciones para Reportar Avistamientos Vitales de Inteligencia), informe radial urgente y secreto destinado al comando de la Defensa Aérea, obligatorio en caso de observación de objeto aéreo no identificado por la Fuerza Aérea.

    • A las 10.58 el piloto obtiene nuevamente contacto visual “a las 2 horas”. Algunos minutos más tarde viendo bajar sus reservas de combustible decide regresar y enfila su nave sensiblemente al norte hacia Utah que está intentando enviar aviones caza en persecución del desconocido. Este, volando mas bajo que el RB-47 y por detrás, no podía ser divisado desde el cockpit pero si fue detectado en la pantalla de Mac Clure hasta la altura de Oklahoma City, mucho más allá del alcance del radar Utah. Desapareció súbitamente de la pantalla a las 11.40.

     

    2.3 Teherán (18 al 19 de Septiembre de 1976)

     

    Este incidente tuvo lugar la noche del 18 al 19 de Septiembre. Diferentes diarios del mundo lo relataron mas o menos fidedignamente, por ejemplo “France Soir” en su número fechado el 21 de Septiembre. Un ciudadano norteamericano se enfrascó en laboriosas gestiones ante sus autoridades para obtener un informe, invocando la ley sobre la libertad de la información. Finalmente lo obtuvo de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DÍA) y posteriormente otros documentos norteamericanos han sido obtenidos.

    Entrevistas con generales y controladores aéreos iranios implicados en este asunto permiten armar y un poco completar, notablemente por los nombres propios mencionados, el informe de DÍA. La lectura del conjunto se lee como sigue:

    Hacia las 11 de la noche del 18 de Septiembre, la torre de control del aeropuerto de Teherán recibe numerosas llamadas señalando un extraño objeto luminoso inmóvil en el cielo sobre el barrio residencial de Shemiran, en la parte norte de la capital. El responsable del equipo nocturno, Hossain Perouzi, sale a observar el objeto con binoculares. Él atestigua haber visto un rectángulo, correspondiente probablemente a un objeto cilíndrico en cuyas extremidades pulsan luces de color blanco-azul. Al medio del objeto, una pequeña luz roja describe un círculo. Perouzi informa sobre esta extraña observación al Comando de la Fuerza Aérea Imperial quienes alertan al general Youssefi, tercero en rango de esta arma. Este sale a su balcón y ve un objeto similar a una estrella pero mucho más grande y más brillante; ordena enviar un avión a reacción Phantom F-4 y dirige la misión a través de Perouzi.

    Cuando el F-4 llega a 45 kilómetros del objeto, sus instrumentos de vuelo y todos sus medios de comunicación (radio e intercomunicador) cesan bruscamente de funcionar. El piloto interrumpe la interceptación y se dirige a su base. La tripulación recupera entonces el uso de sus instrumentos y comunicaciones.

    Un segundo F-4 es enviado por el general Youssefi. El eco del OVNI sobre su pantalla es parecido al de un Boeing 707. El F-4 se aproxima al OVNI a una velocidad relativa de 280 Km. Al llegar a 45 kilómetros de este, el OVNI acelera y se mantiene a una distancia constante de 45 kilómetros del F-4. La tripulación no puede discernir visualmente el tamaño del objeto ya que este brilla intensamente. Su brillo proviene de luces dispuestas en rectángulo y pasan rápidamente del azul al verde, al rojo y al naranja. Repentinamente, un objeto brillante, aparentemente del diámetro de la mitad o un tercio de la Luna, sale del OVNI y se dirige rápidamente hacia el F-4. El piloto trata de disparar un misil Sidewinder sobre el objeto, pero en ese mismo instante su tablero de mandos de tiro y medios de comunicación (radio e intercomunicador) cesan de ser operacionales. El piloto entonces efectúa rápidamente un viraje y entra en picada; el objeto cambia de dirección y sigue al avión hasta una distancia de 6 kilómetros. Finalmente el objeto pasa por el interior del viraje del F-4 y se retira para reintegrarse al OVNI desde donde salió.

    Poco después, un nuevo objeto sale del OVNI y se dirige rápidamente hacia tierra en una trayectoria vertical. La tripulación del F-4 se prepara para verlo explotar pero el objeto parece posarse suavemente en tierra y destellar una luz muy intensa sobre un radio de 2 a 3 kilómetros de diámetro. La tripulación, momentáneamente cegada, vuela en círculo para recuperar su visión nocturna antes de aterrizar en el aeropuerto de Teherán. Señala la pérdida de sus comunicaciones cada vez que su avión atraviesa cierta zona. Conviene precisar que un avión civil también perdió sus sistemas de comunicación cuando atravesó esta zona. Al llegar el día, la tripulación fue transportada al lugar donde aparentemente había aterrizado el objeto, un lago seco, pero no se encontraron huellas de ninguna especie.

    Una nota anexa de la DIA era tan sorprendente como el informe mismo. Esta precisaba que la información había sido confirmada por otras fuentes y terminaba con esta apreciación: “Un informe destacable. Este caso es un clásico que reúne todas las condiciones requeridas para un estudio válido del fenómeno OVNI:

    1. El objeto ha sido visto por múltiples testigos desde diferentes lugares.

    2. La credibilidad de muchos de los testigos es grande (un general de aviación, tripulaciones calificadas y Controladores Aéreos experimentados)

    3. Las observaciones visuales han sido confirmadas por radar.

    4. Los efectos electromagnéticos sentidos fueron reportados por tres tripulaciones distintas.

    5. Hubo efectos fisiológicos sobre algunos miembros de la tripulación (pérdida de visión nocturna debido al brillo del objeto)

    6. Un extraordinario grado de movilidad fue desplegado por el OVNI.

    El intento de Klass para restarle importancia, demuestra su solidez.

     

    2.4 RUSIA (21 de Marzo de 1990)

     

    Este caso se produjo de noche en la región de Pereslav-Zalesski al este de Moscú. Fue reportado en un artículo escrito por el general de aviación Igor Maltsev, comandante de las Fuerzas de Defensa Aérea en el diario “Rabochaya Tribuna” (Tribuna de los Trabajadores) el 19 de Abril de 1990: “Los OVNIS en el radar de la Defensa Aérea”

    Se menciona el envío de aviones de combate en misión de interceptación de OVNIS detectados. El general Maltsev, que ha efectuado una síntesis de mas de cien observaciones visuales recogidas por comandantes de unidades, ha declarado:

    Yo no soy un especialista en OVNIS por lo tanto, solo puedo leer los datos y extraer mi propia hipótesis. Según los datos obtenidos de testigos, el OVNI era un disco con un diámetro de unos 100 a 200 metros. Dos luces parpadeaban a sus costados. Por otra parte, el objeto giraba sobre su eje y al mismo tiempo efectuaba una maniobra en forma de S en el plano vertical y horizontal. Enseguida, el OVNI se quedaba estacionario para luego volar a una velocidad dos a tres veces superior a la de aviones modernos de combate. Los objetos volaban entre 100 y 7000 metros de altitud. Sus movimientos no estaban acompañados por ninguna clase de ruido y se caracterizaban por una sorprendente maniobrabilidad. Los OVNIS parecían estar completamente desprovistos de inercia. En otras palabras, de alguna manera habían dominado la gravedad. Actualmente, las máquinas terrestres no podrían por ningún motivo presentar tales características”

    .

    2.5 SAN CARLOS DE BARILOCHE (31 de Julio de 1995)-

    (Fuente: SEPRA)

     

    El vuelo de Aerolíneas Argentinas AR 674, un Boeing 727 proveniente de Buenos Aires se encuentra a 140 kilómetros de Bariloche, lugar turístico en los Andes Centrales, donde se apresta a aterrizar. En ese preciso instante, un corte de luz sumerge la ciudad en total oscuridad y el piloto recibe instrucciones de quedar a la espera por algunos minutos antes de efectuar su aproximación final. Mientras lleva a cabo esta operación el piloto observa una estrella curiosa. Al mismo tiempo el centro de control pone en compás de espera a un segundo avión que llega al sector. El vuelo AR 674 continúa su aproximación, pero cuando se encuentra al fin de un viraje un objeto parecido a un avión de gran tamaño aparece a su costado derecho, en el eje de la pista, y vuela paralelo a él. Este objeto tiene tres luces, de color rojo la del medio. Las luces del aeropuerto se cortan, incluyendo las balizas de pista y de aproximación. El otro avión en espera observa el mismo fenómeno desde su posición. El piloto, no pudiendo efectuar su aterrizaje, acelera y efectúa un nuevo giro para presentarse en el eje de la pista. En este instante, el objeto muy iluminado pasa por detrás del avión antes de desaparecer definitivamente hacia la Cordillera de los Andes. La tripulación, los pasajeros del vuelo AR 674, los del otro avión al igual que los Controladores del aeropuerto y parte de los habitantes de San Carlos asistieron fascinados a este insólito ballet aéreo.

    Este caso es interesante por más de una razón:

    • La observación es corroborada por múltiples observadores independientes en vuelo y en tierra.

    • La duración del fenómeno es de muchos minutos.

    • Muestra variadas trayectorias algunas de las cuales cruzan las del avión.

    • Observación de un fenómeno electromagnético (apagón de luces de la ciudad y del aeropuerto) en relación directa con la presencia del objeto.

     

     

                  1. Capítulo 3 CASOS DE OBSERVACION DESDE TIERRA

     

    Este capítulo presenta casos de observación en tierra, dos de los cuales fueron reportados al Comité por testigos directos de los fenómenos observados. Aquí también sus testimonios son aún más interesantes ya que pertenecen al mundo de la aeronáutica y los fenómenos han sido observados de día.

     

    3.1 Fenómeno observado por numerosos testigos en Tananarive (16 de Agosto de 1954)

     

                1. Testimonio ante el Comité

    Edmond Campagnac, antiguo oficial de artillería y ex director de los Servicios Técnicos de Air France en Madagascar, ahora retirado, se presentó ante el Comité para presentar su testimonio. El fenómeno descrito aquí se produjo el 16 de Agosto de 1954 en Tananarive. Fue observado por varios cientos de testigos.

    A las 17 horas, mientras el personal de la agencia de Air France espera la llegada del Correo, alguien percibe en el cielo una “gran bola” verde, desplazándose a gran velocidad. El primer pensamiento de los testigos es que se trata de un meteorito. El fenómeno desaparece tras una colina y piensan que la bola verde se estrellará contra el suelo y que van a sentir el choque. Sin embargo, un minuto después reaparece. Pasando justo sobre los espectadores se revela como “una especie de pelota de rugby metálica, seguida de una lenteja verde claramente separada, con llamaradas saliendo de su parte trasera.” De acuerdo a cálculos de los testigos, el “balón” tenía el tamaño de un avión DC-4, es decir unos cuarenta metros. La lenteja verde se destacaba adelante a poco menos de 40 metros lanzando llamaradas bastante largas. El aparato sobrevoló Tananarive a una altura estimada en 50 a 100 metros, cálculo hecho posible por comparación con una colina vecina. A medida que el vehículo se desplazaba, las luces de las tiendas se extinguían y los animales manifestaban una gran inquietud.

    Luego de sobrevolar Tananarive, el artefacto partió rumbo al oeste. Al pasar sobre un parque de cebúes de la ciudad, el artefacto provocó una violenta reacción de miedo entre ellos. Detalle sorprendente ya que, normalmente, estos animales no manifiestan ningún temor al pasaje de los aviones de Air France. Dos o tres minutos mas tarde, un aparato idéntico fue observado a 150 kilómetros del lugar sobre una granja escuela. Allá también los animales entraron en pánico. Si el aparato observado era el mismo que el de Tananarive, su velocidad sería del orden de los 3.000 Km./h. Según Campagnac, el general Fleurquin, comandante en jefe de Madagascar, reunió una “comisión científica” para efectuar una investigación sobre estos fenómenos. Ninguna huella ha sido encontrada acerca de estas investigaciones en los archivos de la Fuerza Aérea. Entretanto, el boletín No.6 de GEPA (Grupo de Estudios de Fenómenos Aerospaciales) del 2º semestre 1964 describió esta observación.

     

    3.2 Observación de un platillo cerca del suelo por un piloto (9 de Diciembre 1979)

     

            1. Investigación de GEPAN/SEPRA y testimonio ante Comité

    Jean Pierre Fartek, ex teniente coronel de la Fuerza Aérea, se desempeñaba como piloto de Mirage III cuando sucedieron los hechos, en el 2º escuadrón de caza de Dijon. En la actualidad, Fartek se desempeña como piloto en una compañía privada de aviación. Fartek siempre ha vivido en un pueblo cercano a Dijon. Su casa está situada al final de un conjunto habitacional colindando con el campo. A unos 250 metros se encuentra un bosquecillo de árboles de una altura media de unos 15 metros como máximo.

    El 9 de Diciembre de 1979, hacia las 9.15 de la mañana, Fartek y su esposa observaron un objeto insólito (que llamaremos M seguidamente) en el campo vecino a su casa, el tiempo y la visibilidad son excelentes. M, cuyas dimensiones ellos estiman en unos 20 metros de diámetro por 7 de espesor, se encuentra en vuelo estacionario a mas o menos 3 metros de altura ante el bosquecillo de árboles que lo oculta parcialmente.

    En perfecta concordancia con su esposa el testigo lo describe como:

    • Con la forma de dos platos superpuestos, de contornos muy bien definidos, sin presentar ventanillas ni luces.

    • Siendo de color gris metálico la parte superior y más azulada la inferior, con una separación perfectamente delimitada entre la parte superior e inferior del artefacto. Esta diferencia de color no se debía a la posición del sol.

    • Estaba permanentemente animado de ligeras oscilaciones cuya frecuencia no era rápida sino como algo buscando equilibrarse.

    • No efectuaba ningún ruido.

    • No causaba turbulencia alguna sobre el suelo ni en su vuelo estacionario y tampoco al momento de partir.

    • No dejó ninguna huella sobre el suelo.

    Luego de un tiempo de observación cuya duración les es difícil de precisar, lo vieron oscilar con mayor intensidad y tuvieron la impresión que se inclinó un poco hacia delante (como hacen los helicópteros luego de despegar y comenzar un traslado horizontal). Fartek lo observó partir horizontalmente a muy baja altura, sin hacer ruido ni dejar huella pero a gran velocidad hasta desaparecer en unos segundos en el horizonte. Fartek atestiguó de este hecho a la gendarmería de la base aérea de Dijon y está convencido que otras personas han observado el fenómeno sin atreverse a testificarlo, en especial sus vecinos y sus hijos que habrían observado lo mismo.

    Esta observación de un piloto profesional bien versado en fenómenos aeronáuticos jamás ha tenido una explicación.

     

     

     

    3.3 Un caso con múltiples testigos sobre una base de misiles rusa (28-29 de Julio de 1989)

     

    A la cabeza de informes de OVNIS desclasificados por la KGB en 1991, figura un archivo relacionado con una base de misiles del ejército cerca de Kapustin Yar, en la región de Astrakhan y que es mencionado en la obra de Marie Galbraith.

    El público angloparlante lo conoció a través de la revista moscovita AURA-Z de Marzo de 1993. Militares pertenecientes a dos centros de la base presentaron testimonios manuscritos de sus observaciones visuales efectuadas bajo buenas condiciones de visibilidad. El archivo, incompleto, no menciona eventuales detecciones de radar. Comienza con un breve resumen del caso, escrito por un oficial de la KGB, seguido del relato manuscrito de siete testimonios.

    • Cinco testimonios provenientes del primer centro, son del teniente Klimenko, dos cabos y dos soldados. En la noche del 28 al 29 de julio, estos militares observaron OVNIS entre las 22.15 y las 23.55 a una distancia entre 3 y 5 kilómetros. Hasta tres objetos fueron vistos simultáneamente. Uno de los objetos realizó, en silencio, desplazamientos entrecortados, con partidas y paradas muy bruscas y con períodos de inmovilidad. Todos los testigos vieron a un avión de caza intentar aproximarse a un OVNI y a este, escaparse a una velocidad fulgurante “dando la impresión que el avión se hallaba detenido en el lugar”. Solo se escuchó el ruido del avión, a pesar que el OVNI debió haber alcanzado una velocidad supersónica.

    • Otros dos testimonios, provenientes de un centro vecino al primero, relatan la observación de un OVNI entre las 23.30 y 1.30 a distancias entre algunos kilómetros y 300 metros. Este ha sido descrito por el subteniente Volochine, como un disco de 4-5 metros de diámetro, coronado por una cúpula hemisférica brillantemente iluminada. El subteniente adjuntó un croquis del platillo. Este se desplazaba bruscamente a veces, pero sin ruido y a veces se quedaba inmóvil a 20-60 metros del suelo. En compañía del soldado Tichaev, Volochine lo vio emitiendo una luz verde fosforescente, situado inmóvil a 300 metros de ellos, y a unos 20 metros sobre el depósito de misiles. Iluminó el depósito con un rayo de luz durante algunos segundos.

    • En un informe coherente con el de su superior, el soldado Tichaev insistió en la ausencia de ruido proveniente del objeto aún estando a corta distancia, lo que impedía confundirlo con un helicóptero. Ambos testigos reunidos luego de un rato con el equipo de guardia, asistieron durante dos horas, a las evoluciones del objeto sobre el centro y sus alrededores.

     

     

    Capítulo 4 ENCUENTROS CERCANOS EN FRANCIA

     

    4.1 Valensole, Alpes-de-Haute-Provence (1 de Julio de 1965)

     

    Investigación detallada de la Gendarmería Nacional

    El 1º de Julio en Valensole, Maurice Masse quién ha salido de su domicilio a las 5 de la mañana, se dirige a sus campos de lavanda situados en la llanura próxima al pueblo. Antes de poner en marcha su tractor hacia las 6 de la mañana, enciende un cigarrillo y en ese instante un silbido llama su atención. Emergiendo por detrás de una valla de piedras a unos 90 metros de distancia ve un objeto posarse sobre su campo. Su forma recuerda un automóvil “Dauphine” posado sobre seis patas con un pivote central. Maurice se aproxima con precaución a una distancia de una decena de metros, pensando sorprender quizás, a gente tratando de robarle la lavanda. Entonces observa a dos pequeños seres, uno de los cuales, mirando en su dirección le apunta con un tubo sacado de una especie de cartuchera adosada a su flanco izquierdo. Maurice Masse precisaría que quedó totalmente inmovilizado en el lugar, aturdido y paralizado pero perfectamente consciente de lo que sucedía ante sus ojos. Los dos seres ingresaron nuevamente a su aparato. Maurice los observó hasta que se ubicaron tras una especie de domo y escuchó un ruido sordo al elevarse el objeto del suelo. También notó que el tubo que se encontraba bajo el objeto en contacto con el suelo, comenzó a girar al igual que las seis patas escondiéndose en el aparato. El objeto despegó seguidamente en la vertical antes de inclinarse oblicuamente y desaparecer más veloz que un avión a reacción. Maurice Masse quedó inmovilizado durante unos 15 minutos más antes de recuperar su movilidad y partir a relatar a los policías en el pueblo lo sucedido. Ellos tomaron nota de lo sucedido e investigaron durante el día.

    La brigada de policía de Valensole y luego la unidad de investigación de Digne investigaron este caso durante varios días. La investigación de la policía estableció la existencia, en el lugar indicado por Maurice Masse, de una depresión impresa en el terreno que se encontraba muy húmedo. En su centro, se ubicaba un hoyo cilíndrico de paredes lisas de 18 cm de diámetro y 40cms de profundidad. Al fondo del mismo, se encontrabas otras tres perforaciones esquinadas de 6 cm de diámetro. A lo largo de la línea de fuga del objeto, sobre un centenar de metros, las plantas de lavanda se encontraban resecas. Este fenómeno perduró muchos años, durante los cuales, el testigo intentó vanamente replantar las plantas hasta un radio de varios metros alrededor de la huella.

    A pesar de algunos elementos contradictorios en el relato de Maurice Masse, los elementos recogidos por las dos brigadas de policía han confirmado la veracidad de los hechos, en particular los efectos sobre el medio y sobre el testigo mismo quien, durante varios meses, durmió entre doce y quince horas por noche a causa de la parálisis de la cual fue víctima. La investigación de moral sobre el testigo no reveló elementos que permitiesen sospechar un comportamiento mitómano o de montaje de una superchería.

     

    4.2 Cussac, Cantal (29 de Agosto de 1967)

     

    Investigación de GEPAN/SEPRA

    Entre los casos OVNI, el caso Cussac ocupa un lugar particular porque en 1978, una contra-investigación fue llevada a cabo por petición del Consejo Científico de GEPAN. El 29 de Agosto de 1967, hacia las 10.30 de una bella y soleada mañana sobre las altas llanuras del centro de Francia, dos niños cuidan el rebaño familiar. El perro que los acompaña, les avisa que una vaquilla se apresta a salirse del muro de encierro. El muchacho, de 13 años en la época, se levanta para ir a buscarla cuando percibe al otro costado del camino a cuatro niños que él no reconoce. Sorprendido llama a su hermana, cuando se fija que detrás de los desconocidos hay una esfera muy brillante. Se da cuenta entonces que no se trata de niños sino de pequeños seres negros cuya talla no debe pasar el 1.20mt. Dos de ellos están parados a un costado de la esfera, otro está arrodillado delante y el cuarto tiene en su mano una especie de espejo que ciega a los niños. El muchacho trata de llamarlos pero los pequeños seres entran precipitadamente en la esfera. Los niños los ven elevarse del suelo y penetrar de cabeza por la parte superior de la bola. La esfera despega con un silbido y se eleva en el cielo describiendo un movimiento helicoidal continuo a gran velocidad. El perro aúlla, las vacas se ponen a mugir y un fuerte olor a azufre llena la atmósfera. La contra-investigación comenzará en 1978 con un equipo de investigación de GEPAN y miembros calificados como consejeros externos, incluyendo un juez de instrucción.

    Los hechos que marcan esta contra-investigación no se refirieron a los hechos ni al relato, sino que a elementos nuevos como testigos secundarios que se encontraron en el lugar, que aportaron datos suplementarios y reforzaron la credibilidad del caso. En particular, un policía que llegó inmediatamente después del incidente al lugar encontrando huellas en el suelo en el sitio indicado por los niños y que notó un fuerte olor a azufre. Igualmente, otro testigo se manifestó, reconociendo haberse encontrado en un granero próximo al lugar y recordando perfectamente el ruido de un silbido muy diferente al de un helicóptero de la época.

    La reconstitución sobre el lugar en presencia de dos testigos principales, confirmó los relatos descriptivos y, a su vez, las circunstancias que siguieron a la observación. Los niños en la época, evocaron un fuerte olor a azufre pero sobre todo, sufrieron problemas de tipo de naturaleza fisiológica, sus ojos lagrimearon durante muchos días. Estos hechos fueron confirmados por el médico de la familia y confirmados por su padre, entonces alcalde del pueblo. El magistrado, en la conclusión de esta contra-investigación, da su veredicto sobre los testigos y su testimonio: “No existe en estos diversos elementos ninguna falla, ninguna discordancia, que permita dudar de la sinceridad de los testimonios ni de imaginar razonablemente una invención, una superchería o una alucinación. En estas condiciones, a pesar de la corta edad de los testigos principales, por extraordinarios que parezcan los hechos que ellos han relatado, yo pienso que ellos realmente los han observado.”

     

    4.3 Trans-en-Provence, Var (8 de Enero de 1981)

     

    Investigación de GEPAN/SEPRA

    El 8 de Enero de 1981, en Trans-en-Provence, hacia las 17 horas, un hombre que construía un pequeño abrigo para una bomba de agua en su jardín, será testigo de lo que es quizás, uno de los casos más insólitos jamás observados y estudiados en Francia. Un reflejo de sol sobre algo evolucionando en el cielo llamará su atención y le permitirá observar el descenso y luego brusco aterrizaje, sobre un terraplén situado a un lado de su casa, de un objeto metálico silencioso. Este, de forma ovoide, no presentaba ninguna rugosidad aparente, ala, timón o motor que permitiera asimilarlo a una aeronave cualquiera. Este objeto descansará algunos momentos sobre el terraplén, nunca emitiendo ruido alguno, luego despegará y desaparecerá a una gran velocidad en el cielo azul. Este relato podría detenerse aquí en esta simple constatación visual, si no hubiese habido huellas mecánicas visibles, impresas en forma de corona que harán bascular el asunto en el terreno de lo inexplicable.

    La policía, después el GEPAN, llevará a cabo una investigación exhaustiva, comprendiendo numerosas entrevistas con el testigo y su vecindad. Investigaciones sobre el terreno, toma de muestras de tierra y vegetales seguida de análisis, mostrarán sin equivocaciones, que se trató de un pesado objeto metálico no identificado el que se posó sobre el terraplén. El análisis de vegetales tomados del sitio indicará que no se encontraba frente a una aeronave cualquiera, incluyendo helicóptero o drones militares, hipótesis que habían sido consideradas y analizadas. La vegetación sobre el sitio del aterrizaje, una especie de alfalfa salvaje, fue profundamente afectada y marcada por un agente externo, que modificó profundamente el aparato fotosintético. En efecto, la clorofila así como ciertos aminoácidos de las plantas, presentaban variaciones importantes de concentración, variaciones decrecientes al alejarse del centro de la huella mecánica. Dos años más tarde, estos mismos efectos desaparecieron completamente, revelando de esta manera un tipo específico y particular de traumatismo. Según el profesor Michel Bounias, del Laboratorio de Ecología y Toxicología Vegetal de INRA, que llevó a cabo los análisis, la causa de las profundas perturbaciones registradas sobre la vegetación presente en este ecosistema, podría ser verdaderamente un poderoso campo electromagnético pulsado en la gama de altas frecuencias (microondas). Los estudios e investigaciones prosiguen siempre sobre este caso, donde numerosas pistas han sido exploradas. Ninguna de ellas ha podido satisfacer plenamente el conjunto de condiciones que permitan identificar con certeza al objeto que se posó en Trans-en-Provence el 8 de Enero de 1981 y menos aún, determinar su origen.

     

    4.4 Nancy, Meurthe-et-Moselle, caso llamado “L’Amarante” (21 de Octubre 1982)

     

    Investigación de GEPAN/SEPRA

    El caso de “l’Amarante” trata de la observación de día, por un testigo, investigador en biología celular, de un objeto que durante 20 minutos se mantuvo en vuelo estacionario sobre su jardín.

    El testimonio, registrado por la policía a m menos de 5 horas después de la observación, se resume como sigue:

    • El 21 de Octubre de 1982, luego de su trabajo, el testigo se encontraba a las 12.35 en el antejardín de su casa cuando vio venir del sudeste un aparato volando que tomó primeramente por un avión. Observó un aparato brillante. Precisó que no había nubes, el sol no le daba en los ojos y que la visibilidad era excelente. La velocidad de descenso del aparato no era grande y él pensó que iba a pasar por sobre su casa. En un momento dado, se dio cuenta que la trayectoria del aparato le conducía hacia él, haciéndolo retroceder unos 3 o 4 metros. Esta máquina de forma oval se detuvo a un metro del suelo más o menos y quedó en vuelo estacionario a esta altura durante aproximadamente 20 minutos.

    • El testigo precisó que habiendo mirado su reloj, se encontraba absolutamente seguro de la duración del vuelo estacionario de la máquina que describe como sigue: forma oval, de alrededor de un metro de diámetro, 80 cm de espesor, mitad inferior de aspecto metálico del tipo berilio pulido, mitad superior de color verde azul laguna en su relleno interno. El aparato no emitía ningún sonido, no desprendía calor, ni frío, ni radiación, ni magnetismo, ni electromagnetismo aparentemente. Después de 20 minutos, el aparato se elevó bruscamente en una vertical constante, trayectoria que mantuvo hasta perderse de vista. La partida de la máquina fue muy rápida, como si fuese bajo el efecto de alguna fuerte aspiración. El testigo precisó que no había ninguna huella o marca en el suelo, la hierba no estaba ni calcinada ni dañada pero notó que al momento de la partida, la hierba se había enderezado sola pera retomar su posición normal.

    • El interés de esta observación aparte de su extrañeza, reside en las huellas visibles dejadas sobre la vegetación y notablemente sobre un arbusto de amaranto en la extremidad de sus hojas, completamente deshidratadas, permiten pensar que han sido sometidas a campos eléctricos intensos. Sin embargo, a pesar de una rápida intervención, de las condiciones de la toma de muestras y de su conservación, no se ha podido verificar definitivamente esta hipótesis. De un estudio preliminar sobre el comportamiento de vegetales sometidos a campos eléctricos, leemos que:

    • El campo eléctrico, verdaderamente el origen del levantamiento de briznas de hierba ha debido sobrepasar los 30 kw/m

    • Los efectos observados sobre el Amarante son probablemente los de un campo eléctrico que, al nivel de la planta, ha debido sobrepasar en mucho los 200 kw/m

     

     

     

     

    Capítulo 5 Ejemplos de Casos Dilucidados

     

    Los casos reportados en los capítulos anteriores han quedado inexplicados a pesar de la riqueza de sus datos. Esos son minoritarios. Muchas de las observaciones de fenómenos aéreos hechas en Francia que los testigos no se explican y reportan a la policía, son elucidadas luego de una corta investigación por esta, o por GEPAN/SEPRA: las causas son la Luna, los planetas, aeronaves, globos meteorológicos, reflejos de luces de automóviles sobre nubes etc. Y muy raramente, las supercherías. La investigación produce a veces explicaciones más insólitas. Damos dos ejemplos.

     

    5.1 Un objeto extraño atraviesa una carretera (29 de Septiembre 1988)

     

    Investigación de GEPAN/SEPRA

    Un mecánico circulando por la carretera Paris-Lille, vio una enorme bola roja cruzar la calzada a unas docenas de metros de donde se encontraba y rodar hacia abajo. Lanzando reflejos luminosos y envuelta en una nube de humo densa, terminó por detenerse en un campo. Preocupado por esta inquietante observación fue a informar a la policía de carretera. La policía, por orden del Prefecto, neutraliza la carretera y una zona de varios kilómetros alrededor del objeto. El testigo principal y su familia son conducidos al hospital donde son sometidos a una serie de exámenes. Los agentes de Seguridad Civil y Militar se dan cita en el lugar del incidente, equipados notablemente con Contadores Geiger. Se esperaba en efecto, la caída del satélite soviético Cosmos 1900, equipado con un generador termonuclear y consignas muy precisas habían sido impartidas. Consultado el CNES informa rápidamente que el Cosmos 1900, a esa misma hora, se encuentra sobrevolando el Océano Indico. ¿Entonces la bola roja viene del espacio? Avanzando con precaución y vigilando sus detectores de radiación nuclear, los especialistas de seguridad se aproximan a una esfera de 1.50m de diámetro aproximadamente. Bajo potente iluminación de proyectores, constatan que no muestra ninguna huella de recalentamiento ni efectos mecánicos considerables producidos por una re-entrada atmosférica. Parece intacta y pequeños espejos cubren su superficie. No se aprecia cerca de ella ni humo ni radiactividad.

    Mas tarde se sabe que esta esfera, destinada a servir de accesorio en un concierto de Jean-Michel Jarre, se cayó del camión que la llevaba a Londres. Los pequeños espejos pegados sobre la cubierta de poliestireno estaban destinados a reflejar los efectos luminosos del espectáculo.

     

    5.2 Una intensa luz en un pueblo de Dombes (10 de Marzo 1979)

     

    Investigación de GEPAN/SEPRA

    El 13 de Marzo de 1979, la brigada local de una pequeña localidad de Dombes es alertada por un habitante que declara haber observado en la noche del 10 al 11 de Marzo un objeto volador no identificado sobre la aglomeración. En el curso de su investigación, la brigada recoge un total de cuatro testimonios de los cuales, tres son totalmente independientes unos de otros. El primer testigo, dueño de un restaurante en el pueblo describe el fenómeno como una masa luminosa de color azulada y violácea, de forma ligeramente oval y de mas o menos una quincena de metros de largo. Su intensidad luminosa es tal que la plaza del pueblo es iluminada como de día, a tal punto que el alumbrado público automático se apaga. Otros dos testigos que se encuentran en un auto cerca del pueblo, reportan que esta masa luminosa precedía su vehículo sobre la carretera a unos dos metros de distancia, aproximadamente. Ellos afirman a la policía que esta luz se apagó repentinamente luego que un fuego de color naranja se declaró a cada costado de la luz. Finalmente, un cuarto testigo, piscicultor, dice haber sido despertado esa noche por un ruido sordo y observado una intensa luminosidad azulada. Al día siguiente, todos los peces de uno de los estanques de su producción, aparecen muertos. La presencia de un cable eléctrico suspendido sobre el estanque permite a los agentes orientar su investigación hacia los fenómenos de origen eléctrico.

    El GEPAN/SEPRA hace lo mismo luego de la investigación que lleva a cabo unos días después. Rápidamente se constata que la línea eléctrica de 10 Kw. suspendida sobre el estanque se ha fundido. Las informaciones provistas por EDF (Cía. de Electricidad) permiten demostrar que esta línea de unos treinta años de antigüedad, debido a la corrosión y oxidación de los hilos en aluminio, produjeron un efecto de arco de potencia con la línea, conjugando un efecto corona. Esto explica, por una parte, la luz azulada y el ruido escuchado por el testigo y por otra parte el apagón del alumbrado público. La luminosidad fue, en efecto, suficientemente intensa para activar la celda fotoeléctrica de comando, que se encuentra situada próxima a la línea en fusión.

    Finalmente, los peces murieron envenenados por las gotas de aluminio que cayeron en el estanque durante varios minutos.

     

    2ª PARTE

     

          1. CONOCIMIENTOS ACTUALES

     

    Capítulo 6 ORGANIZACIÓN DE LA INVESTIGACION EN FRANCIA.

     

    El Centro de Estudios Espaciales ha recibido en 1977 la misión de poner en marcha una estructura de estudio permanente sobre los fenómenos aerospaciales no identificados (PAN): el Grupo de Estudios de Fenómenos Aerospaciales no Identificados (GEPAN). Este organismo disponía en su seno de competencias y medios adaptados para esta misión, en particular de ingenieros y ejecutivos de alto nivel técnico en relación con los círculos científicos. La garantía que el tema sería tratado con todo el rigor necesario la puso un consejo científico, presidido por Hubert Curien, compuesto por doce miembros, representantes de las ciencias sociales y exactas. Este consejo tenía como tarea orientar, organizar y examinar anualmente los trabajos de GEPAN.

    Se puede distinguir tres fases en la evolución de la actividad ligada al estudio OVNI que ha llevado a la creación del Servicio de Expertos en Fenómenos Raros Atmosféricos (SEPRA), que sigue al GEPAN, siempre en el seno del CNES:

     

    1. Una fase de puesta en escena de la organización y definición de los procedimientos de recolección y tratamiento de datos, descritos en el presente capítulo,

    2. Una fase de definición del método científico de estudio de los casos,

    3. .Una fase de puesta en marcha de los métodos y procedimientos definidos anteriormente, todos ellos tratados en el capítulo siguiente.

     

    El SEPRA tiene para el estudio OVNI una actitud mas restringida que la de GEPAN, cuyo consejo científico ha finalizado su misión.

     

     

     

            1. 6.1 LA PUESTA EN MARCHA DE LA ORGANIZACIÓN

     

    La primera tarea de GEPAN ha sido la de asociar a diferentes organismos públicos civiles y militares con objeto de organizar la recopilación y análisis de datos que fuesen confiables. La Policía (Gendarmerie) Nacional, la aviación civil y militar, la Meteorología Nacional etc. han sido convocados y asociados a esta organización por medio de convenios y protocolos establecidos con el GEPAN.

    El primer objetivo fijado ha sido la rápida obtención y recopilación de datos recogidos en los lugares donde el fenómeno era observado. Para esto, el GEPAN, siguiendo directivas del consejo científico, recibió la misión de formar equipos de encuestadores especializados para la recepción de datos psicológicos y físicos, como por ejemplo obtención de muestras del suelo. Paralelamente a esta organización, diversos laboratorios de investigación, civiles y militares, fueron solicitados para participar en los experimentos y análisis de datos recogidos luego de las pesquisas, como por ejemplo el tratamiento de documentos fotográficos y registros de radar.

     

    6.2 LA PARTICIPACION DE LA POLICIA NACIONAL.

     

    Es en Febrero de 1974 cuando fueron dadas las primeras instrucciones confiando a la Policía Nacional la misión de recibir y centralizar los testimonios espontáneos sobre OVNI. Anteriormente, estos eran recibidos ocasionalmente por las brigadas territoriales y raramente daban lugar a la redacción de procedimientos verbales o de investigaciones profundas (caso Valensole en 1965).

    Ningún trato o aprovechamiento de estos documentos fue efectuado por las autoridades administrativas o técnicas.

    A partir de Mayo de 1977, uno de cada seis ejemplares de cada proceso verbal es enviado por las brigadas territoriales de la Policía al GEPAN, quien es desde entonces el destinatario de todas las informaciones recibidas sobre OVNI.

     

    6.2.1 EL ROL DE LA POLICIA NACIONAL

     

    Cada brigada de la policía posee un manual, la libreta “gendármica”, que contiene todas las instrucciones acerca de la conducta a seguir para obtener los datos sobre fenómenos aerospaciales no identificados. Según el grado de complejidad del caso reportado, el nivel de intervención puede ir de un simple procedimiento verbal con el testigo, al de una verdadera investigación que puede ser llevada simultáneamente por los servicios GEPAN/SEPRA en el lugar de la observación y da lugar muy a menudo a un informe profundo.

     

    6.2.2 LA UTILIZACION DE DATOS RECOGIDOS POR LA POLICIA NACIONAL

     

    Una vez que la información ha sido recogida localmente por la policía, ésta se transmite bajo forma de proceso verbal a la central de la Policía en París, la que envía un ejemplar al GEPAN/SEPRA. Este la trata según dos niveles distintos:

    El primer nivel: el proceso verbal es analizado y luego integrado a una base de datos para ser tratado estadísticamente con vista a establecer clasificaciones y tipologías de los fenómenos.

    El segundo nivel: relacionado a los casos complejos de “PAN D” (fenómenos aerospaciales no identificados de nivel D), la investigación en terreno induce un conjunto de investigaciones de elementos y tratamientos suplementarios que arrojan un informe de investigación circunstanciada y detallada. El informe podrá ser utilizado para el estudio de interpretación de huellas.

     

    6.2.3 BALANCE Y RESULTADO DE LA COOOPERACION CON LA POLICIA NACIONAL.

     

    Desde 1974 son mas de 3000 los procesos verbales de la policía, representando en término medio tres testimonios espontáneos por documento, los que han sido recogidos y enviados a GEPAN/SEPRA. A esto hay que agregar un centenar de investigaciones y de intervenciones en terreno, efectuadas en conjunto con las brigadas locales. Todo esto ha permitido caracterizar un conjunto de fenómenos raros, naturales o artificiales de ocurrencia variable, que no habría sido posible identificar sin este tipo de organización.

    Gracias a esta colaboración, los casos OVNI, como el de Trans-en-Provence y el de L’Amarante (ver Cap.4), han podido ser estudiados en excelentes condiciones, mostrando que quedaba un residuo de acontecimientos cuya naturaleza escapa aún a toda identificación. Un documento informativo, describiendo los objetivos perseguidos por CNES en el estudio de OVNI, ha sido vastamente difundido en todas las reparticiones de la policía territorial. Una acción complementaria de información y de formación, dirigida a oficiales y suboficiales, es extendida regularmente por GEPAN/SEPRA en las escuelas de la Policía Nacional para sensibilizar a los comandantes de brigada sobre este tema.

    Los resultados de esta colaboración podrían ser más eficaces. Una actualización regular de los procedimientos de recolección de datos sería deseable, y el tiempo de demora entre que el caso sea conocido por la brigada de policía y la intervención del SEPRA se reduzca. Esta reducción del tiempo de intervención disminuiría sensiblemente la pérdida de información, especialmente al tratarse de efectos sobre el medio ambiente. Al mismo tiempo, sería importante que las brigadas fuesen informadas sistemáticamente sobre los resultados de las investigaciones desarrolladas por SEPRA. En estos momentos los medios actualmente disponibles no permiten responder con la eficacia deseada.

     

            1. 6.3 LA PARTICIPACION DE LA FUERZA AEREA

     

    Justo después de la II Guerra mundial, los primeros informes aeronáuticos franceses sobre OVNIS fueron recibidos y archivados por la oficina de Estudios de Perspectivas (EMAA/BPE), del Estado Mayor de la Fuerza Aérea.

    Desde la creación de GEPAN, un protocolo de acuerdo ha definido los respectivos roles de ambos organismos para el tratamiento de informes relacionados con los casos de observación aeronáutica militar. En principio, toda información OVNI debe ser reportada al centro de control aéreo militar respectivo, el que transmitirá las informaciones al Centro de Control de Operaciones Aéreas (CCOA) en Taverny, que está encargado, junto a la Oficina Espacial del Estado Mayor del Aire, a transmitirla a GEPAN/SEPRA. Paralelamente, todas las informaciones radar son registradas en los centros de control radar y conservadas a disposición un mes como mínimo. En caso de necesidad, son puestas a disposición de los investigadores.

    Un protocolo establecido con el Ejército define las condiciones sobre las cuales se transmiten las informaciones recolectadas en vuelo por los pilotos de la Aviación Ligera del Ejército (ALAT).

     

    6.4 LA PARTICIPACION DE LA AVIACION CIVIL.

     

    El mismo tipo de organización y procedimiento es utilizado por la aviación civil para recolectar y tratar la información relacionada con OVNI, hechas por los pilotos civiles. Un protocolo, firmado entre la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) y el CNES, permite a GEPAN/SEPRA tener acceso a los informes de observación OVNI efectuados por las tripulaciones de compañías aéreas nacionales y extranjeras. Para este efecto, un formulario de observación, establecido conjuntamente por la DGAC y GEPAN/SEPRA, es mantenido a disposición de las tripulaciones en los centros de control aéreo de la aviación civil y en las compañías aéreas.

    Por otra parte, las conversaciones radiofónicas entre la tripulación y el control aéreo son grabadas sistemáticamente y adjuntadas al informe de observación circunstancial.

    Existe, igualmente, una reglamentación concerniente a los incidentes de vuelo que podrían afectar la seguridad. En este caso, el comandante a bordo está obligado a seguir el procedimiento “airmiss” que gatilla automáticamente una investigación de la DGAC.

     

    6.5 LOS MEDIOS COMPLEMENTARIOS DE INVESTIGACION.

     

    Numerosos organismos civiles (públicos y privados) y militares concurren a las experiencias efectuadas durante las investigaciones y trabajos de GEPAN/SEPRA. Estas intervenciones se hacen en dos niveles, sea para la recolección de datos en terreno y el aprovechamiento de informes de observación, sea para el análisis de datos luego de las experiencias y las investigaciones teóricas y experimentales juzgadas necesarias.

    Los convenios de cooperación han sido establecidos en particular con diversos organismos que puedan obtener un beneficio de retorno, a partir de los resultados de investigaciones de interés a su propio campo de estudios, por ejemplo:

     

    • El rayo (EDF, Meteorología Nacional, ONERA, CEAT),

    • Los Meteoros (CNRS, DGA),

    • Perturbaciones de las comunicaciones (EDF, France Telecom),

    • La sociología de grupo y en particular de las sectas (CNRS, Universidades),

    • La fotografía, el estudio de filmaciones, el tratamiento de imágenes espaciales (Fleximage).

     

    Las tres aplicaciones siguientes merecen ser subrayadas:

     

     

    6.5.1.- Análisis de muestras.

    El GEPAN/SEPRA se apoya en diferentes laboratorios civiles y militares, entre ellos el Establecimiento Técnico Central del Armamento (ETCA), para analizar las muestras de suelo y vegetación recogidas durante las investigaciones.

     

    6.5.2.-Examen de fotografías.

    Trabajos sobre el tratamiento de imágenes han sido conducidos entre 1981 y 1988 en el seno de la ETCA. Ellos han permitido definir las técnicas y procedimientos señalados en la nota técnica No.18 de GEPAN para el estudio de presuntos OVNIs. Filtros de difracción han sido localizados en las gendarmerías, para permitir la recolección de información sobre los espectros luminosos emitidos.

     

    6.5.3.-El sistema de vigilancia del cielo.

    Un sistema “ORION” ha sido estudiado y desplegado por (el Ministerio de) Defensa, con objeto de vigilar, identificar y predecir el paso de satélites sobre el territorio nacional en particular. Debería poder responder, al menos parcialmente, a la necesidad de vigilar los fenómenos luminosos de tipo Ovni. El sistema comprende:

     

    • Los medios de radar actuales de vigilancia y seguimiento y las antenas de escucha del navío Monge,

    • Dos sistemas de vigilancia radar y óptico y un sistema de imágenes ópticas:

    *el radar de vigilancia “GRAVES” que será capaz de detectar objetos de 1 m2 a 1.500 Km. de distancia,

    *el sistema de vigilancia óptica “SPOC”, que utiliza cámaras CCD (digitales) para detectar y determinar la trayectoria de satélites orbitando, o de desechos espaciales de magnitud 7 a 8 (ambos sistemas están siendo implementados),

    • Finalmente, se contempla el desarrollo del telescopio “SOLSTICE” de 4 m de diámetro, que podrá ser dotado de una óptica adaptativa para la observación de objetos en órbita geoestacionaria (36.000 Km.).

     

     

     

     

     

     

    Capítulo 7 METODOS Y RESULTADOS DE GEPAN/SEPRA.

     

      1. 7.1 EL METODO DESARROLLADO POR GEPAN.

     

    El GEPAN ha desarrollado un método original de estudio de los fenómenos raros de ocurrencia aleatoria. Durante largo tiempo, los científicos se rehusaron a tomar en cuenta las observaciones de piedras caídas del cielo reportadas generalmente por campesinos.

    Felizmente, el físico Jean-Baptiste Biot efectuó en 1803 una profunda investigación en el pueblo de Laigle, en Orne, casi tres semanas después que se hubo reportado caídas de piedras de origen celeste. Biot examinó numerosas piedras y ciertas huellas (ramas quebradas, techos perforados, incendios) e interrogó a numerosos testigos independientes. Produjo un informe convincente que otorgó a los meteoritos una existencia científica.

    El método puesto a punto por GEPAN ha sido aprobado por su consejo científico. Consiste, esencialmente, en filtrar los fenómenos inicialmente desconocidos efectuando el análisis simultáneo de cuatro tipo de datos concernientes a:

     

    • Los testigos: fisiología, sicología, etc.

    • Los testimonios: versiones, reacción a las preguntas, comportamiento general, etc.

    • El medio ambiente físico: meteorología, tráfico aéreo, fotografía, informe radar, huellas sobre el entorno, etc.

    • El medio psicosociológico: lecturas y creencias de los testigos, eventual influencia de los medios de comunicación y de diversos grupos sobre los testigos, etc.

    •  

    Los informes de gendarmería a menudo contienen datos suficientes para que se pueda identifica el fenómeno observado. En muchos casos, se trata de un avión, un planeta, un satélite, etc. En otros, una investigación complementaria mas o menos importante es realizada por GEPAN/SEPRA. Un estudio profundo puede durar hasta dos años.

    El análisis de huellas sobre el medio ambiente puede conducir a hacer un llamado a laboratorios especializados (ver el caso de Trans-en-Provence, Cap. 4).

    En fin, las investigaciones son efectuadas en conjunto con las universidades para perfeccionar el método de encuesta. El CNES, con rigor científico, ha adoptado el término de “PAN” en lugar del término OVNI, más conocido pero más restrictivo. El GEPAN es el grupo de estudios de PAN.

     

    7.2 PRIMERA CLASIFICACION DE PAN (Fenómenos Aerospaciales no Identificados)

     

    Luego de un estudio, cada caso es clasificado por GEPAN/SEPRA en una de las cuatro categorías siguientes, en función a su grado de identificación:

     

    • Categoría A: fenómeno perfectamente identificado,

    • Categoría B: fenómeno probablemente identificable, pero que no puede serlo de manera cierta por falta de elementos,

    • Categoría C: fenómeno no identificable por falta de datos,

    • Categoría D: fenómeno no identificable a pesar de la abundancia y calidad de los datos.

     

    Los PANs de categoría D representan 4 a 5% de los casos y son llamados PAN D. Ellos abarcan las observaciones de algunos fenómenos cerca del suelo y a algunos metros de los testigos. Los casos más extraños y misteriosos de esta categoría son generalmente catalogados RR3 (encuentros cercanos de tercer tipo), según la clasificación propuesta por el profesor A. Hynek, astrónomo y consejero de la USAF, en el marco del Proyecto Blue Book.

     

            1. 7.3 LA TIPOLOGIA DE PAN D

     

    El análisis estadístico detallado de PAN D permite precisar la distribución de sus características físicas: velocidad, aceleración, silencio, forma, efectos sobre el medio ambiente. Resulta interesante notar que los estudios estadísticos efectuados en la URSS han arrojado distribuciones comparables a aquellas determinadas por Claude Poher, primer responsable de GEPAN, a partir de unos 200 casos franceses o de 1.000 casos mundiales. Sería deseable poder desarrollar en Francia los estudios estadísticos sobre PAN D.

     

     

    7.4 INVESTIGACIONES SOBRE CASOS EXTRAORDINARIOS

     

    Un centenar de investigaciones han sido llevadas a cabo por GEPAN/SEPRA. Algunas han puesto en valor raros fenómenos físicos atmosféricos, relacionados por ejemplo con el rayo. Otras han revelado comportamientos psicológicos no habituales en testigos, causados, por ejemplo, por la ingesta de medicamentos alucinógenos. Algunas investigaciones muy profundas, apoyadas por análisis de huellas han mostrado la presencia física de un fenómeno cuya naturaleza y origen siguen siendo desconocidos.

    Dos casos expuestos en el Capítulo 4, retienen particularmente la atención, el de Trans-en-Provence fechado el 8 de Enero 1981, el de Amarante del 21 de Octubre 1982: Las investigaciones conducen a pensar que objetos con forma de doble plato se han aproximado a tierra, durante un tiempo, luego han despegado hacia el cielo dejando huellas sobre la vegetación y, en Trans-en-Provence, sobre el suelo mismo. Estos casos son detallados en las notas técnicas de GEPAN.

     

            1. 7.5 LOS CASOS AERONAUTICOS

     

    Los datos sobre los casos aeronáuticos franceses

     

    Doce casos aeronáuticos han sido puestos en conocimiento de GEPAN/SEPRA. Sólo tres o cuatro de ellos pueden ser considerados como relevantes de la categoría D.

    El primer caso de PAN D compilado data de 1951. Implicó aviones militares del tipo Vampiro en la región de Orange. Aparte de otras dos observaciones muy excepcionales, presentadas en el capítulo 1, los pilotos militares han reportado la presencia de objetos cuyas maniobras aéreas son incompatibles con las evoluciones de aeronaves clásicas, sobre la región de Tours en 1976 y de Luxeuil en 1977. No es hasta el 28 de Enero de 1994 que se pudo recabar, de la tripulación de un avión de línea regular de Air France, el primer caso de observación visual corroborada por una detección de radar de más de 50 segundos (ver Cap.1.3)

     

     

     

     

     

    7.5.2 Los casos de PAN D Aeronáuticos en el mundo

     

    Los casos aeronáuticos de PAN D conocidos en el mundo desde 1942 han sido objeto de un primer estudio en un documento titulado “Encuentros en el Cielo” realizado por Dominique Weinstein, al que SEPRA ha contribuido con la parte francesa. El catálogo de observaciones mundiales comprende la descripción de 489 casos de observaciones de PAN D aeronáuticos bien documentados y cuyas fuentes han sido debidamente verificadas. La mayor parte de los informes sobre PAN D aeronáutico son originadas de fuentes oficiales; autoridades gubernamentales, Fuerzas Aéreas de diferentes Estados u organismos como SEPRA .

    Este catálogo presenta una clasificación siguiendo los criterios de calidad de la observación. Esto va desde simples observaciones visuales, describiendo las maniobras o evoluciones particulares del fenómeno observado (velocidad, aceleración, maniobrabilidad, silencio etc.), hasta las observaciones mas elaboradas, mencionando las perturbaciones causadas por PAN D aeronáutico sobre el medio ambiente, tales como: interferencia radial, mal funcionamiento de instrumentos de navegación, efectos físicos sobre la tripulación (calor, ceguera temporal etc.).

    Entre 1947 y 1969,es decir, durante la ejecución del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea norteamericana consagrada a OVNI, 363 observaciones fueron registradas. 1952 es el año con el mayor número de observaciones constatadas: 68.

    Del total, 63 países son citados como escenario de al menos una observación aeronáutica.

     

    7.5.3 Casos radar/visual en el mundo

     

    Los casos radar/visual son aquellos que unen una observación visual y una detección radar de bordo o de tierra. Se observa que:

    • Las primeras observaciones en Japón y URSS datan de 1948.

    • 30 países de 68 citados en el catálogo dan cuenta de caso radar/visual.

    • De los 489 casos del reporte, 101 son casos radar/visual (21%)

    • De los 363 casos del informe Blue Book, 76 son casos radar/visual (21%)

    • En 1952, de 68 casos, 16 son casos radar/visual (23,52%)

     

    En conclusión, podemos establecer claramente que, de 1942 hasta 1995, al menos 500 observaciones bien documentadas de PAN D han sido registradas; de éstas cerca del 20% son casos radar/visual. Ellos aportan la prueba de una realidad física de fenómenos de evoluciones paradojales.

     

    7.6 La realidad física de PAN D.

     

    7.6.1 Una primera constatación de Septiembre 1947 en Estados Unidos.

     

    Hemos visto que los trabajos de GEPAN/SEPRA mostraban que había toda una categoría de fenómenos físicos raros, de ocurrencia variable, que no podían ser asimilados a fenómenos naturales o artificiales conocidos. Estos fenómenos de PAN D, que hemos puesto en evidencia, tanto en el terreno aeronáutico (casos civiles y militares), como cercanos al suelo (casos de encuentros cercanos), se complementan con otros casos de observaciones bien documentadas y verificadas por autoridades oficiales en el mundo. Es interesante notar que de noviembre de 1947, el principio de la primera oleada de observaciones modernas de OVNI en Estados Unidos, el general Twinning, responsable de Comando de Material Aéreo, redactó un informe sobre los “discos voladores” y sus conclusiones son bien explícitas:

     

    1. El fenómeno reportado es “alguna cosa real”, no se trata de visiones o de imaginación.

    2. Existen objetos “con forma de disco” cuyas “dimensiones son comparables a nuestros aviones”.

    3. Es posible que ciertas observaciones correspondan a fenómenos naturales.

    4. Las muy elevadas velocidades de ascenso observadas, “la maniobrabilidad y maniobras de fuga, al ser detectados los discos”, hacen suponer “que son piloteados o teleguiados”.

    5. La mayor parte de los testimonios describen objetos de “superficie metálica, de forma circular o elíptica, con la parte superior en forma de domo, volando sin ruido” en formación de tres a nueve objetos.

     

    7.6.2 Los Trabajos de GEPAN/SEPRA.

     

    No disponemos de pruebas naturales irrefutables, en forma de materiales completos o fragmentados, que confirmen la naturaleza física de PAN D y su carácter de artefacto. Sin embargo, el trabajo de recolección y de experiencias realizado por GEPAN/SEPRA luego de 20 años, confirma las declaraciones del general Twinning en 1947.

    7.6.3 Los Casos Aeronáuticos Franceses

     

    El estudio de PAN D aeronáuticos militares franceses (Orange 1951, Tours 1976, Luxeuil 1977) reafirma las conclusiones del general Twinning, notablemente la cuarta conclusión. Los testimonios de pilotos permiten, en efecto, suponer que los objetos son “sea piloteados, sea teleguiados”: todos los pilotos han reportado que es “el objeto” el que parece realizar movimiento hacia ellos y no a la inversa. Igualmente, todos han considerado que las capacidades de evolución del objeto eran muy superiores a aquella que ellos conocían.

     

            1. 7.6.4 CASOS DE ENCUENTROS CERCANOS DE PAN D EN FRANCIA

     

    Los casos de encuentros cercanos PAN D en Francia corresponden por su parte a las conclusiones 4 y 5 de Twinning. En Trans-en-Provence (Cap. 4) los peritajes realizados en el lugar comprueban el testimonio local y muestran que el objeto de aspecto metálico y de forma circular, aterrizó, luego despegó silenciosamente en un espacio muy reducido, a muy poca distancia de un muro de 2.5 m. de altura. Ninguna aeronave moderna es capaz de estas evoluciones silenciosas, ni de esta precisión de aterrizaje. Es difícil no poder ver en el objeto una maquina voladora piloteada, teleguiada, o en su defecto, disponiendo de una cibernética muy evolucionada.

    Los otros casos franceses de encuentros cercanos descritos en el Cap. 4, sugieren también, muy poderosamente, la existencia de una inteligencia que se perfilaría tras los PAN D. Se trata de Valensole, de Amarante, y de Cussac.

    Desde el momento en que los testigos son enfrentados al PAN D, todo se desarrolla rápidamente y el objeto se escapa sin haber mostrado la menor agresividad con respecto a los testigos.

     

    7.6.5 Los Casos Extranjeros – Conclusión

     

    El estudio de ciertos casos extranjeros lleva a conclusiones análogas a las obtenidas de los casos franceses. Se podrá volver a leer, con este espíritu, la descripción de casos aeronáuticos presentados en el Cap. 2.

    Igualmente, podríamos relatar los casos extranjeros de encuentros cercanos, como el de Socorro (Nuevo-México) análogo al de Trans-en-Provence, pero su exposición crítica abultaría inútilmente este informe.

    De todo esto se desprende una fuerte conclusión: algunos PANs D parecen ser maquinas voladoras totalmente desconocidas, de actuaciones excepcionales, guiadas por una inteligencia natural o artificial.

     

    Capítulo 8 OVNI: HIPÓTESIS, MODELOS DE ENSAYO.

     

    8.1 Modelos Parciales.

     

    Las observaciones creíbles de objetos aéreos pueden ser acomodadas con explicaciones técnicas en relación con los fenómenos reportados. Entre las observaciones mas impactantes, por comparar con el estado actual de nuestros conocimientos, tomemos:

     

    • Los desplazamientos aéreos efectuados en silencio con grandes aceleraciones y/o velocidades.

    • La detención de motores de vehículos terrestres próximos.

    • La parálisis locomotriz de testigos.

     

    Como las observaciones más documentadas, más creíbles, por la evidente competencia de los testigos, son aquellas que provienen de pilotos de aviones; serán sus observaciones de movimientos aéreos, a menudo apoyadas por señales de radar, las que serán explicadas con prioridad.

     

            1. 8.1.1 LOS DESPLAZAMIENTOS

     

    Existen, en forma de concepto, diversos principios de propulsión sin apelar a las hélices o reactores y que podrían ser silenciosos. El más avanzado apela a la Magnetohidrodinámica, abreviado MHD, pero muchos otros principios pueden también ser considerados. Les pasaremos revista.

     

            1. 8.1.1.1 LA PROPULSION MHD

     

    Su principio, no contemplado en el vacío, consiste en hacer circular, en el entorno que rodea al vehículo, una corriente eléctrica. Al mismo tiempo, el vehículo emitirá un campo magnético. Según la ley de Laplace, este campo ejercerá una fuerza sobre la corriente y por tanto sobre el medio donde éste circula: es el sistema de la mayoría de los motores eléctricos. El medio, siendo así desplazado con relación al vehículo, sufrirá una fuerza que por reacción permitirá impulsarlo. Todavía falta hacer aparecer el campo y la corriente necesaria:

     

    • El campo magnético se logra fácilmente instalando, en o sobre las paredes del vehículo, bobinas (como las de los motores eléctricos) recorridos por una corriente eléctrica apropiada.

    • Para la corriente eléctrica, todo depende del medio.

     

    En el agua de mar, es fácil hacer circular una corriente por medio de electrodos situados sobre la cubierta del vehículo. Por eso la propulsión MHD ha sido experimentada, hasta el momento con éxito, en Estados Unidos y Japón, en maquetas de navíos de superficie y submarinos.

    En el aire, un aislante natural, es más difícil hacer pasar una corriente eléctrica pero se sabe hacer conductor al aire por medio de, por ejemplo, la creación de campos eléctricos poderosos por medio de electrodos apropiados. (El aire, hecho conductor, puede llegar a ser luminoso, lo que ha sido observado alrededor de objetos desconocidos). En cuanto al campo magnético, puede ser creado como para los barcos. Sin embargo, en el aire, la propulsión es mucho más difícil de obtener, ya que aparte de propulsar al vehículo, debe compensar su peso. Los campos eléctricos y magnéticos requeridos son, por lo tanto, mucho más intensos que para un navío y, en la práctica, no se contempla la obtención de campos muy intensos sin tener que recurrir a embobinados superconductores. Todavía teóricos hasta hace algunos años, su puesta en marcha en un vehículo aéreo es, desde 1991, una perspectiva creíble con el descubrimiento de superconductores capaces de funcionar a temperaturas próximas a la del medio ambiente.

    La propulsión en la atmósfera, sin hélices o reactores, es pues en principio, absolutamente posible por MHD, y los cálculos muestran que la potencia necesaria no es, en algunos casos, incompatible con nuestros motores aeronáuticos actuales. El hecho que los objetos observados de cerca no hayan mostrado (o dado a entender) un sistema de refrigeración, puede explicarse, porque los vuelos de esas máquinas no sobrepasan la decena de minutos. Por otra parte, motores eléctricos que nosotros ya utilizamos, a partir de la energía almacenada a bordo, o a inercia, si bien no son todavía lo suficientemente potentes, no requerirían refrigeración inmediata, lo que bien prueba que ese problema no es insuperable.

    Muchos testigos se han sentido sorprendidos por el silencio que acompaña la evolución de estos objetos, lo que aún a velocidades supersónicas, no producen el “boom” sónico (Cap. 1, 2 y 3).

    La propulsión MHD podría ser la causa de este silencio: los primeros experimentos de atenuación de ruido, vía la eliminación de la estela y de la onda de choque, aún en condiciones particulares, son estimulantes.

    Los trabajos sobre los diferentes aspectos de la propulsión MHD en aeronaves son numerosos en el extranjero: en Estados Unidos, en el Rensselaer Polytechnic Institute en Troy (Nueva York), y según la revista New Scientist (Febrero 1996), en Gran Bretaña y en Rusia.

    Resumiendo, el estado actual de nuestros conocimientos pone como concebible en el corto plazo, una maqueta de aeronave MHD, mientras que a escala de una decena de años, la producción de un vehículo, poseedor de las mismas posibilidades de movimiento descritos por los testigos, nos parece muy probable. Por el momento, solo la casi ausencia de desplazamiento de aire perceptible y de ruido en vuelo estacionario cerca del suelo, pone problemas.

     

            1. 8.1.1.2 OTROS METODOS DE PROPULSION

     

    En el vacío, la ausencia o rarificación de las moléculas o átomos impide a la vez, la circulación de corriente en el medio y la proyección de una masa suficiente de sustancia extraída del mismo. La propulsión MHD no es posible aquí y hay que formular otras hipótesis. Las propulsiones por medio de reacciones químicas comparables a nuestros motores cohetes, si bien con performances mas avanzadas, no deben excluirse a priori. En efecto, la fase espacial de desplazamiento de los objetos desconocidos se desarrolla muy lejos de toda observación.

    Aún más, los revestimientos destinados a la indetectabilidad los mantendrían invisibles a los telescopios y radares a más de una docena de kilómetros. Incluso, estos objetos bien podrían utilizar, a esas distancias, propulsiones clásicas sin ser detectados. Se presentarían entonces problemas de consumo de energía y de masa a eyectar, pero el método mencionado aquí en 8.1.1.3 permitiría resolverlos en parte.

    Más avanzadas tecnológicamente son las propulsiones que utilizan haces de partículas, eyectada a grandes velocidades (una fracción apreciable de la velocidad de la luz). De hecho, de la gran velocidad de eyección, la masa eyectada es muy pequeña y puede ser continua durante mucho tiempo. Tales sistemas de haces de partículas a bordo de satélites, han sido desarrollados por la ex Unión Soviética (en el laboratorio de Von Ardenne en Soukhoumi, en Georgia) y en los Estados Unidos, en el laboratorio nacional de Argonne. Actualmente estos haces de partículas son, ciertamente, mucho menos potentes que los requeridos aquí, pero ya tienen un interés como motores pequeños de empuje leve una vez fuera de la proximidad de planetas. Un motor de este tipo impulsa la sonda americana “Deep Space 1” que debe rozar al asteroide 1992 KD el 29 de Julio 1999.

    Otros métodos de propulsión espacial son estudiados muy activamente: la propulsión nuclear por fisión (proyectos “NERVA”, “ORION”, “DEDALO”) y, mas recientemente, fusión, que ofrece ganancias de una o más de dos potencias con respecto a los mejores motores actuales. Más allá, la utilización de energía almacenada en forma de antimateria, que se transforma en factible luego que en el CERN se ha logrado crear un átomo de antihidrógeno, y demostrado su forma de almacenamiento, que permitirá ganancias cien veces más importantes.

    Por todo eso, un número creciente de centros de investigación están trabajando sobre el tema: el Jet Propulsion Laboratory, el Lawrence Livermore Laboratory, Laboratorio de Astronáutica de la Fuerza Aérea en la Base de Andrews donde, según la revista Jane`s Defense Weekly, también se estudia la anti-gravedad. Este último tema estaría siendo estudiado en Inglaterra y en el CEI (Centro Europeo de Investigación).

     

    8.1.1.3 LA UTILIZACION DE IMPULSOS PLANETARIOS O ESTELARES

     

    Más cercano a nuestras técnicas actuales, aunque no se trata de hablar de propulsión propiamente tal, el Jet Propulsion Laboratory había imaginado en 1961 que un artefacto espacial, rebotando sobre los pozos de potencia de planetas convenientemente escogidos, podría adquirir velocidades más y más grandes sin gasto de energía. En la actualidad, este método está siendo utilizado sistemáticamente en las misiones a los planetas lejanos de nuestro Sistema Solar. Se puede concebir, como lo ha propuesto Dyson en 1963, que utilizando “reflexiones” no sólo de planetas sino también de estrellas, se pueden adquirir velocidades considerables (limitadas solamente por las velocidades de escape) y recorrer distancias interestelares con relativamente poca energía, aunque por cierto, al costo del tiempo de rebote de partida y llegada.

    Este método conduciría a viajes intersiderales probablemente de duración milenaria, muy por encima de las duraciones contempladas para los viajes propulsados por la antimateria.

     

                1. 8.1.1.4 CONCLUSIÓN SOBRE LOS DESPLAZAMIENTOS

     

    En resumen, para los desplazamientos tanto en la atmósfera como en el espacio, podríamos formular hipótesis razonables sobre los vuelos sin medios aparentes de sustentación en el primer caso, y sobre las grandes distancias a cubrir hasta la escala interestelar, en el segundo.

     

    8.1.2 SOBRE LA DETENCION DE MOTORES DE VEHÍCULOS TERRESTRES

     

    Para explicar este fenómeno, a menudo reportado en el extranjero, es necesario evocar una acción a distancia. No hay haces de luz asociados a la paralización de motores. Podemos sospechar de rayos radioeléctricos, como las microondas, las que sabemos pueden provocar efectos de este tipo y pueden ser fácilmente ordenadas en forma de rayos para actuar a distancia. Bajo estas condiciones, la emisión de microondas por los vehículos desconocidos sería de tal naturaleza como para crear un campo eléctrico lo suficientemente poderoso como para provocar la ionización del aire alrededor del circuito de alta tensión del motor (bobina, distribuidor, hilo de bujía), causando cortocircuito en los impulsos de encendido hacia la masa del motor, deteniéndolo.

    Desde que se generalizó el encendido electrónico en los años 70, la acción de las microondas se puede ejercer directamente, paralizándolo. Podemos entonces, concebir la acción de los objetos desconocidos sobre los vehículos terrestres, incluyendo ahora a los motores diesel, que son vulnerables por su circuito de regulación a menudo electrónico. Recordemos que la capacidad de generar haces de microondas capaces de acción a distancia está al alcance de nuestras propias tecnologías, como lo demuestran los trabajos realizados en los Estados Unidos y la ex Unión Soviética, para desarrollar armas de microondas destinadas, precisamente, a destruir o paralizar a distancia los medios electrónicos del adversario y actuar sobre el mismo personal. En Francia se estudian generadores de hiperfrecuencias de alta potencia que puede ser utilizados para estos fines.

    Esto no excluye que otros rayos puedan utilizarse. Los haces de partículas cargadas serían capaces de causar efectos análogos, atravesando la materia viva, como el cuerpo de algunos testigos, sin que estos se resientan o guarden secuelas notorias y durables. Una ilustración puede hacerse con los haces de los aceleradores utilizados en la terapia de protones, que comienzan por atravesar el tejido sin causar mucho daño, para luego destruir, una vez que su energía alcanza cierto umbral.

    Este modo de acción corresponde a ciertos testimonios que reportan haber visto haces luminosos atravesando obstáculos materiales: en efecto, los haces de protones al ionizar el aire, se hacen visibles, generalmente, bajo la forma de haces luminosos espaciados cuya extensión va en función con su energía inicial.

     

    8.1.3 LA PARALISIS DE CIERTOS TESTIGOS

     

    Este fenómeno es menos frecuente. Es destacable que las parálisis reportadas sólo afectan algunos movimientos voluntarios, pero no a la respiración ni la postura (el equilibrio en particular no es comprometido: los testigos no caen), tampoco los movimientos oculares.

    En un plan de conceptos, podemos destacar que la postura y la respiración provienen del cerebelo, órgano independiente del cerebro que rige los movimientos voluntarios. Como las microondas actúan a distancia sobre ciertas partes del cuerpo humano (también objetivo de los trabajos mencionados anteriormente sobre armas de microondas), es razonable atribuirles los efectos de parálisis observados. Notemos también que están siendo estudiados entre otros centros de investigación, por el Air Force Weapons Laboratory en la Base Kirtland.

     

    8.2 MODELIZACION Y CREDIBILIDAD

     

    El hecho que podamos formular una hipótesis creíble acerca de la propulsión de los objetos observados no es mas que una indicación positiva, evidentemente, y no una prueba de su existencia y menos que esté de acuerdo con el modelo que nosotros imaginamos.

    A este respecto, la historia de la técnica enseña la humildad. Pero también nos puede dar casi certezas:

    La humildad: constatando los errores de pronóstico cometidos en el pasado. Basta recordar las afirmaciones hechas por (o atribuidas a) algunos grandes sabios: “No se podrá respirar en los túneles”, “La Ciencia está prácticamente lograda”, “Lo más pesado que el aire no puede volar”, etc. Sería muy presuntuoso de nuestra parte pretender, a partir de nuestros conocimientos y logros actuales, predecir lo que podrían ser las técnicas un poco más avanzadas que las nuestras solamente, o nuestras propias técnicas en uno o dos siglos. ¡Consideremos que hace solo 150 años, los motores, la electricidad, la existencia del átomo y las ondas hertzianas eran desconocidas!. Podemos también volver a leer a Julio Verne: “París en el siglo XX” o “Ayer y Mañana”.

    Certezas: Los progresos científicos y técnicos solo pueden continuar, en el tiempo, con más científicos e ingenieros como jamás han existido, impulsados por la competencia entre naciones. Esta competencia, en nuestro mundo hasta ahora “cerrado”, hará mella sobre todos nuestros recursos antes gratuitos: el agua, la alta mar, los territorios polares, el aire, el espacio, las frecuencias de radio.

    Si bien es arriesgado predecir los resultados de un desarrollo científico y técnico cada vez más acelerado, tampoco es menos cierto que en el plazo de algunos decenios nuestros propios conocimientos habrán progresado muchísimo. ¡Qué decir entonces de la evolución de allá! En estas condiciones se puede concluir, con un alto grado de certeza, que los movimientos de objetos que se encuentran justamente más allá de nuestras posibilidades, serán técnicamente realizables en una escala de algunos decenios o algunos siglos aún cuando la forma que pronosticamos no sea la misma.

    En la medida en que la conclusión precedente sea aceptada, vayamos más lejos y señalemos que solo unos pocos millones de años solamente habrán pasado (salvo catástrofes) entre la aparición del Hombre y las futuras expediciones estelares de nuestros descendientes. (Cap. 8.3.6. y anexo 4).

    Este lapso, entre la aparición sobre la Tierra de una inteligencia consciente y el momento cuando podamos realizar las proezas de los objetos que nos ocupan es ínfimo;(uno a dos millonésimo), comparado con la edad de la Tierra, o igual a los 600 millones de años que nos separan de la aparición de los primeros organismos vivientes a comienzos del período Cámbrico.

    Ahora bien, el desarrollo de otras inteligencias en otros mundos no puede, razonablemente, haber tenido lugar exactamente a la misma velocidad que en la Tierra. Si la edad de esos otros mundos es como el de la Tierra, del orden de los 4 millones de años, y una vida ha aparecido ahí, ni la velocidad de su desarrollo ni la época de creación de ese mundo pueden haber sido exactamente los mismos que los nuestros.

    En esas condiciones, hasta una ínfima diferencia, por ejemplo del 0,1% sobre los datos iniciales, tendría como consecuencia que tal civilización podría situarse, con respecto a la nuestra, entre muchos millones de años adelantados o muchos millones de años atrasados.

    La probabilidad que dos civilizaciones tengan los mismos grados de desarrollo en un mismo sistema solar parece tan remota que, seguramente nos cabe solo dos posibilidades:

    • Nuestros “vecinos” están a millones de años atrasados con respecto a nosotros (o todavía no existen como especie consciente) y somos nosotros sus descubridores.

    • Nuestros vecinos están mas adelantados que nosotros. Pero entonces, es probable que este adelanto se cifre en milenios o más, y no en años o siglos, y juzgando por la velocidad de nuestro propio desarrollo, el nivel de ellos sobrepasa ciertamente en todos los terrenos, toda nuestra capacidad de imaginación.

     

    8.3 OVNI: LAS HIPOTESIS EN CONJUNTO

     

    Luego de muchos decenios, la recopilación sistemática y el estudio científico de los fenómenos atmosféricos extraordinarios han permitido algunos avances mayores. Se comprende que una buena proporción de las observaciones, luego de analizadas, revelan ser absolutamente explicables: re-entrada en la atmósfera de satélites, globos sonda etc. Todo esto ha permitido comprobar la precisión de los observadores y la veracidad y concordancia de los testimonios. Los casos de supercherías son bastante raros y relativamente fáciles de detectar. La mayor parte de los observadores entrega relatos fidedignos, aún cuando hay que tener en cuenta las dificultades de diversidad de apreciaciones.

    El gran número de observaciones de todo tipo, también ha permitido clasificar a parte de las observaciones creíbles y bien documentadas llamadas PAN D (Fenómenos Aerospaciales No Identificados de Categoría D), para los que ninguna explicación ha sido encontrada. Estos a menudo son testimonios concordantes con observaciones visuales apoyadas por detecciones de radar. Por cierto, si solamente hubiese una docena de observaciones PAN D, podríamos contentarnos con clasificar como “sin respuesta” a este ambiguo archivo. Pero nos encontramos mucho mas allá y lejos. Por lo tanto, estamos obligados a buscar explicaciones plausibles. Hipótesis de todo tipo han sido expuestas y pueden clasificarse como sigue:

     

        1. Las hipótesis a-científicas.

     

    Verdaderamente estamos siendo manipulados sin darnos cuenta” (por un grupo muy secreto de hombres muy poderosos y muy sabios, por seres extraños y desconocidos, léase extraterrestres, por espíritus, por el diablo, por nuestros fantasmas psicológicos etc.) Evidentemente no se puede decir a priori que tales hipótesis sean verdaderas o falsas, ellas son indemostrables; su inconveniente principal es que no nos pueden servir de gran cosa.

    Hay que incluir en esta categoría los fenómenos parapsicológicos y las alucinaciones colectivas. También existe la idea que las maquinas futuristas observadas son efectivamente producto de la actividad futura de la Humanidad. Nuestros lejanos descendientes habrían encontrado la forma de viajar en el tiempo y vendrían a observarnos.

    Evidentemente, es clásico intentar reconstituir y observar el pasado a través de todas las huellas que éste deja y que se podría, teóricamente, observar directamente (descubriendo por ejemplo en un planeta situado a algunos años luz, un espejo bien orientado). De todas formas, está fuera de cuestión que tal observación pueda influir de manera alguna sobre un pasado ya vivido, aparte de ser detectable.

     

    8.3.2 Las armas secretas de una gran potencia

     

    Los PANs D serían entonces vehículos de origen terrestre pilotados o teleguiados. No faltan observadores para estimar que los objetos de maniobras fantásticas, que ellos han visto evolucionar en el cielo, son el último grito del progreso militar, lo que explicaría el secreto que los rodea. Efectivamente, estudios como el avión furtivo o la Magnetohidrodinámica, conducen a progresos impresionantes. Sin embargo, aparte que sería bien imprudente exponer así, a las miradas de profanos y expertos extranjeros lo que se tiene tanto interés en esconder, hoy podemos añadir que luego de todos estos decenios durante los cuales se han producido estos fenómenos, el secreto se habría fatalmente develado. Sobre todo si se tiene en cuenta los cambios políticos de estos últimos años.

     

    8.3.3 Los intentos de desinformación

     

    En esta categoría entran los trucajes, los montajes acompañados generalmente de una fuerte mediatización. Algunos investigadores estiman que, sin prestar a la fabricación de armas ultramodernas estas performances, pueden servir a intoxicar a la opinión pública al igual que otras técnicas de propaganda. Se entiende que este es un punto de vista de consecuencia directa de la Guerra Fría. Todos los medios eran válidos para desestabilizar al otro bando, incluyendo la invasión extraterrestre, o la instigación de duda hacia dirigentes “que nos ocultan alguna cosa manifiestamente grave”.

    Este tipo de hipótesis es aún menos satisfactoria que las precedentes y se contradice a sí misma.

     

    8.3.4 Las imágenes holográficas

     

    Al montón de tentativas de desinformación y de hipótesis extraterrestres se sitúa el tema de imágenes holográficas, ya sean producto de una gran potencia o de tripulaciones extraterrestres. A decir verdad este tema es de difícil empleo. Exige una preparación importante ya que el aire es muy transparente y disemina muy difícilmente la luz. Habría que disponer de un importante número de aparatos cubriendo el campo óptico utilizado o, por lo menos, proyectar sobre un telón apropiado, una película de agua por ejemplo.

    El primer método corresponde a imágenes holográficas teóricas, el segundo es más simple y utilizado frecuentemente por sus efectos espectaculares, pero deja huellas. Podemos imaginar el uso de nubes o una cortina de lluvia, pero eso ya presenta múltiples problemas. Por mas que consideremos hoy en día el método de imágenes holográficas y sus asociados, son susceptibles de una utilización muy limitada.

     

    8.3.5 Los fenómenos naturales desconocidos

     

    Esta hipótesis no puede ser enteramente descartada y debe por lo tanto ser citada. De todas formas es muy difícil de sostener en los casos donde el OVNI observado tiene un comportamiento aparentemente inteligente (maniobras de aproximación, de persecución, para evitar colisión y de fuga).

     

    8.3.6 Las hipótesis extraterrestres

     

    Un gran número de personas está convencida que los OVNIs son piloteados por seres inteligentes venidos de muy lejos en el Universo, y que están encargados de vigilarnos y también de entrar en contacto con nosotros. Por muy seductoras que sean, estas hipótesis chocan con toda clase de dificultades considerables. Los hipotéticos Marcianos de antaño han desaparecido del terreno de lo posible. El sistema solar, aparte de la Tierra, no parece haber producido otra vida organizada y menos una civilización avanzada. Entonces hay que buscar mas lejos, hacia las estrellas, pero la más próxima se encuentra a cien millones de veces mas lejos que la Luna.

    Los únicos contactos que hoy en día podemos intentar establecer a esas distancias son radioeléctricos. Los astrónomos los han emprendido enviando mensajes y con radiotelescopios en los programas “SETI” y “MEGASETI”. Si bien algunos entusiastas han presentado ideas futuristas, para hacerle un “corto circuito” a la inmensidad, como por ejemplo la utilización de los “hoyos negros”, el cruce de distancias interestelares por eventuales extraterrestres ha suscitado mucho escepticismo y la mayoría de los astrónomos repite que “hasta hoy no existe ningún caso OVNI lo suficientemente bien establecido para implicar que provienen de una civilización extraterrestre”.

    Dos astrónomos profesionales, Jean-Claude Ribes y Guy Monnet, han propuesto, sin embargo, un escenario de nuestro futuro en el espacio y que comprende viajes interestelares plausibles. En este escenario, resumido en el anexo 4, ellos imaginan la instalación de grandes comunidades, en frondosas “islas del espacio”, enormes construcciones artificiales en órbita alrededor de la Tierra, descritas por el físico O´Neil, o incluso al interior de grandes asteroides donde se encuentra abundancia de diversos materiales, incluyendo agua y oxígeno, y fácil protección contra los meteoros y las radiaciones cósmicas. Posteriormente, nuestros descendientes, habiendo dominado la producción, el almacenamiento y la utilización energética de la antimateria, utilizarían esta última para propulsar a algunos de sus habitantes hacia otro sistema solar. Ellos se instalan en un cinturón de asteroides, se anidan y se despliegan luego por el sistema huésped en máquinas que son percibidas por los eventuales autóctonos como nosotros percibimos los OVNIS hoy en día.

    Este escenario, que en lo esencial no hace mas que apelar a las leyes bien establecidas de la Física actual, otorga una cierta veracidad a la hipótesis extraterrestre: es posible imaginar que una civilización venida de mas allá ha colonizado nuestro cinturón de asteroides y lo utiliza como base de partida hacia nuestro planeta. Los actuales progresos de la conquista del espacio y de la Física concuerdan con esta idea.

    Señalemos que ciertas personas imaginan otra hipótesis, muy discutida: Los OVNIS bien pertenecen a una civilización situada en el cinturón de asteroides, pero esta civilización proviene de nuestro propio planeta.

    Más antigua que las civilizaciones terrestres conocidas, y muy desarrollada, ella habría desaparecido de la Tierra (guerra nuclear, radioactividad, polución etc.) pero continuaría implantada en el Sistema Solar.

    Las dos hipótesis tienen el mérito de colocar el problema OVNI fuera del terreno de lo paranormal y de incitar a una reflexión sobre el futuro de nuestro planeta.

     

      1. Capítulo 9 ORGANIZACIÓN DE LA INVESTIGACION EN EL EXTRANJERO

     

    9.1 ORGANIZACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN LOS ESTADOS UNIDOS.

     

    El tema OVNI es, hoy en día, muy popular en Estados Unidos. Uno se da cuenta por la cantidad y éxito de las películas de ficción que le han consagrado como “El Día de Independencia”, “Hombres de Negro”, o “Contacto”. Una encuesta efectuada en Junio de 1997 por la revista “Time” demuestra que uno de cada cuatro norteamericanos cree que una nave extraterrestre se estrelló en Roswell (Nuevo México), a principios de Julio de 1947. Un profesor de Psiquiatría de Harvard, el doctor Mack, trata con mucha gravedad el problema de secuestros temporales, reales o supuestos, de sus compatriotas por parte de OVNIS. Ante este interés del público, ¿Qué hacen las autoridades?.

    Ellas desmienten que el fenómeno OVNI represente una amenaza para la seguridad nacional, o que muestra indicios de un origen extraterrestre. Esta postura ha sido tomada casi constantemente por la Fuerza Aérea, encargada del estudio OVNI de 1948 a 1969, en el marco de un proyecto que lleva globalmente el nombre de Blue Book. Ha sido confirmada en el resumen y las conclusiones de un informe evacuado por una comisión universitaria encargada de evaluar Blue Book, la Comisión Condon. El Físico Condon ha escrito en sus conclusiones, que el estudio de OVNI tenía muy poco chance de aportar algo a la Ciencia. Todo estudio oficial cesó entonces en los Estados Unidos a partir de Diciembre de 1969 y la Fuerza Aérea remite a los curiosos a las asociaciones ufológicas privadas.

    Aunque avalado por la Academia de Ciencias, el informe Condon ha sido severamente criticado por numerosos científicos, particularmente en el seno de la poderosa AIAA (Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica). Estos han hecho señalar justamente que las conclusiones del informe, redactadas por el mismo profesor Condon, eran contrarias a numerosos análisis contenidos en su propia institución. El AIAA ha recomendado un trabajo moderado pero continuado y científico del tema OVNI.

    Una enmienda a la Ley sobre la libertad de información (FOIA) aprobada en 1974, ha permitido, a partir de 1976, obtener documentos clasificados concernientes a los OVNIs. Uno de ellos ha retenido particularmente la atención. Es una carta del General de Brigada Aérea Bolender, fechada en Octubre de 1969, precisando que el inminente término del Proyecto Blue Book (Libro Azul) no terminará con los informes militares sobre OVNIS, constituyendo una amenaza para la seguridad nacional. Estos últimos (informes) no forman parte del sistema Libro Azul y continuarán siendo tratados en conformidad con la directiva JANAP 146 y según el Manual 55-11 de la Fuerza Aérea.

    La Directiva JANAP 146 (Publicación Conjunta Ejército, Marina y Fuerza Aérea) se aplica a los militares, pero también a ciertos civiles (comandantes de aeronaves comerciales, capitanes de la marina mercante) de los Estados Unidos y Canadá. La directiva les obliga a rendir cuenta con máxima urgencia a ciertas autoridades, quienes a su vez, rendirán cuenta al Comando de Operaciones Aéreas (NORAD) en Colorado Springs, de cualquier observación de objetos que precisen una acción defensiva muy urgente y/o investigación de parte de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos o Canadá.

    Entre los objetos figuran misiles, submarinos hostiles no identificados, etc. y los OVNIS. La divulgación del contenido de estos informes cae bajo el peso de la ley contra espionaje. JANAP 146 ha estado vigente durante los últimos años y quizá aún lo esté ahora. Este reglamento puede explicar la frecuente reticencia de los militares americanos, aviadores en particular, a tocar el tema OVNI.

    Las asociaciones ufológicas norteamericanas cuentan con varios miles de miembros. Ellas se encargan de llenar el espacio dejado por los poderes públicos en el terreno del estudio OVNI. La Ley de Libertad de Información (FOIA) les ha dado un nuevo impulso a su actividad, demostrándoles que, contrariamente a lo que afirman, la Fuerza Aérea y diferentes servicios especiales, notablemente la CIA, se interesan mucho y desde hace tiempo en el tema OVNI.

    Esto les ha permitido tomar conocimiento de ciertos casos espectaculares como sobrevuelo de bases de misiles en 1975, o el incidente de Teherán de 1976 relatado en el capítulo 2. El diario El DÍA ha juzgado este caso “radar/visual” como: “Un caso clásico que reúne todas las condiciones requeridas para un estudio válido del fenómeno OVNI”.

    Durante los últimos años, las tres principales asociaciones ufológicas han sido reunidas por una personalidad norteamericana de primer plano, Marie Galbraith, para seguir un trabajo en común. Ella es la esposa de Evan Griffith Galbraith, quien fue embajador de los Estados Unidos en Francia desde 1981 hasta 1985. Conoce bien nuestro país y nuestro idioma, habiendo residido en la Avenida Gabriel. Apoyada moral y financieramente por Lawrence Rockefeller, hermano del célebre David Rockefeller, ha recorrido el mundo para conocer a los principales científicos interesados en OVNIS y recopilar los mejores casos.

    Luego, la Sra. Galbraith ha dirigido la redacción de una obra clara y documentada titulada “Objetos Voladores No Identificados, Documento Informativo, La Mejor Evidencia Disponible”, avalada en Diciembre de 1995 por los presidentes de tres asociaciones, CUFOS, FUFOR y MUFON. Ella ha hecho llegar esta obra a más de mil personalidades del mundo entero y notablemente, a un gran número de parlamentarios norteamericanos. Su objetivo es obtener del gobierno norteamericano, así como eventualmente de otros gobiernos, una suspensión del secreto que pesa sobre los OVNIs. Para los redactores de la obra, este secreto es esencialmente de origen militar: la primera nación que sepa reproducir las características excepcionales de los OVNIs dominará el mundo. El secreto se justificaba durante la Guerra Fría, pero ahora no, dado los progresos científicos y técnicos útiles a la Humanidad que se pueden esperar de un estudio de los OVNIs.

    El libro de Marie Galbraith es, en su conjunto, descriptivo. No es cuestión de interpretaciones de los fenómenos observados (modelos físicos o hipótesis sobre el origen de los objetos). Este también ha sido el espíritu del coloquio científico internacional organizado en Septiembre de 1997 por Lawrence Rockefeller en Pocantico, cerca de West Point, en una propiedad de la Fundación Hermanos Rockefeller. Dirigida por el astrofísico Peter Sturrock, este coloquio ha sido consagrado a las pruebas físicas (evidencias físicas) concernientes a los OVNIS.

    Especialistas en radar, en los efectos biológicos de las microondas, en fotografía etc., a menudo poco dados al tema OVNI, formaron un consejo científico, juzgando trabajos presentados por investigadores en ufología. La participación francesa ha sido muy destacada; comprendía al Jefe del SEPRA y dos miembros del Consejo Científico. Un documento de síntesis expresó el deseo que muchos países se doten de una organización de investigación OVNI comparable a la de Francia.

     

     

    La Tesis del Coronel Corso

     

    En Julio de 1997, para el cincuentenario del incidente de Roswell, apareció un libro sorprendente titulado “El Día Después de Roswell”. Ha sido escrito por el Coronel Corso, quién fue desde 1953 hasta 1957 miembro militar del Consejo de Seguridad Nacional, entonces en contacto permanente con el presidente Eisenhower. El prefacio de este libro es de Strom Thurmond, actual presidente de la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado quién, como miembro de esta Comisión, atrajo a Corso como agregado parlamentario luego que este dejase el ejército en 1963.

    El autor declara que el objeto encontrado en Roswell era un vehículo extraterrestre. El mismo habría visto, en Julio de 1947, el cadáver de uno de los ocupantes, conservado en un féretro de vidrio. En 1961-1962, como responsable de tecnologías extranjeras del Departamento de Investigación y Desarrollo del Ejército, se habría encargado de hacer llegar, discretamente, objetos de muy avanzada tecnología encontrados en los restos de la nave, a la industria norteamericana. (Según él mismo: circuitos impresos, láser, intensificadores de luz, etc.)

    El Coronel Corso afirma que militares de alto rango y ciertos parlamentarios norteamericanos están al tanto de la existencia de aparatos extraterrestres en nuestros cielos. Ellos lo han ocultado al público para evitar el pánico. Pero revelaciones completas podrán ser efectuadas, ya que los Estados Unidos, tras 50 años de esfuerzos, tendrían ahora los medios para oponerse a un eventual ataque de los OVNIS.

    Algunas de sus aseveraciones son sorprendentes, a lo menos, pero el conjunto del contenido del libro no puede ser fácilmente descartado, si se considera la destacada carrera del autor y de los elogios que le prodiga el Senador Thurmond. Ciertamente Thurmond solicitó, y obtuvo, que su prefacio no figurara en las ediciones posteriores del libro: el autor no le habría informado que se trataría de OVNIS. Pero difícilmente podemos creer que el autor del prefacio, personaje en cuarto rango del Estado Norteamericano y el editor Simon & Shuster, no hayan actuado en pleno conocimiento de causa a partir de la primera edición.

    Desde la aparición de la obra, la Fuerza Aérea norteamericana ha publicado un segundo informe sobre Roswell, negando nuevamente todo lo que sea parecido a un accidente de un vehículo extraterrestre. El primer informe, publicado en 1994, se presentó como el primer estudio oficial relacionado con los OVNIS desde el término del Libro Azul en 1969 (véase en anexo “Roswell y la Desinformación”). Esta reacción no es incompatible con las tesis del Coronel Corso. Puede estar destinada a tranquilizar a aquellos que podrían angustiarse con las revelaciones de Corso.

     

      1. 9.2 Organización de la Investigación en el Reino Unido

     

    Gran Bretaña ha sido escenario de muchos casos extraordinarios. Nosotros hemos presentado en el capítulo 2 el caso radar/visual de Lakenheath (1956). La RAF (Real Fuerza Aérea) y su ministerio tutelar se han interesado muy tempranamente en los OVNIS, sin que se tengan muchas indicaciones sobre sus trabajos.

    El Ministerio de Defensa Británico (MOD) posee, luego de su creación en 1964, una oficina de investigación de los OVNIS cuya sigla es Sec(AS)2ª y que significa: Segundo Departamento de la División del Secretariado (Estado Mayor Fuerza Aérea). Su actividad ha sido descrita recientemente por Nick Pope, quién fue su director de 1991 a 1994 en un libro de alerta “Cielos Abiertos, Mentes Cerradas”.

    Este departamento recibe llamados telefónicos o cartas de testigos pero, generalmente, recibe los reportes efectuados a través de puestos de policía, aeropuertos o bases de la RAF. También lleva a cabo, si lo juzga necesario, investigaciones puntuales. Interrogan a las estaciones de radar o meteorológicas, a la base RAF de vigilancia de objetos espaciales de Flyingdales, otras bases de la Fuerza Aérea, Observatorio de Greenwich etc. Su única misión es determinar si los informes presentan algún interés para la defensa.

    Nick Pope, que actualmente continúa su carrera de funcionario del Ministerio de Defensa, ha innovado con respecto a sus predecesores. Ha otorgado entrevistas a la prensa y participado en programas de televisión. Ha cooperado con asociaciones ufológicas a los que ha dado las coordenadas de testigos que le escribían. En sus cartas de respuesta, él admitió que una pequeña proporción de las observaciones de OVNIS desafía toda explicación y que el Ministerio de Defensa conserva un espíritu abierto al respecto. Sus predecesores afirmaban: “Si se dispusiera de suficientes datos, todos los casos podrían sin duda ser explicados”. En su libro, Nick Pope evoca diversas hipótesis para explicar ciertos casos no identificados que han sido objeto de informes creíbles y detallados. Privilegia fuertemente la hipótesis extraterrestre y formula el deseo que su Ministerio tome en serio la amenaza potencial que representan, a su parecer, los OVNIS.

    ¿Existe un Servicio más dotado que el suyo (o es el único) en el seno del Ministerio de Defensa, llevando a cabo estudios sobre el fenómeno OVNI? Sus declaraciones son contradictorias (pp. 129 y 181.) Ralph Noyes, quién fue predecesor de Nick Pope de 1969 a 1972 y que finalizó su carrera en el Ministerio de Defensa en 1977 como Subsecretario de Estado para la Defensa, juzga probable la existencia de este servicio. Lord Hill-Norton, Almirante de la Flota, quién fue Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Inglesas de 1971 a 1973, comparte esta opinión. Estas informaciones se encuentran en un libro cuyo prefacio pertenece al mismo Lord Hill-Norton (Above Top Secret, de Timothy Good).

    El Almirante Lord Hill-Norton perteneció a la treintena de Lores, en servicio activo, que formaron un grupo interno de la Cámara de los Lores para el estudio de los OVNIS en los años 80. Si este servicio de estudios discretos existe, se puede pensar que trabaja en cooperación con los Estados Unidos (Above Top Secret pp. 48-49).

     

      1. 9.3 Organización de la investigación en Rusia

     

    La Academia de Ciencias de la URSS ha efectuado, por lo menos a partir de 1979, estudios sobre los OVNIS.

    Durante esta época, Vladimir Migouline, corresponsal de esta Academia, ha expuesto en “La Recherche” su opinión acerca de las observaciones de fenómenos luminosos y de objetos insólitos hechas en la ex Unión Soviética: “Estas observaciones corresponden en su gran mayoría a fenómenos reales, bastante parecidos a aquellos que se observan en otros países. Pero no hay prueba indiscutible que alguna de ellas sea o corresponda a manifestaciones tecnológicas de una civilización muy desarrollada. También hay que tratar de relacionarlos con fenómenos atmosféricos”, opina él.

    Es el objetivo que ha perseguido su asistente Platov en una obra publicada en 1992, “Los OVNIS y la Ciencia Moderna”. Durante esta época, Migouline y Platov, responsables del grupo de expertos abocados a los fenómenos anormales, dependiente de la Academia de Ciencias, propusieron a SEPRA una cooperación científica y técnica, pero ésta no fue aceptada por la dirección de CNES. Notemos que, en la sección Siberiana de la Academia de Ciencias, los trabajos que son menos conocidos en Occidente no descartan la hipótesis extraterrestre sino que la privilegian.

    Luego de la “Glasnov”, se han difundido informes sobre los estudios llevados a cabo tanto por la KGB como por los militares. En 1991, la KGB ha desclasificado 124 páginas de documentos sobre “Casos de Observaciones de Eventos Anormales Sobre Territorio de La URSS” (1982-1990), cubriendo un total de 17 regiones. Uno de ellos, que detallamos en el capítulo 3, concierne a las extraordinarias maniobras de tres discos brillantes sobre una base de misiles del ejército cerca de Astrakhan en 1989. Los objetos, observados por siete militares, pasaban bruscamente de la inmovilidad a una gran velocidad y viceversa, todo silenciosamente. Aproximados por un avión de caza soviético, un objeto se despegó tan rápidamente que pareció dejar parado en su lugar al avión de combate.

    En 1994, el coronel Boris Sokolov vendió a la cadena ABC News una colección de investigaciones efectuadas por los militares desde 1978 a 1988. Anteriormente, en 1990, el periódico Rabochaya Tribuna había publicado un artículo del general de la Fuerza Aérea Maltsev, comandante de la defensa aérea del territorio, concerniente a un caso radar//visual bien documentado con múltiples testigos (Pereslav-Zalesski, noche del 21 de marzo 1990), donde un objeto discoidal, silencioso, pasaba de la inmovilidad a una velocidad doble o triple de la de un caza a reacción moderno. Hemos descrito este caso en el Capítulo 2

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    3º PARTE

                    1. LOS OVNIS Y LA DEFENSA

     

    1. Hasta el presente ningún accidente ni acto hostil ha tenido su origen, al menos oficialmente, en un OVNI; ninguna amenaza OVNI se ha hecho sentir en Francia, aunque algunas maniobras de intimidación han sido registradas (capítulos 1.1, 2.1 y 2.3). Sin embargo, numerosas manifestaciones observadas por testigos dignos de fe, podrían ser causadas por aparatos de origen extraterrestre. En efecto, ya que si se tratase de objetos terrestres, estos no podrían ser mas que norteamericanos y, a pesar de todas las precauciones, el secreto se habría sabido. El primer prototipo de avión furtivo voló a fines de 1977 y su existencia fue conocida 10 años mas tarde en 1988. Ahora bien, las observaciones creíbles y registradas debutan en 1944.

    2. Ciertamente el tema todavía suscita, a veces, un escepticismo burlón o una cierta desconfianza de aquellos que lo mencionan seriamente. Pero en ausencia de una explicación de los fenómenos observados, la hipótesis de un origen extraterrestre ya no puede ser más descartada.

    3. Nos proponemos estudiar, en esta tercera parte, las consecuencias de esta hipótesis sobre el terreno estratégico, científico, político, religioso y mediático, en compatibilidad con los conocimientos científicos actuales.

     

      1. Capítulo 10 PERSPECTIVAS ESTRATEGICAS

     

    La definición de una estrategia ante un “adversario”, obliga conocerlo, comprender sus intenciones y percibir sus modos de acción. En el presente caso, sólo podemos emitir hipótesis elaboradas a partir de hechos observados y de su interpretación, tratando de responder a tres interrogantes: ¿Quiénes son? ¿Cuáles serían sus intenciones? ¿Buscarían o ya han establecido contactos?

     

    10.1 ¿CUÁLES EXTRATERRESTRES? ¿QUIÉNES Y COMO SON?

     

    Una relativa coherencia aparece de las numerosas descripciones de los fenómenos: platillo, esfera o cilindro luminoso, vuelo estacionario seguido de aceleraciones relámpago, ausencia de ruido, velocidad largamente supersónica sin boom sónico, efectos electromagnéticos asociados perturbando el funcionamiento de dispositivos radioeléctricos o eléctricos próximos. Según la evidencia, estos extraterrestres estarían muy dotados intelectualmente y se encontrarían tecnológicamente adelantados con respecto a nosotros, al haber realizado lo que todavía no podemos hacer. Pero el resto sigue siendo un misterio. Morfología, constitución física, tipo de vida, formas de comunicación y de sociedad, sentido de valores, noción del tiempo, motivaciones. Si nos observan, hay que notar una aparente contradicción entre el interés que nos manifiestan y su furtividad. Más que observarnos, parece que desean mostrarse y aclimatarnos progresivamente a la idea de su existencia.

     

    10.2 ¿QUÉ INTENCIONES Y CUAL ESTRATEGIA DEDUCIR DE SU COMPORTAMIENTO?

     

    La extrapolación, a partir de un análisis racional de los objetivos que podría perseguir la o las civilizaciones extraterrestres, debería permitir hacerse una idea de las estrategias que ellos pondrían en marcha y como réplica, deducir en grandes líneas lo que podrían ser nuestras propias estrategias. Durante los últimos decenios los OVNIS se han manifestado por todo el mundo, con aumentos sorprendentes entre 1952 y 1954, sin que nosotros pudiésemos deducir una línea de conducta bien definida. ¿Qué buscarían ellos?

    Después de las fases de observación y demostración de su existencia, nos parecería lógico que buscasen imponer sus condiciones y su voluntad a los Estados de la Tierra. Sin embargo, hoy en día, nada hace suponer a través de sus manifestaciones, la existencia de una voluntad directora sirviendo metas que actualmente somos incapaces de discernir. Es plausible que se le atribuya a los Estados Unidos contactos privilegiados. Pero nada contradice el posible establecimiento de otros contactos con ciertos países europeos, con Rusia, China o Japón y otros países. También parece difícil imaginar que podrían haberse establecido en la Tierra con la complicidad de ciertos Estados. Aún más, las hipótesis de contactos no permiten deducir la existencia de algún status quo con estos visitantes. En efecto, a partir de 1947, las manifestaciones esporádicas de OVNIS y hasta la aparición de repetidas oleadas, han continuado. Sería justo pensar que los visitantes, seguros de su superioridad, muestran su intención de continuar dándose a conocer en los lugares más diversos del planeta y seguir con la prosecución de su plan, cuya finalidad y medios se nos escapan todavía. Podría ser que, antes de 1947 y después, hayan concebido temores por el futuro de la Tierra, amenazada su supervivencia por los riesgos de conflagración atómica. Sus influencias pueden haber sido acompañadas de demostraciones apropiadas:

     

    • Sobrevuelo de bases de misiles nucleares, de los cuales se da un ejemplo en el capítulo 3.

    • Maniobra de intimidación contra aviones como en Luxeuil y Teherán (capítulos 1.1 y 2.3).

    • Parálisis de testigos, detención de motores, apagones (San Carlos de Bariloche, capítulo 2.5).

     

    Los progresos realizados en la conquista del espacio y en el desarrollo nuclear podrían inquietarles. ¿No sería lógico pensar que civilizaciones extraterrestres habrían establecido estaciones, léase colonias, en el cinturón de asteroides y por qué no, puestos sobre la Luna? Nuestras incursiones y los proyectos estudiados por los Estados Unidos de modificación, a golpe de Bombas H, de las órbitas de asteroides para aproximarlos a la órbita terrestre, con fines de explotar sus minerales, podría preocuparles. Por el momento, parecen no inmiscuirse en nuestros asuntos, pero conviene preguntarse qué es lo que buscan efectivamente. ¿Desean invadir la Tierra? ¿Preservarla de una destrucción nuclear? ¿Conocer y conservar el patrimonio que han creado nuestras civilizaciones durante siglos? Ante esta incertidumbre acerca de sus intenciones, no podemos prejuzgar sobre el futuro y, en particular, considerar que ellos continuarán sin intervenir. Algunas de sus empresas, a nuestro modo de ver, podrían, en el largo plazo, no ser inocentes. ¿Quizás no saben qué hacer con nuestras sensibilidades y políticas de Estado?

     

    10.3 REPERCUSION DE LAS MANIFESTACIONES OVNIS SOBRE EL COMPORTAMIENTO OFICIAL Y OFICIOSO DE LOS ESTADOS

     

    Las repercusiones han tenido desigual importancia. De acuerdo con lo que se sabe de las reacciones de los Estados, es posible clasificarlos según nuestra hipótesis, como sigue:

     

    1. Estados inconscientes de los fenómenos extraterrestres o que, estiman, no les concierne.

    2. Estados conscientes de los fenómenos extraterrestres pero que carecen de medios para investigación.

    3. Estados conscientes de los fenómenos extraterrestres y provistos de medios para su investigación.

    4. Estados que han entrado en contacto con una o varias civilizaciones extraterrestres y que han establecido relaciones y/o establecido una colaboración política, científica y técnica.

     

    10.4 ¿SE HABRAN HECHO CONTACTOS CON UNO O MÁS ESTADOS?

     

    Individuos pretenden haber sido contactados, con objeto de estudios o con vista al establecimiento de relaciones de inteligencia a inteligencia. ¿Se puede imaginar contactos directos y continuados, al más alto nivel, de uno o varios Estados, en particular con los Estados Unidos? Es cierto que la actitud de este país es de la más extraña después de la oleada de Junio 1947, seguida del caso Roswell en Julio de 1947 (anexo 5). Si los norteamericanos han logrado recoger, en esta ocasión u otras, restos por lo menos o trozos completos de naves extraterrestres en relativo buen estado, y también cadáveres de humanoides, un cierto tipo de contacto bien habría sido establecido.

    Las primeras declaraciones y reacciones son, a menudo, consideradas como más probatorias que las afirmaciones ulteriores. Así, inmediatamente después de lo que más tarde se transformaría en el caso Roswell, al general Twinning se le encargó redactar un informe secreto acerca de “discos voladores”, cuya existencia fue revelada solo 22 años más tarde en el Informe Condon. Resulta que estos verdaderamente existen. Ahora bien, desde entonces, los Estados Unidos han practicado una política de secreto creciente (clasificaciones más allá de lo “ultrasecreto” para ciertas carpetas OVNIS, según el senador Barry Goldwater) y de continua desinformación. Las extrañas conclusiones del Informe Condon no son sino un episodio. ¿Porqué y cómo, un secreto de tal importancia podría, a pesar de todo, ser mantenido hasta nuestros días? La respuesta más simple sería que los Estados Unidos desean conservar a cualquier precio una superioridad tecnológica militar sobre los países competidores y quizás, un contacto privilegiado.

    Esta política de secreto y de desinformación ha podido ser dictada por el deseo comprensible de no crear pánico o entusiasmos irracionales en el público. O de prevenirse, en aquella época, contra las acciones de la URSS. O más aún, de no aparecer a los ojos del electorado como incapaces de proveer explicaciones convincentes sobre el fenómeno. Sin duda no se debía atentar contra el prestigio de las fuerzas armadas, incapaces de impedir estas violaciones del espacio aéreo, ni de mostrar el flanco a los ataques contra los presupuestos militares de parte de adversarios políticos. Todo es aceptable, hasta el temor de ver acusadas de mentir a diversas agencias de gobierno en algún momento u otro.

    Sea lo que sea, resulta ilustrativo y sintomático señalar que los Estados Unidos se han dotado desde 1953, de un impresionante arsenal represivo, al parecer siempre actualizado.

    En particular, han promulgado dos ordenanzas militares AFR (Regulación Fuerza Aérea) 200-2 y JANAP-146 (Publicación Conjunta Ejercito, Armada, Fuerza Aérea), la primera prohibiendo al público la divulgación de información relacionada a observaciones de objetos no identificados. La otra hace la divulgación no autorizada de una observación OVNI una infracción con pena de 10 años de prisión y 10 mil dólares de multa a los infractores. La ordenanza JANAP se aplica a los militares pero también a los pilotos de líneas aéreas civiles y a los capitanes de la marina mercante.

     

    10.5 ¿QUÉ DISPOSICIONES DEBEMOS TOMAR A PARTIR DE AHORA?

     

    El que los OVNIS sean o no sean de origen extraterrestre, el fenómeno OVNI ya está entre nosotros y nos impone, de todas maneras, una vigilancia crítica. Comprende, en particular, riesgos de manipulaciones desestabilizadoras en el plan mediático, psicológico, cultural y religioso: terror, guerra de los mundos, psicosis creadas por sectas o lobbies etc. Estos sensibles riesgos de miedo cósmico, a la vez que el descubrimiento y sin duda la conquista del cosmos por venir, justifican, por lo menos de parte de las elites políticas, científicas e intelectuales, una cierta vigilancia cósmica propia, para prevenir cualquier sorpresa chocante, interpretación errónea y manipulación malsana o malévola.

    Sin duda, las medidas a tomar tienen que ser sobre un plan nacional e internacional, sean cuales sean los factores de la problemática política norteamericana, y aún ante una actitud de secreto persistente. ¿Cómo podemos concebir relaciones políticas y militares armoniosas entre aliados, en particular en el seno de la OTAN, que deberían estar basadas sobre una confianza elemental, si el acceso a informaciones tecnológicas en particular, de una importancia casi incalculable, no es compartida?

     

     

     

    10.5.1 Estructuras nacionales

     

    Si Francia desea afirmar su presencia en este campo, parece urgente desarrollar a SEPRA que deberá:

     

    • Reforzar sus recursos materiales y humanos, para estar a la altura de recibir informaciones relacionadas con todas las manifestaciones OVNIS, tanto de Europa como el resto del mundo.

    • Desarrollar potencial de investigación y de análisis.

    • Reforzar su estatuto de representación y de relaciones exteriores.

     

    Igualmente, sería conveniente crear, al más alto nivel del Estado, una célula de enlace con SEPRA, encargada de:

     

    • Elaborar todas las hipótesis posibles.

    • Promover las investigaciones científicas y técnicas y, para este efecto, disponer de un presupuesto mínimo.

    • Proponer elementos de estrategia militar.

    • Participar en la puesta en marcha de acuerdos sectoriales de cooperación con los países europeos y extranjeros interesados en el tema. Hay que señalar, que numerosos países se han dotado ya, de pequeños organismos de recepción de observaciones OVNIS, en el seno de sus fuerzas armadas o servicios de inteligencia.

     

    10.5.2 Estructuras europeas

     

    Sería deseable, que los Estados europeos y la Comisión de la Unión Europea lleven todas las investigaciones y emprendan, ante los Estados Unidos, gestiones diplomáticas ejerciendo presiones útiles, para elucidar esta cuestión capital, que debe inscribirse en un cuadro de alianzas políticas y estratégicas. ¿Quizás sería a propósito de esto que Francia propuso a la Comisión Europea crear en su seno, para no quedar ciegos, mudos y paralizados, un organismo especial más numeroso de coordinación, dotado de los medios humanos y materiales necesarios?

     

    10.6 ¿A QUÉ SITUACIONES DEBEMOS PREPARARNOS?

     

    ¿Qué estrategias podríamos elaborar ante las situaciones siguientes?:

     

    • Aparición de OVNI y voluntad extraterrestre de establecer un contacto oficial y pacífico.

    • Descubrimiento, fortuito o no, de una micro base o base en un punto cualquiera del territorio (Francés) o de Europa: actitud a adoptar frente a una potencia amigable o no.

    • Invasión (poco probable teniendo en cuenta que podría haber sido llevada a cabo antes del descubrimiento del átomo) y ataques localizados masivos o sobre puntos estratégicos o no.

    • Manipulación o deliberada desinformación con vista a desestabilizar otros Estados.

     

    Tratándose de la primera situación mencionada, no es prohibitivo adelantar que los Estados que se hayan dotado de elementos de investigación y análisis elaborados tendrían, quizás, mejores chances de ser escogidos como interlocutores privilegiados. Pero ¿con qué ventajas y con qué riesgos?

     

    Capítulo 11 IMPLICACIONES AERONÁUTICAS

     

    11.1 ¿Porqué implicaciones aeronáuticas?

     

    No es posible, intelectualmente, quedarse indiferente ante un fenómeno aeronáutico inexplicado como el que han enfrentado numerosos pilotos civiles y militares. De varios cientos de casos aeronáuticos averiguados, las implicaciones son principalmente de cinco tipos:

     

    • Simple observación de un fenómeno por la tripulación, los pasajeros o personal de tierra.

    • Detección de un blanco en la pantalla de radar. Esto se produce en uno de cada cinco casos aeronáuticos, terminando a veces con una grabación de traza, como fue el caso del 28 de Enero 1994 en el Centro de Detección y Control (CDC) de Cinq-Mars-la-Pile (capítulo 1).

    • Perturbación de los medios eléctricos o electrónicos de tierra (San Carlos de Bariloche) o de a bordo (Teherán).

    • Acompañamiento de avión (San Carlos de Bariloche, RB-47).

    • Comportamiento en apariencia agresivo (Mirage IV, alumno piloto de Tours, caso Teherán).

     

    El número de testimonios y la calidad de los testigos prohíben eludir el fenómeno. Así mismo, el personal de la aeronáutica, especialmente el de la defensa, debe ser sensibilizado y preparado a encararlo.

    ¿Cómo querer ignorar un fenómeno que se manifiesta por la regular incursión en nuestro espacio aéreo de móviles cuyo comportamiento hace pensar que son piloteados por una inteligencia? ¿Podemos pretender que no es de nuestra incumbencia, simplemente porque esto parece sobrepasar nuestros conocimientos técnicos? Si no hacemos nada, el principio mismo de la Defensa e Inteligencia aéreas estarían puestos en duda.

    Las primeras observaciones hechas por aviadores se remontan a principios de los años 40. Luego, el número de observaciones inexplicadas (según investigación PAN-D) reportadas por pilotos o controladores aéreos se eleva a más de 500. Recordemos que en Francia esta cifra es de tres o cuatro a partir de 1951. Le corresponde a la Fuerza Aérea tomar en cuenta estos fenómenos que, hasta que se pruebe lo contrario, evolucionan principalmente en el espacio aéreo.

     

    11.2 ¿QUIÉN ESTÁ IMPLICADO?

     

    11.2.1 El personal que vuela

     

    El personal que vuela naturalmente está involucrado, particularmente los pilotos ya que, sean civiles o militares, ocupan un lugar privilegiado para observar y serían los primeros afectados en caso de incidentes (riesgo de colisión en particular). Esto resulta especialmente válido para el piloto de combate, ya que está especialmente entrenado para vigilar sin cesar el cielo y porque dispone, actualmente, de sistemas de armamento cada vez más eficaces, capaces de detectar objetivos cada vez más rápidos y más pequeños, a distancias cada vez mayores. La dupla piloto/sistema de armamento es más que nunca un excelente instrumento de observación, y sería nuestro primer medio de intervención si por ventura fuese necesario. Las preocupaciones del piloto de línea son diferentes ya que no dispone de los mismos equipos y su prioridad, frente a esta evidencia, es la seguridad de sus pasajeros. Si bien es un miembro privilegiado en la búsqueda de información, estaría totalmente indefenso ante una actitud agresiva de un OVNI.

     

     

     

        1. Los controladores

        2.  

    El controlador aéreo está ciertamente involucrado. Pero según sea civil o militar, los medios de control a su disposición le ofrecen posibilidades diferentes. En ambos casos, a través del contacto radial con el piloto, es él quien recibe, en primer lugar, la información de la observación transmitida por la tripulación. Debe estar preparado para anotar y lograr completar las observaciones transmitidas con la lucidez que le otorga su posición de retaguardia. Tratándose de la detección radar, sólo el controlador militar dispone de equipos adecuados para detectar un objeto volador que no aplica las reglas de la navegación aérea general. En efecto, los radares militares de defensa aérea permiten presentar en pantalla, simultáneamente, la detección primaria y la visualización sintética utilizada por los controladores civiles (ver anexo 1). Al mismo tiempo, ellos son los únicos que pueden obtener una imagen de aparatos voladores evolucionando a velocidades supuestas de OVNIS. Finalmente, los medios de grabación y restitución de situaciones radar situados en los Centros de Detección y Control (CDC) permiten hacer investigaciones complementarias, si fuese necesario.

     

    11.2.3 Los meteorólogos

     

    Los fenómenos insólitos encuentran a menudo su explicación en los fenómenos meteorológicos. La duda puede ser fácilmente dilucidada si los servicios especializados son informados de lo interesante que son sus observaciones. Todo el personal, civil o militar, especializado en meteorología debe por lo tanto, responder a este llamado.

     

    11-2-4 Los ingenieros del CNES

     

    Los ingenieros del CNES son los especialistas franceses del espacio. Ellos no pueden quedarse indiferentes a los fenómenos OVNIS. El conocimiento de nuestro Universo, la observación del cielo y la vigilancia de todo lo que ahí se desplaza, los designa en forma natural para dirigir los estudios de fenómenos extraterrestres. Vamos a describir sus tareas mas adelante.

     

     

     

     

    11.2.5 Los ingenieros del sector aeronáutico

     

    Los ingenieros del sector están naturalmente involucrados. Sus tareas son presentadas en el capítulo siguiente consagrado a las implicaciones científicas y técnicas.

     

    11.3 ¿CÓMO IMPLICAR A LA AERONAUTICA?

     

    Para que el personal aeronáutico se implique con sus medios hay que saber interesarlo. Y para esto, hay que informarlo sobre el fenómeno, precisar qué es lo que se espera de ellos, definir las acciones reflejo a seguir y la actitud a observar (en caso de).

     

        1. Informar al personal

     

    Informar implica, de partida, hacer admitir la posibilidad de la presencia en nuestros cielos de artefactos extraterrestres. Hay que vencer el miedo al ridículo, admitir que se tiene, a falta de certeza, fuertes presunciones, fundadas en una lista de ejemplos escogidos entre testimonios originados en el mundo aeronáutico. Hay que tocar a todas las generaciones. Conferencias informativas pueden ser fácilmente programadas en las escuelas aeronáuticas para las generaciones jóvenes (Escuela del Aire, Escuela Nacional de Aviación Civil, (ENAC, Sup Aero etc.) y para los menos jóvenes, en los cursos de perfeccionamiento de pos grado o durante la carrera. Evidentemente, en el seno del Colegio Interarmas de Defensa CID y HEDN. El SEPRA ya mantiene conferencias en ENAC en el marco de la formación de Controladores Aéreos Civiles. Solo tiene que extender esta practica a todas las escuelas de formación de personal navegante, sea cual sea la especialización enseñada.

    Para las generaciones en servicio activo estas conferencias pueden ser fácilmente retomadas. Por la parte militar, en los Centros de Control y Detección y Navegación. Para los Controladores Aéreos Civiles, en los Centros Regionales de Navegación Aérea (CRNA). Tratándose de personal de vuelo civil, Air France en particular, ha puesto en marcha para sus tripulaciones, una ficha de información, que es puesta al día periódicamente en forma sistemática.

    Esta información debe ser actualizada de manera regular, sabiendo que el objetivo apuntado es de permitirle al futuro testigo, actor, o simple observador, dominar su actitud frente al fenómeno observado. Si se desea que el personal se involucre, es necesario que sepa cómo reaccionar en tiempo real, comunicar qué a quién, tomar las medidas necesarias correspondientes a la situación, etc. Es con este objetivo que conviene definir con ellos las acciones reflejas que deben aplicar y la actitud a adoptar.

     

    11.3.2 Acciones reflejas

     

    En efecto, es necesario inculcar, al personal confrontado con el fenómeno, las acciones reflejas que debe tener, sabiendo que es solo un simple observador o, en ciertos casos, poder tomar medidas concretas (ejemplo de San Carlos de Bariloche: apagón sorpresivo de las luces de la pista de aterrizaje en medio de un fenómeno OVNI). Es bien cierto que para conservar la calma ante un evento imprevisto mas vale estar preparado. Estas acciones reflejo son de diferentes tipos según se trate de observar, de grabar un testimonio, de transmitir informaciones recogidas, o de reaccionar en tiempo real para tomar medidas ad hoc frente al fenómeno.

     

    11.3.3 Actitud a adoptar

     

    La conducta a seguir se resume de la siguiente manera: observar, anotar el máximo de detalles, si es posible tomar fotografías, dar cuenta, dejando a los visitantes la iniciativa de una eventual toma de contacto y evitar una mediatización prematura.

     

    11.3.3.1 Observación objetiva

     

    Ante una situación desconocida, hay que evitar toda reacción instintiva de auto defensa, que puede ser interpretada fácilmente como una provocación. Hay que contentarse con observar y evitar toda iniciativa que busque indagar el contacto.

     

          1. Alertar

     

    Una vez constatado un fenómeno, conviene rendir cuenta con el fin de alertar a otras tripulaciones, lo que normalmente se hace, y por otra parte a las autoridades, a través de la cadena operacional de control aéreo para los civiles, y de la defensa aérea para los militares.

     

     

    11.3.3.3 Mantenerse discreto frente al público

     

    Testigo de un fenómeno de esta naturaleza, hay que saber adoptar una cierta discreción con respecto a la prensa. Es esencial permitir a los científicos sacarle provecho a la información antes de permitir a los medios desatar la curiosidad del gran público, lo que podría conducir a la desaparición de elementos importantes.

     

    Capítulo 12 IMPLICACIONES CIENTÍFICAS Y TÉCNICAS

     

    La importancia para la Defensa, en el sentido amplio del fenómeno OVNI, conduce a diferentes propuestas:

     

    12.1 REFORZAR LA COLECCIÓN DE ANÁLISIS Y DATOS.

     

    Conviene continuar, y si es posible, extender geográficamente el trabajo de colección de primeros análisis y datos de testigos efectuados sucesivamente por GEPAN y por SEPRA, descritos en los capítulos 5 y 6.

     

    12.2 EMPRENDER UNA VIGILANCIA Y SUSCITAR TRABAJOS FUTURISTAS.

     

    Estudios presentados en el Capítulo 8 permiten concluir que se impone una vigilancia tecnológica por lo menos pasiva y, de preferencia, activa en los terrenos de la propulsión de punta, como por ejemplo la Magnetohidrodinámica. Verdaderamente resulta esencial saber qué están haciendo las otras naciones al respecto. En otros terrenos de punta, el estudio de diferentes testimonios podría conjugarse con experiencias científicas apropiadas para permitir progresos importantes. Un ejemplo típico es el de haces de partículas o de microondas y sus efectos: herramientas, armas.Todos estos sujetos son, en conjunto, más avanzados que los problemas técnicos estudiados actualmente por la DGAC o los organismos públicos de investigación. Ellos no serán tratados sino mediante una decisión al más alto nivel del Estado.

     

    12.3 IMPULSAR LA REFLEXION PARA SITUAR LOS FENOMENOS EN UN CUADRO GLOBAL

     

    Los trabajos mencionados anteriormente permitirán progresar en el modelo parcial de los fenómenos observados, con beneficios nada despreciables para la Defensa y la Industria. Pero, la interpretación global de los fenómenos bien documentados pero inexplicables, exigirá otras investigaciones. Las principales apuntan hacia la hipótesis extraterrestre: citemos las investigaciones actuales sobre la detección de planetas extra-solares, que tomarán un rumbo nuevo luego que el VLT (Very Large Telescope) de ESO (European Southern Observatory) en Chile permita su observación directa. Cada descubrimiento de un planeta, efectuado hoy en día en forma indirecta, encuentra eco favorable en los medios de comunicación.

    Menos espectaculares, pero apasionantes para un público culto, son los trabajos sobre el origen de la vida que están siendo llevados a cabo a un ritmo satisfactorio. Ellos están basados en la Exobiología, ciencia de la vida extraterrestre (ver anexo 3). Los estudios sobre la evolución y sus mecanismos están siendo perjudicados por discusiones de diferentes escuelas. Son importantes para nuestra temática: ¿Cómo podría evolucionar la vida en otros lugares? Insuficientemente desarrolladas, pero de igual importancia, son las reflexiones sobre el génesis y el porvenir de las civilizaciones. Ellas se prolongan normalmente por escenarios de perspectivas a largo plazo para nuestro planeta y lógicamente, para otros planetas.

    El viaje interestelar, como se menciona en el anexo 4 titulado “La Colonización del Espacio”, debe ser objeto de una atención a lo menos pasiva. Este tema está siendo tratado actualmente en los Estados Unidos donde, numerosos contratos hechos por la NASA o el Pentágono, conciernen a la propulsión por antimateria en el espacio solar o interestelar. Igualmente, es en los Estados Unidos que el astrónomo Papagiannis obtuvo, hace algunos años, un contrato de la NASA para detectar eventuales ciudadelas espaciales en el cinturón de asteroides situado entre los planetas Marte y Júpiter. Observó fotografías tomadas en 1983 por el satélite IRAS y buscó eventuales emisiones infrarrojas anormales que provenían de objetos de este cinturón. Parecería que NASA no renovó el contrato de Papagiannis, que no habría producido resultados.

     

    12.4 LOS ESTUDIOS ESPECIALES

     

    Ciertos estudios no precisan de ciencias o tecnologías “duras”: Para los viajes interestelares, la estabilidad de las sociedades debe ser estudiada. ¿Cuál es en particular, su mínima dimensión? Habría que analizar, discretamente, pero a fondo, las diversas tentativas de desinformación puestas en marcha por ciertos gobiernos extranjeros. El deseo de ellos por apropiarse de tecnologías futuristas de aeronaves militares y armamentos podría explicar estos intentos (ver anexos 5 y 6). Convendría prevenir desde ya las medidas y decisiones a tomar en caso de que se produjesen eventos como contactos indudables, físicos o radioeléctricos, con una civilización exterior.

     

    Capítulo 13 IMPLICACIONES POLITICAS Y RELIGIOSAS

     

    La apreciación de las influencias que ejercería la confirmación formal de la existencia de OVNIS y de civilizaciones extraterrestres sobre la situación política y religiosa de los Estados de la Tierra, podría alzar la apuesta. Sin embargo, el ejercicio es menos arduo si tratamos de ponernos en el lugar de los extraterrestres, que habrían tomado la Tierra como campo de observación y/o de intervención. Vamos a utilizar este método. Conviene tomar evidentemente, como resueltas, las dificultades técnicas y humanas que nos permitirían sobrepasar los límites de nuestro sistema solar y de nuestra galaxia:

    • Sea en el transcurso de viajes seculares a bordo de “naves-mundo” en las cuales, miles de voluntarios embarcados verían sus generaciones renovarse. Hay que considerar que estas naves estarían imposibilitadas de volver algún día a la Tierra, lo suponemos por lo menos, lo que conferiría de facto, al gobierno de a bordo, una autonomía política y una libertad de decisión independientes de las ordenes y programas establecidos, antes de partir de la Tierra (Anexo 4: “La Colonización del Espacio”).

    • Sea durante algunos meses o años, según los conceptos científicos y las técnicas totalmente revolucionarias que falta por imaginar, con ayuda de aparatos o sondas piloteadas por tripulaciones clásicas o androides biónicos que recibirían instrucciones de una estación nodriza o de la Tierra.

    Durante el transcurso de estas exploraciones, podríamos descubrir uno o varios astros poblados con seres mas o menos cercanos a nosotros, “humanos”, humanoides o criaturas más extrañas. Ellos habrían creado civilizaciones comparables o más avanzadas que la nuestra actual, o no estarían dotados más que con aptitudes rudimentarias a la civilización, o bien aún en el nivel de la supervivencia elemental.

     

     

    13.1 PRIMERA FASE: OBSERVACION A DISTANCIA

     

    Parece razonable pensar que nuestros exploradores terrícolas habrían recibido como misión observar pacíficamente estos mundos y/o conquistar, pura y simplemente, estos nuevos territorios para establecerse. El estado de avance de las poblaciones locales dictará verdaderamente el modo, la naturaleza y la duración de estas observaciones cuyos preliminares deberán ser, naturalmente, analizados:

    • Los seres vivos, sus formas de pensar y de vivir, sus idiomas, sus religiones y creencias, sus artes, ciencias, técnicas y armamentos, sus instituciones políticas, sus organizaciones sociales y sus Historias en general.

    • El medio en el que viven estas poblaciones, los animales, los vegetales, los minerales etc.

    Esta primera fase, excluyendo todo contacto físico o material, sería de observación científica de laboratorio en vivo: escuchas electrónicas, detecciones televisivas, grabaciones, traducción de lenguajes, análisis, evaluaciones etc. Es importante subrayar que este período podría durar un año, diez años, un siglo, mil años, no importa. En efecto, ¡Qué experiencia científica más bella que la de disponer de poblaciones más o menos civilizadas, detenidas o en evolución, en paz o en guerra, organizadas de cien maneras diferentes, dotadas sin duda de lenguas diferentes unas de otras, considerando cada una a su manera, la organización de sus ciudades terrestres y espaciales. En una palabra, nos encontraríamos en situación de observarnos nosotros mismos!

     

    13.2 SEGUNDA FASE: TOMA DE MUESTRAS IN SITU Y APARICIONES FURTIVAS

     

    La interpretación de los datos recolectados no podrá estar completa hasta que sea franqueada una segunda fase en cuyo transcurso, la toma de muestras y análisis de elementos minerales, vegetales, animales y aún quizás de seres evolucionados, se lleve a efecto. Entonces, se presentará la pregunta acerca del tipo de contactos que convendría establecer y las implicaciones políticas, psicológicas y religiosas que podrían resultar en las poblaciones locales: contactos furtivos y disimulados, visibles y manifiestos, continuados o intermitentes. Si el modo de operar furtivo y disimulado es el escogido en primer lugar, no se podrá, según el estado actual de nuestra tecnología, pasar totalmente desapercibidos por las poblaciones indígenas. Es legítimo estimar que los impactos psicológicos y religiosos podrán variar según los diferentes tipos de organizaciones políticas y niveles de desarrollo moral y científico encontrados en un mismo mundo.

     

    13.2.1 Impactos sobre civilizaciones de la era pre industrial

     

    Los individuos o las multitudes pertenecientes a la era pre-industrial, podrían darse cuenta del pasaje y/o aterrizaje de nuestras naves o artefactos teleguiados. Podrían, colectivamente, considerarlos como otro de tantos fenómenos naturales, divinos, extraordinarios, maravillosos, aberrantes o diabólicos (frescos del monasterio de Detchani, esferas de Nuremberg y de Bale en 1561 y 1566, ver Anexo 6). En resumen, las memorias colectivas de estos pueblos y su imaginación en general podrían ser, más o menos poderosamente, marcadas por tales manifestaciones si ellas son acompañadas en particular, por la visión de nuestros cosmonautas, vestidos o no con sus trajes espaciales, o de robots o androides que hubiésemos escogido para desembarcar o aparecer. Tales apariciones, si las autoridades locales revelaran y certificaran públicamente su realidad, tendrían sin duda un impacto creador de una naturaleza tal que modificaría por algún tiempo las concepciones políticas y religiosas locales.

     

    13.2.1.1 Impacto sobre las religiones locales

     

    Con las ordenes terrenales y celestiales encontrándose profundamente imbuidas en las mentalidades, las apariciones de nuestras naves espaciales o aparatos teleguiados, o más aún, de nuestros astronautas o robots biónicos, impresionarán permanentemente los espíritus, influenciar las religiones, inspirar (religiones) nuevas o inspirar mitos. Vienen a la memoria las maquinas voladoras que describe extensamente Ezequiel (1), la guerra aérea del Ramayana, la epopeya de Gilgamesh (2), los Elohim del Génesis (3) los vigilantes del cielo mezclándose con las hijas de los hombres y engendrando gigantes de los que también habla Enoch (4) y, más generalmente, los Inmortales, los Hijos o los Reyes del cielo del Oriente y la China (5), del Japón “Tierra de los Dioses” (6), los Viracochas de América del Sur, los Incas o los grandes dioses del Antiguo Egipto, los Dioses, los Titanes, los Gigantes, los procreados por Dios y los Héroes de la Antigüedad occidental y oriental (7) etc.

    Lo maravilloso y los fenómenos extraordinarios participaban antiguamente del orden natural de las cosas. Las religiones, fundadas sobre la existencia de un Dios o de un orden creador, ¿serían sacudidas por tales apariciones? Nada es menos cierto. Pasado el shock, el espanto y la curiosidad, una nueva apreciación del orden cósmico podría sustituir las antiguas concepciones religiosas, sin por ello, destruir el principio divino mismo. Dios no circula en una nave espacial. Las grandes religiones terrestres no reprueban la idea de la existencia de otros mundos habitados en el Universo. ¿Hace falta recordar que ciertas memorias colectivas conocen aberraciones, a pesar de pruebas ulteriores tangibles otorgadas a sus catecúmenos? (Culto al avión en las Nuevas Hébridas) (8). La expedición militar y científica de Bonaparte a Egipto no dejó huella en los anales locales, que solo retuvieron una interrupción del peregrinaje a la Meca (9). Más cerca de nosotros, numerosas personas no creyeron que el Hombre había pisado la Luna, considerando que se trataba de una operación publicitaria o de desinformación. A propósito, sería conveniente perfilar este impacto en la medida en que otras civilizaciones antiguas han concebido panteones, donde los dioses estaban asociados con manifestaciones aterradoras del mar, del viento, de los volcanes, de terremotos o del rayo. Es difícil decir si eran los avatares de influencias extraterrestres o procedían simplemente de la invención de las mitologías explicativas del mundo.

     

    13.2.1.2 Impactos políticos

     

    Los impactos políticos deberían ser mucho más efímeros, al menos en apariencia. En efecto, pasados los momentos de estupor, la organización política de los estados no parecería tener que afectarse permanentemente, imponiéndose rápidamente las situaciones contingentes. De todas formas, un monarca o jefe de estado podría proclamarse el intérprete exclusivo y privilegiado de estas manifestaciones extraordinarias. ¿No se sentiría tentado a consagrarse dios-rey o rey-dios a los ojos de sus súbditos?

    Hay que constatar que la Historia abunda en dioses-reyes o reyes-dioses (faraones, reyes asirios, reyes helénicos, emperadores romanos, chinos o japoneses, reyes del sol de América Central o del Sur etc.) sin que se pueda distinguir lo que determina la natural y espontánea búsqueda de la legitimidad del poder, con lo que no podría ser otra cosa que el resultado de una captación privilegiada.

     

    13.2.2 Impactos sobre las civilizaciones de la era industrial

     

    Las civilizaciones de la era industrial son más escépticas que antes y conciben, con menor facilidad, lo que no es inmediatamente explicable o que no se pueda simplemente medir. De todas formas, es seguro que poblaciones como las nuestras de hoy se verían profundamente afectadas si la prueba irrefutable de la existencia de extraterrestres fuese otorgada. ¡Esta cuestión está en el corazón de nuestro informe!.

     

    13.3 TERCERA FASE: INFLUENCIAS SOBRE LAS CIVILIZACIONES LOCALES

     

    La tercera fase sería aquella de las influencias que encontraríamos a propósito de ejercer sobre el medio y las civilizaciones encontradas con vista a hacerlas evolucionar a nuestra manera. Las ventajas y los riesgos deberán ser cuidadosamente estudiados.

     

    13.3.1 Influencias sobre civilizaciones de la era pre industrial

     

    Podríamos estimar necesario, en algunos casos, influir de manera precisa sobre el medio y de manera sutil sobre la evolución de civilizaciones locales. Podría parecernos necesario aportar poco a poco, al final de nuestras observaciones y análisis, modificaciones al medio natural y al ecosistema, practicando por ejemplo, siembras o implantes de vegetales y organismos seleccionados que hicieran falta.

    Al mismo tiempo, los cursos de las civilizaciones indígenas podrían ser progresivamente modificadas influyendo, a distancia o directamente, sobre las cualidades o defectos de individuos escogidos, acentuando sus disposiciones intelectuales, morales y sus conocimientos específicos o provocando mutaciones genéticas mediante diferentes procesos a inventar. Se trataría, en la práctica, de jugar el rol que estas poblaciones destinarían a sus dioses, los cuales, con el aporte de algunos textos sagrados, influirían, por ejemplo, en su sentido de la moral, su religiosidad y quizás en sus leyes e instituciones políticas. El uso de elementos destinados a aterrorizar e impresionar podrían ser apropiados en ciertos casos. Y nada impediría, guardando toda reverencia, pensar en diferentes episodios del Antiguo Testamento y las condiciones bajo las cuales fueron instituidas las leyes de Moisés, dictado el Corán. Las influencias recuerdan un cierto número de enigmas de la Historia, quizás por ejemplo, la aparición concomitante de las grandes civilizaciones del Indo, de Mesopotamia y Egipto (ciudades, arquitectura, escritura, calendario, astronomía etc.) También hacen pensar en el extraordinario mapa de la Antártica, dibujada casi libre de hielos, por el francés Oronte Finé, en 1531, casi tres siglos antes del descubrimiento de este continente en 1820.

     

    13.3.2 Influencias sobre civilizaciones de la era industrial

     

    La naturaleza de estas influencias variará según el tipo de civilizaciones, su desarrollo tecnológico y su acostumbramiento psicológico o no, a la existencia de civilizaciones extraterrestres. Convendría previamente inculcar en el espíritu de estas poblaciones la idea de la probable existencia de civilizaciones extraterrestres (historias de ciencia-ficción, películas, dibujos animados, juegos de vídeo, publicidad, crear un clima favorable, sectas idóneas, etc.)

    Conocimientos técnicos nuevos y esenciales podrían ser aportados por diferentes vías o a causa de accidentes fortuitos o provocados de algunos de nuestros artefactos espaciales. Viene a la memoria el caso Roswell. Es necesario que el gobierno norteamericano muestre, comunique y deje analizar, sin rodeos, todos los elementos que ha recogido realmente en esa ocasión.

     

    3.4 CUARTA FASE: CONTACTOS DIRECTOS

     

    Una cuarta fase será el establecimiento de contactos directos con algunos indígenas o con poblaciones enteras, recurriendo o no a una avanzada de robots biónicos. Una vez mas, los objetivos perseguidos deberán ser determinados con precisión. El verdadero interés y utilidad de tales contactos deberán ser calculados con cuidado, sopesando los riesgos y las consecuencias. Un programa preciso podría ser planificado. De todas formas, si una de nuestras naves espaciales se viese afectada por un accidente grave, podría ser causa para un contacto oficial, de un implante necesario o colonización y aún más, si fuese necesario, de una operación de información y desinformación. Conviene contemplar también, la sedición de algunos miembros de nuestra tripulación, a los que habría que desembarcar, o que decidiesen quedarse a vivir en alguno de los mundos descubiertos y, en el limite, que se mezclasen con las poblaciones indígenas, contraviniendo ordenes de no-intervención en los asuntos locales. Estos contactos suponen que los mundos descubiertos estén poblados por seres humanos o humanoides, cuya constitución sería parecida o idéntica a la nuestra. Pero en la hipótesis de contactos e implantes de larga duración de miembros de nuestras tripulaciones, ¿será necesario, por razones profilácticas, prohibir las mezclas, bajo pena mayor o al contrario, será necesario tolerarlas y hasta alentarlas? Todo esto considerando que contactos directos y prolongados conducirán ineludiblemente a que las poblaciones indígenas concluyan que no somos muy diferentes a ellos. Sería prudente a este propósito, enviar previamente androides teleguiados para apreciar las reacciones que suscitaría tal intrusión o de aclimatar la idea mediante apariciones furtivas y episódicas.

    ¿Qué sucedería si nos encontramos con poblaciones de seres deformados o monstruosos a nuestros ojos? El efecto óptico sería ciertamente impactante y un sujeto de noticia para sus medios y los nuestros, pero los tipos de contacto serán por supuesto diferentes.

     

    13.4.1 Contactos directos con civilizaciones de la era preindustrial

     

    Es seguro que tales contactos harán imaginar a las poblaciones locales que están en presencia de dioses. Acercamientos históricos vienen naturalmente a la memoria: la llegada de los Españoles con armadura y a caballo en América Central, o más generalmente, aquella de los europeos luego del descubrimiento y exploración del globo. El impacto sobre las poblaciones que jamás habían visto caballos, armaduras brillando al sol, hombres blancos, rubios o de cabello rojo en particular, debe haber sido fuertemente resentido. Sin embargo, el shock de estas apariciones será atenuado rápidamente con el aumento de las relaciones y con la toma de un lugar preponderante de parte de nuestras tripulaciones en el orden político y militar local. Esto nos lleva ciertamente a diferentes epopeyas del descubrimiento del mundo, a la colonización europea y también al fin de los imperios occidentales.

     

    13.4.2 Contactos directos con civilizaciones de la era industrial

     

    Llegaría el día en que estimaríamos que estas civilizaciones, conducidas progresivamente por nosotros hasta nuestra escala, podrían igualmente participar en nuestro mundo. El terreno previamente preparado, los contactos podrían ser discretamente establecidos, por ejemplo, con individuos seleccionados al mas alto nivel de los Estados o de algunos de ellos y mantenerlos, si es posible, en secreto. No estando excluidas las indiscreciones, los dirigentes escogidos deberán llevar a cabo operaciones de información, de desinformación y de contra-información para darle un carácter de privilegiado a estas relaciones y quizás, beneficiarlos de nuestra parte, con informaciones científicas, técnicas y políticas inéditas, que les permitan aventajar a sus rivales. La selección de Estados, gobernantes, personalidades o de simples individuos será de primera importancia.

    Antes o después de la implementación de un programa de influencia ¿Por qué no imaginar hacer aparecer robots biónicos de apariencia humana, o parecidos a los habitantes del lugar, para no arriesgar la vida de los miembros de nuestras expediciones? ¿Por qué no presentarnos pura y simplemente nosotros mismos a vista y paciencia de todos? Es fácil imaginar la inmensa resonancia que esto provocaría en todas las esferas de lo psicológico, de lo político, militar, estratégico, religioso, sin hablar de los medios de comunicación, de las múltiples concertaciones y coloquios internacionales, de reuniones interrumpidas de organizaciones al estilo ONU, de los llamados “a la unidad del mundo”, a la concertación nacional, a la creación de comisiones de recepción etc. La rivalidad de los Estados sería interesante de observar.

    De más está decir, que nuestras intenciones deben ser percibidas como pacíficas. Si esa no fuese nuestra política, no sería necesario tomar precauciones particulares para ganarse los sentimientos de las poblaciones locales. En todos estos casos deberíamos encontrar idólatras, aduladores y zalameros que por certeza milenarísta, credulidad, pragmatismo o interés, nos recibirán entusiastamente como salvadores, capaces de resolver todas sus dificultades y de aportarles la paz y la prosperidad, de preferencia sin aportar mayores esfuerzos. Estos serán nuestros primeros aliados. Los celosos, los escépticos y los replegados sobre las venerables concepciones seculares de su mundo conmocionado, pondrán en duda o negarán nuestra existencia. Si llegasen a admitirlo, nos considerarían como invasores cuyas intenciones serían percibidas como sospechosas a pesar de ser pacíficas. De ahí, a crear movimientos de defensa y resistencia al invasor, no hay, lógicamente, nada mas que un paso. La importancia de estos movimientos dependerá, en parte, de nuestra habilidad para reducirlos, convencerlos, con la esperanza de unirlos a nosotros.

    ¿Pero, cómo evitar la trampa de las buenas intenciones y buenos sentimientos con las que, cada uno sabe, está pavimentado el infierno? ¿Será necesario admitir desde cuándo datan nuestras observaciones? ¿Se nos reprochará no haber intervenido para evitar tal o cual conflicto mundial? ¿Se nos imputará la responsabilidad, o más aún, se nos acusará en forma genérica de haber modificado el curso de sus civilizaciones? Fuertes y duraderas perturbaciones deberán ser contempladas en este caso. ¿Se sentirán decepcionados al saber que no somos inmortales? Tarde o temprano intercambios comerciales, tecnológicos y financieros deberán establecerse con estas poblaciones. ¿Será política sabia ocuparnos de asuntos locales? Y, de una forma u otra ¿Podremos escapar a la solicitud de ser los árbitros de diferencias políticas, de la paz, de la guerra y de crisis económicas?

    Pase lo que pase, todas las dificultades no resueltas serán puestas, algún día, a nuestra cuenta. ¿No nos reprocharán los aportes de nuestra muy evolucionada civilización? Cambios de opinión y de actitud hacia nosotros podrán producirse con el tiempo. Grupos de personas podrían tentarse algún día y considerarse nuestros pares al no mantenernos inaccesibles. Surgirán entonces movimientos reivindicadores, a los que se agregarán sin duda ciclos revolucionarios y que sufriremos junto a nuestros heroicos aliados. Nuestra política global se encontraría comprometida y deberíamos espaciar los contactos y, finalmente, retirarnos a nuestras naves y bases de retaguardia. Dispondríamos entonces del tiempo necesario para revisar nuestras políticas, apoyados por técnicas aún desconocidas por nuestros catequistas.

    El descubrimiento de mundos nuevos nos permitirá entrar en contacto con civilizaciones tan desarrolladas como la nuestra y aún mucho más avanzadas. Nada permite excluir, en última instancia, que nos encontremos con exploradores venidos de otros mundos aún más lejanos. En estas hipótesis, es legítimo imaginar que hayamos sido nosotros, los descubiertos primero, en el espacio. Nos tocará a nosotros conocer, por lo menos en parte, los efectos psicológicos y las implicaciones políticas y religiosas que hemos descrito. ¿Cuál será la política de los gobernantes locales sobre nosotros? ¿Nos recibirán pacíficamente o nos mantendrán a prudente distancia? ¿Habrá que temer vernos opuestos, por armas nucleares espaciales u otras, contra las bases que hayamos instalado en algún cinturón de asteroides cercano a uno de sus mundos?

    ¿Cuáles serán los resultados de tales encuentros? ¿Qué relaciones podremos establecer y qué influencias ejercerán sobre nosotros estos diferentes tipos de civilizaciones? Todo es factible. Habiendo cerrado este capítulo, nos vemos devueltos a nuestras interrogantes actuales.

     

     

     

    Capítulo 14 IMPLICACIONES MEDIÁTICAS

     

    Como se ha señalado anteriormente, puede parecer extravagante que, personas sensatas, científicos por añadidura, se interesen en fenómenos inexplicados y por el momento todavía inexplicables, arriesgando parecer ridículos. Pero, tal como este informe trata de demostrarlo, existen suficientes signos de interrogación sobre huellas tangibles, para justificar traer el interés científico a estas preguntas. Es lo que nos separa de la aproximación que hacen los medios: la curiosidad del investigador por la investigación a emprender, con el fin de resolver los enigmas propuestos a su sagacidad, aún si el estado actual de la Ciencia no es suficiente para responderlos completamente. Se opone a la curiosidad de la prensa por un tema que puede repercutir, susceptible de aportar maravillosos golpes noticiosos donde el rigor científico no es generalmente de su patrimonio.

    No es cosa de entablarle un juicio a la prensa: su ayuda es a menudo preciosa. Pero estos eventos fugaces descansan en testimonios humanos, sobre todo más frágiles si se tiene en cuenta que vienen de personas emocionadas por su encuentro con “lo desconocido” que escapa a los conocimientos habituales. La Prensa a veces tiene la tendencia, sea a poner en ridículo los hechos aportados o a ridiculizarse ella misma por exceso de informaciones fuera de contexto, a partir de elementos descritos por los testigos.

     

    14.1 ¿QUÉ PUEDE TEMER UN GOBIERNO DE LA CURIOSIDAD DE LOS MEDIOS?

     

    • El pánico: los medios difunden informaciones aterradoras susceptibles de sembrar el pánico en la población. El famoso ejemplo de la emisión de ciencia-ficción de Orson Welles, tomada al pié de la letra por los auditores de la radio en 1938, provocando un caos enorme en una región de los Estados Unidos, quizás haya condicionado la reacción de los militares norteamericanos frente al incidente Roswell en 1947. La desinformación fue hábilmente conducida ya que amordazó a los medios durante 30 años. El pánico que acompaña a los grandes desórdenes humanos (suicidios, fuga por las calles, asesinatos y saqueos) haría retroceder a cualquier gobierno para quién la paz es un factor de riqueza y de poder.

    • La desconfianza: el miedo de ver, divulgadas y retomadas con ironía manifiesta, informaciones exactas, es también un freno a la abierta evocación de cuestiones OVNI. Esta actitud es la raíz de la desinformación y de la confusión con la que se empapa a la opinión pública a propósito de lo que es verdadero o falso. Esta solo puede ser temida por los que toman decisiones.

    • El miedo al ridículo: Es a veces muy difícil de superar, aunque no se hace presente desde hace tiempo.

    • La manipulación: los medios pueden ser manipulados por lobbies o grupos de presión con fines sectoriales (por ejemplo: para obligar a hombres políticos a crear una IDS anti-OVNI) y poder así hacerse los portavoces involuntarios de una maniobra de desinformación o de un atentado de desestabilización.

     

    14.2 ¿QUÉ ACTITUD ADOPTAN LOS MEDIOS?

     

    Para la prensa sensacionalista todo es bueno si se vende. La curiosidad del público es grande y su demanda genera artículos seductores, a menudo fantasiosos. Si bien se hace eco de teorías increíbles, por otra parte, es gracias a ella que las últimas revelaciones sobre Roswell, hechas por viejos testigos, comienzan a ser conocidas.

    Para los grandes periódicos, la ironía o la agresividad son, a menudo, una forma de abordar un tema tabú que nadie domina. Pero la prensa también sabe hacerse eco de fenómenos extraordinarios cuando, por ejemplo, en San Carlos de Bariloche, docenas de personas han sido testigos. También l corresponde hacer una buena presentación del dossier OVNI.

    Para el cine y la televisión, el tema está de moda ya que puede ser tratado como ficción y nada para la + imaginación de los productores. La forma extravagante adoptada por Canal x para su “Noche de Extraterrestres” no incita a tomar en serio el tema. Sin embargo, hay que rendirle homenaje a algunas emisiones serias y bien documentadas, como la de Arte en Marzo de 1996.

     

    14.3 ¿QUÉ HACER?

     

    El futuro de nuestro planeta está en el espacio. Que sea la superpoblación, el espíritu de aventura, la búsqueda de otras materias primas, el gusto por la conquista y la colonización, o bien otras motivaciones, más o menos altruistas, todo lleva a la expansión de la Humanidad. ¿Seremos algún día los extraterrestres de otros planetas? Una vez que nuestras sondas orbiten mundos cada vez más lejanos y sean filmadas, ¿Qué podrán pensar sus hipotéticos habitantes?

    Hay que prepararse para esta eventualidad y los medios pueden educar a las masas. Un SEPRA reforzado podrá consagrar, útilmente, sus esfuerzos en la formación de periodistas y crear un sitio en Internet.

     

    CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

     

    El problema OVNI no puede ser eliminado por simples dardos de espíritus cáusticos y desenvueltos. Desde la aparición del primer informe de la Asociación de Antiguos Auditores del IHEDN hace 20 años, el CNES lleva a cabo estudios serios, en estrecha colaboración con la Gendarmería Nacional y la Fuerza Aérea principalmente, a la vez que con otros organismos de Estado (Aviación Civil, Meteorología etc.). Estos estudios reagrupan otras investigaciones, emprendidas de manera mas o menos discreta en el extranjero y esencialmente en los Estados Unidos.

    Ellos demuestran la realidad física, casi cierta, de objetos voladores totalmente desconocidos, de extraordinarios sistemas de vuelo y silencio, aparentemente piloteados por inteligencias. Estos objetos voladores impresionan grandemente por sus maniobras a pilotos civiles y militares, que vacilan en hablar. El miedo a parecer ridículo, aislado, o simplemente crédulo, motiva esta reserva principalmente. Aparatos de origen terrestre (drones, aviones furtivos) no pueden explicar sino un pequeño número de casos. Retrocediendo lo suficiente en el tiempo, se percibe claramente los límites de esta explicación.

    Es forzoso recurrir a otras hipótesis. Algunas no pueden ser ni confirmadas ni rechazadas. No son ciertamente científicas y, ciertamente, es bien difícil estudiar científicamente fenómenos raros, fugitivos y aleatorios, cuando la Ciencia se basa sobre todo, en experimentos y su repetición. Sin embargo, el ejemplo de los meteoritos demuestra que este género de fenómeno puede, a pesar de todo, terminar por ser admitido por la comunidad científica.

    Una sola hipótesis se hace cargo suficientemente de los hechos y, en lo esencial, no recurre a la ciencia actual: es la de visitantes extraterrestres. Emitida en 1947 por ciertos militares norteamericanos, es hoy en día conocida mundialmente, criticada por cierta elite, pero plausible. Científicos (astrónomos, físicos, ingenieros, investigadores) la han elaborado lo suficiente para que sea aceptable, en tanto que hipótesis, por sus pares.

    Diferentes variantes plausibles de viajes de una o varias civilizaciones, de un sistema solar lejano al nuestro, han sido puestas a punto. Un modelo de técnicas Magnetohidrodinámica, que podría ser empleada por los OVNIS en sus desplazamientos en la atmósfera, ha sido llevada a un buen nivel de desarrollo. Otras manifestaciones de estos objetos han recibido un principio de explicación física (las pannes de automóviles, etc.).

    Los objetivos de estos eventuales visitantes continúan siendo desconocidos, pero deben ser objetos de indispensables especulaciones y de puesta a punto de posibles escenarios.

    La hipótesis extraterrestre es, lejos, la mejor hipótesis científica. No está categóricamente comprobada, pero existen a su favor fuertes presunciones y si es correcta, conlleva grandes consecuencias.

    De esta constatación prudente pero firme, se pueden hacer varias recomendaciones:

     

    1. Informar a los encargados de tomar decisiones políticas, militares y administrativas, al mismo tiempo que a los pilotos de aviones y helicópteros. Una acción de información progresiva podría comprender:

     

    • El ENA y el IHEDN

    • Las Escuelas dependientes de la Defensa y antiguos alumnos: Fuerza Aérea, Naval, Saint-Cyr (Militar), Gendarmería (oficiales y suboficiales), Sanidad, Politécnica, ENSTA, ENSAE, CID, CHEAR, CHEM.

    • Escuelas civiles y sus ex alumnos: Escuela Nacional Superior de Policía, Escuela de Oficiales de Policía, Escuelas de Periodismo, Escuela Nacional de Aviación Civil. En esta última, numerosas conferencias han permitido enseñarles, a los Controladores Aéreos, buenas reacciones en caso del encuentro entre un avión y un OVNI.

    • Organismos que llevan a cabo o mantienen investigaciones con fines militares: DGA, ONERA, CEA/DAM.

    • Los Servicios Especiales y la Dirección de Comunicación de Defensa (DICOD, ex SIRPA Central), llamando su atención sobre los procesos de desinformación.

     

    2) Reforzar los medios humanos y materiales de SEPRA para que pueda:

     

    • Desarrollar sus posibilidades de investigación y análisis.

    • Recibir informaciones relacionadas con todas las actividades OVNI tanto en Europa como en el resto del mundo.

    • Mantener y desarrollar una base de datos sobre los diferentes aspectos de estas manifestaciones.

    • Incrementar su status de representación y de relaciones exteriores.

    •  

    3) Hacer tomar en cuenta la detección de OVNIS por los sistemas civiles y militares de vigilancia del espacio, que es necesario desarrollar por razones diferentes (prevención de colisiones entre aviones, satélites, chatarra espacial etc.)

    4) Crear al más alto nivel del Estado una célula de enlace con SEPRA encargada de:

     

    • Elaborar todas las hipótesis posibles.

    • Promover acciones científicas y técnicas y, para este propósito, disponer de un presupuesto de algunos millones de francos.

    • Participar en la puesta en marcha de acuerdos sectoriales de cooperación con otros países.

     

    5) Emprender hacia los Estados Unidos, con el apoyo de otros países, sean la Unión Europea, esfuerzos diplomáticos para incitar a la superpotencia a colaborar, y si es necesario, ejercer presiones útiles para elucidar esta cuestión de capital importancia, que solo puede inscribirse en el cuadro de alianzas políticas y estratégicas.

    6) Por muy especulativas que sean estas eventualidades, reflexionar, a nivel de poderes públicos, con la ayuda de la célula mencionada en 4, sobre las medidas a tomar en caso de manifestaciones espectaculares e indiscutibles de OVNIS:

     

    • Intento abierto de toma de contacto.

    • Aterrizaje ante numerosos testigos.

    • Otras acciones de envergadura.

     

    Estas reflexiones serían llevadas en forma metódica, conservando por supuesto, un mínimo de distancia.

     

     

     

     

    ANEXOS

     

    Anexo 1.-La Detección Radar en Francia

     

    La detección radar en Francia se realiza a través de dos redes de estaciones. Una militar, equipada a la vez de radares primarios y secundarios, la otra civil equipada casi en su totalidad de radares secundarios.

    El radar primario permite visualizar sobre una pantalla la posición geográfica y la altitud (radar tridimensional) de todos los (blancos) móviles por reflexión de las ondas de radar sobre el cuerpo del (blanco) móvil.

    A la inversa, el radar secundario solo permite detectar o visualizar sobre la pantalla aquellos blancos equipados de un “respondedor” capaz de responder a las señales codificadas que emite. Así, todo blanco móvil, no equipado con un “respondedor”, no podrá ser detectado por un radar secundario.

    Esta particularidad es extremadamente importante en el tema que nos preocupa, ya que sólo los radares primarios, con los que están equipados los Centros de Detección y Control (CDC) militares y aviones de detección radar (AWACS) de la Fuerza Aérea y pronto los Hawkeye de la Marina, son susceptibles de descubrir un OVNI, siempre y cuando este no sea “furtivo”.

    Hay que saber finalmente que, todas las informaciones radar detectadas por el conjunto de estaciones radar del territorio, de los aviones de detección aérea y de las estaciones de países vecinos, son recogidas y tratadas en la red STRIDA (Sistema de Tratamiento de Informaciones de Defensa Aérea), permitiendo así, tener una cobertura de detección cubriendo un cuadrado de más de 4.500 kilómetros por lado.

     

    Anexo 2.- Observaciones de los Astrónomos. (Por Jean-Claude Ribes)

     

    A menudo se ha opuesto a los testimonios sobre OVNIS el siguiente argumento: los astrónomos, que debieran ser los primeros en detectarlos, no relatan tales observaciones.

    Una primera respuesta es que, en efecto, el astrónomo profesional se concentra sobre una pequeña porción de cielo, observada a través de un instrumento, dentro de una cúpula. Por lo tanto, tiene menos oportunidades que un “turista” de observar un fenómeno luminoso relativamente raro. Los astrónomos aficionados, que se pasan mucho más tiempo mirando al cielo, generalmente al aire libre, están mucho mejor ubicados para observar un fenómeno inhabitual, sin confundirlo con un objeto astronómico. Pero puede esperarse una fuerte reticencia de parte de ellos para relatar una observación de este tipo, por temor al ridículo, ya que los aficionados, generalmente, están deseosos de un reconocimiento profesional. En todo caso, ninguna encuesta específica ha sido llevada a cabo en esta población en particular.

    El resultado de dos estudios independientes, efectuados por astrónomos profesionales, con sus colegas es bastante diferente: Hynek, en los años 50, interrogó formalmente a una cuarentena de astrónomos, de los cuales, más del 10 por ciento habían efectivamente observado fenómenos inexplicados. Entre estos, Josef Allen Hynek cita al profesor Lincoln La Paz, Director del Instituto de Meteorismo de la Universidad de Nuevo México y a Clyde Tombaugh, el descubridor del planeta Plutón, fallecido en 1997. En los años 70, esta vez Peter Sturrock envió un cuestionario detallado a 2.611 miembros de la Asociación Astronómica Norteamericana, garantizando el anonimato. La mitad respondió y se contaron unas sesenta observaciones.

    Ningún estudio sistemático de este género ha sido llevado a cabo en Francia, pero a menudo se cita una observación de los astrónomos Marselleses Georges Courtes y Maurice Viton. Uno de mis colegas también me ha relatado una observación que realizó en su juventud, de un objeto del diámetro aparente de la Luna (esta última se encontraba visible en otro lugar), desplazándose lentamente en dirección norte-sur. Aún no era profesional en esa época pero sí aficionado avanzado y no ve ninguna explicación a lo que vio y que jamás ha hecho público.

    Parece entonces que el porcentaje de observaciones de los astrónomos es comparable al constatado en la población global, aún cuando la gran mayoría no se atreve a declarar sin estar seguro del anonimato. Por otra parte, la opinión general de los astrónomos, sobre el tema, es mucho menos negativa que lo que se dice. Por lo menos, no existe consenso y muchos desearían un estudio objetivo del fenómeno, sin ideas preconcebidas. Las conversaciones privadas que he podido tener con colegas franceses confirman esta conclusión de Sturrock: muchos se negarían a abordar la cuestión con un periodista, pero cuando les hablo de un estudio científico serio, ellos se manifiestan de acuerdo.

     

     

     

      1. Anexo 3.- La Vida en el Universo.

     

    Hace apenas unos decenios que la pregunta sobre la vida extraterrestre saltó del dominio de la simple creencia al de la investigación científica. Los progresos en este terreno son muy rápidos en muy pocos años. Con excepción de la Tierra, el sistema solar se ve impropio para albergar vida pero, las sondas Viking han mostrado que el planeta Marte ha debido ofrecer, hace algunos tres milenios y medio de años, condiciones mucho mas favorables que las actuales, notablemente con la existencia de agua líquida. No se excluye entonces que una vida elemental haya podido existir, como era el caso de la Tierra. La búsqueda de fósiles y restos es una de las motivaciones de expediciones futuras marcianas, automáticas primeramente y humanas después. El descubrimiento de fósiles en un meteorito originario de Marte, anunciado por la NASA, aún es tema de debate en la comunidad científica. Pero la existencia misma de este debate refuerza el interés por visitar el lugar.

    Fuera del sistema solar, los astrónomos pensaban desde hace tiempo que las estrellas debían estar rodeadas generalmente de sistemas planetarios, pero sólo durante estos últimos años la experiencia ha venido a confirmar esta tesis. Se conocen ahora más de 2 estrellas acompañadas, cada una, de por lo menos un planeta.

    Los Biólogos por su parte, avanzan rápidamente en la comprensión de los mecanismos químicos que producen la vida, la que parece ser, cada vez más, una necesidad y no un efecto de la casualidad.

    La experiencia de los últimos 20 años, de la Siberia a los fondos oceánicos, ha demostrado que la vida se acomoda bastante bien a fuertes variaciones de temperatura o a temperaturas extremas, allá donde antes se juzgaba imposible.

    Luego de 35 años, los astrónomos conducen diferentes programas de investigación de alguna señal inteligente venida del espacio (SETI: Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre). Ninguna se ha recibido hasta ahora, lo que no sorprende, vista la inmensidad del espacio y frecuencias a explorar. Un gran programa de la NASA, anulado por el Congreso Norteamericano, ha sido recomenzado con fondos privados y debe elevar la sensibilidad de la búsqueda a varias potencias. El radio telescopio francés de Nancay, donde muchas investigaciones de SETI ya han tenido lugar, será asociado a este programa.

     

     

     

    Anexo 4.- La Colonización del Espacio.

     

    La segunda mitad del siglo XX fue la de exploración del sistema solar. El Hombre en la Luna, sondas posadas sobre Marte y Venus, visita a las inmediaciones de otros planetas (excepto Plutón), cometas y asteroides. El siglo XXI podrá ser el de la colonización de nuestro sistema, con implantaciones humanas permanentes y la preparación de viajes a otros sistemas planetarios.

    Los próximos años verán la puesta en órbita de la estación espacial permanente Alfa, continuación internacional del programa ruso Mir. Los norteamericanos prevén en principio, instalar una base permanente en la Luna, estación pequeña del tipo base antártica. Para ir más lejos, hará falta reconstituir un ecosistema en el que las necesidades básicas de materias primas (incluyendo el agua, el aire y la alimentación) puedan ser extraídas en el lugar o recicladas. Efectivamente, no es practicable aplicar el método actual, donde todo debe ser traído de la Tierra con costosas puestas en órbita.

    Tales ecosistemas han sido estudiados por los rusos inicialmente (la primera experiencia data de 1961) y posteriormente por los norteamericanos con Biosfera 2 notablemente. Se trata de un invernáculo de 1.3 hectáreas de superficie, previsto para mantener en un circuito cerrado (con aporte de energía exterior) un conjunto animal y vegetal incluyendo la presencia de 8 personas. Esta experiencia, comenzada con fondos privados, ha sido injustamente criticada por la prensa y por una parte de la comunidad científica. En efecto, a pesar de algún atisbo de amateurismo, es mucho lo que ya ha aportado: en el transcurso de una primera experiencia de dos años, de 1991 a 1993, cuatro hombres y cuatro mujeres han vivido en un aislamiento casi completo, demostrando la validez de su postura. El reciclaje del agua ha sido íntegro, el del aire imperfecto (fue necesario reajustar el oxígeno luego de quince meses de aislamiento total), y la alimentación fue un poco insuficiente (los “biosferos” han salido adelgazados luego de haber mermado las reservas).

    Después de otra experiencia de seis meses, la estructura ha sido tomada por la Universidad de Columbia, que parece interesarse sobre todo en el aspecto ecológico, en detrimento de la aplicación espacial. Es por lo tanto un descendiente de Biosfera 2 que podría representar la futura base lunar autónoma de mediados del próximo siglo. La implantación humana en la Luna es desde ya una necesidad científica, especialmente para los astrónomos. También es un trampolín para el espacio. Se pueden encontrar en la Luna prácticamente todos los materiales necesarios para la construcción de estaciones y naves espaciales. Aparte de los recursos, cuya explotación será mucho más económica que sobre la Tierra, la reducida gravedad y la ausencia de atmósfera de nuestro satélite permiten una puesta en órbita fácil y segura.

    Expediciones humanas seguirán necesariamente a las expediciones robotizadas hacia Marte, aunque sea para verificar la pasada existencia de vida. En cuanto al desarrollo de colonias marcianas permanentes, está previsto, pero también puede imaginarse saltar esta etapa, creando planetas artificiales. La idea es del físico norteamericano O’Neill, que ha estudiado en detalle estructuras cilíndricas de 30 Km. de largo y 6 Km. de diámetro, en rotación, para crear un peso artificial, pudiendo cobijar millones de personas en una biosfera de tipo terrestre.

    Estos planetas artificiales podrían ser construidos en el cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, donde se encuentra en abundancia materiales fáciles de explotar, los que podrían aportar numerosos elementos químicos incluyendo oxigeno y agua.

    A más largo plazo, una vez dominados en forma industrial, la fabricación, bodegaje y utilización de la antimateria, modelos más pequeños de estas mismas naves podrán abandonar el sistema solar. Ellas podrían alcanzar la cercanía de otra estrella, luego de un viaje de varios siglos, durante los cuales se habrán sucedido generaciones en estos navíos-mundo (a menos que se haya dominado la hibernación humana).

    Estas emigraciones tendrán lugar probablemente después de reconocimientos llevados a cabo por sondas automáticas. Los destinos privilegiados serán naturalmente los sistemas donde haya un planeta con vida evolucionada.

    Imaginemos que una expedición humana se instala en el cinturón de asteroides de un sistema donde existe una civilización, en un estado de evolución técnico muy probablemente inferior al nuestro (en el caso contrario, es probable que el contacto haya tenido lugar a través de telecomunicaciones, o bien, que los más avanzados hayan efectuado el viaje antes de nosotros): por ética, pero también en el interés de un estudio científico serio, no será cosa de intervenir en pleno día, con el riesgo de provocar un shock cultural fatal. El estudio deberá, por lo tanto, ser discreto, utilizando naves rápidas y silenciosas para desplazarse en la atmósfera del planeta (la propulsión MHD ofrece perspectivas interesantes en este campo), y armas no letales para evitar las consecuencias de un encuentro inoportuno (el efecto paralizante de impulsos de microondas está siendo estudiado en numerosos países).

    Una vez que la civilización visitada haya alcanzado el nivel del viaje espacial, habrá llegado el momento de darle a conocer la existencia de visitantes. Una forma hacerlo, sin traumatismos, sería cometiendo “indiscreciones calculadas” que acostumbrarían poco a poco a la población, a la idea que bien podrían haber visitantes de otros planetas.

     

      1. Anexo 5.- El caso Roswell – La desinformación

     

    1) Roswell: los hechos indiscutibles

     

    Nota: el paréntesis (vídeo) indica que testimonios filmados están disponibles.

    Verano de 1947 – La base de Roswell (Nuevo México) cobija los únicos bombarderos atómicos del mundo. Los aviones aún son a hélice.

    24 de Junio – Observación de nueve OVNIS por el norteamericano Kenneth Arnold. La noticia será difundida en el mundo entero.

    8 de Julio (en la mañana) Roswell – La base comunica a las radios locales una información que dará vuelta al mundo: un disco volador se ha estrellado en un rancho y los militares de la base han recuperado los restos (vídeo).

    8 de Julio (en la tarde) Fort Worth (Texas) – El general Ramey, comandante de la 8ª Fuerza Aérea, de donde depende la base, anuncia a los periodistas que, luego de un examen, los restos pertenecen a un globo meteorológico. Les muestra restos que los periodistas fotografían. El caso queda enterrado durante 30 años.

    1978 – El teniente-coronel Marcel (ER), “Oficial de Inteligencia” de la base en 1947, quién recogió los restos, declara a la televisión que estos eran seguramente de origen extraterrestre (vídeo). Los restos que el general Ramey mostró a los periodistas, no son, los que él llevó desde Roswell.

    Los Ufólogos norteamericanos emprenden numerosas investigaciones y recogen afidávits (declaraciones escritas bajo juramento y notariales) y testimonios filmados. Numerosos testigos declaran que los militares, en Julio de 1947, los amenazaron de muerte si ellos hablaban (vídeo). Según algunos testimonios, a alguna distancia del siniestro, el ejército habría encontrado la armazón de una especie de planeador espacial y los cadáveres de pequeños humanoides (vídeo).

    1991- El general du Bose (CR), Jefe del Estado Mayor del general Ramey en 1947, confirma por afidávit que este último, sustituyó los despojos traídos de la base de Roswell, por los de un globo meteorológico que luego mostró a los periodistas.

     

    Principios de 1991 – El diputado Schiff (por Nuevo México) solicita al Departamento de Defensa (DoD) una aclaración del asunto. Al no obtenerlo, exige a la Oficina General de Contabilidad (GAO) una investigación sobre la forma en que los documentos relacionados al accidente de Roswell han sido administrados, especialmente por la Fuerza Aérea.

    Septiembre 1994 – La Secretaría de Estado de la Fuerza Aérea publica un informe sobre Roswell: los despojos encontrados en el rancho no pueden ser los de un avión o misil. Eran probablemente los de una serie de globos del proyecto secreto Mogul. El general Ramey, para proteger el secreto, hizo creer que se trataba de un globo meteorológico cuyos materiales (cubierta y reflector de radar, esencialmente) son iguales. El informe mutila los afidávits de ciertos testigos por lo que los despojos extraños que ellos describen aparecen como pertenecientes al globo Mogul. El informe no menciona la armazón encontrada y achaca los “testimonios de buena fe” a la “bruma del pasado”.

    Julio 1995 – El informe de la Oficina General de Contabilidad menciona la nueva versión de la Fuerza Aérea, y declara:

    Página 1 “El debate sobre lo que realmente sucedió en Roswell, continúa.”

    Página 2 “Todos los documentos administrativos de la base del período Marzo 1945 – Diciembre 1949 han sido destruidos, y todos los mensajes enviados por radio desde la base desde Octubre 1946 a Febrero 1949 también han sido destruidos. La lista de destrucción no indica cuándo, por quién y bajo la orden de quién esta destrucción ha sido efectuada”.

    La investigación de GAO prácticamente no aportó documentos interesantes concernientes al incidente Roswell a pesar de sus numerosas peticiones a varias instituciones (CIA, FBI, DoD, DoE, NSC.)

    Verano y Otoño 1995 – Una filmación sobre la autopsia de un presunto “cadáver humanoide de Roswell” de 1947, es proyectada por alrededor de treinta canales de televisión en el mundo. Su autenticidad es dudosa, pero sobre todo, nada en el film prueba que el cadáver tenga la menor relación con el incidente Roswell. La amalgama sin embargo es llevada a cabo por una gran parte de la prensa escrita y televisada, ridiculizando así el asunto Roswell. Las conclusiones de GAO y los vídeos de los principales testigos, presentados por TF1 (Televisión Francesa 1, canal estatal) pasan desapercibidas, ahogadas en medio del film sobre la autopsia.

    1996 – El film “Día de la Independencia” y la serie “Los Archivos X” mencionan enérgicamente a Roswell.

     

    2) Opiniones sobre Roswell

    Entrevistas, declaraciones juradas, testimonios en vídeo muy concordantes describen el descubrimiento de un material que hasta hoy no se puede fabricar: una hoja muy delgada de apariencia metálica, de gran resistencia, tan elástica que después de haberla arrugado en una bola retoma espontáneamente su forma inicial, sin la menor traza de pliegue residual.

    Parece que el accidente se produjo el día 4 de Julio, “Día de la Independencia”, hacia las 23.30 horas. La fecha y el lugar simbolizan el poderío norteamericano. De ahí la pregunta: ¿Si el accidente es verdaderamente el de una nave extraterrestre, es verdaderamente un accidente o es deliberado, constituyendo un mensaje y/o autentificándolo?

     

    3) Roswell y la desinformación

    La desaparición de los archivos y los torpes intentos de explicación de la Fuerza Aérea demuestran que los militares norteamericanos esconden algo importante sucedido en Roswell en Julio de 1947, al igual como ellos trataron de esconder sus experimentos con seres humanos relacionados con los efectos del Plutonio.

    La hipótesis de una nave extraterrestre, que se apoya sobre testimonios de calidad, no puede ser descartada.

    Para proteger el secreto, los dos tipos de desinformación, reductora y amplificadora, han sido utilizadas en el caso Roswell. Conviene señalar que la difusión de informaciones y análisis contradictorios, hechos por Ufólogos por ejemplo, pueden haber sido en efecto, inducidos.

    La desinformación reductora es manifiesta en el informe de la Fuerza Aérea: los testimonios sobre los despojos son mutilados de manera de acreditar la hipótesis del globo Mogul. También se la encuentra más sutilmente en un libro del “Ufólogo” Karl Pflock “Roswell en Perspectiva” ex integrante de la CIA y del Departamento de Defensa: las declaraciones juradas son citadas en anexo, pero totalmente ignoradas o citadas solo parcialmente en el texto.

    En Francia, el sociólogo Pierre Lagrange aparece como una víctima de esta desinformación reductora. Luego de esforzarse por darle la razón al informe de la Fuerza Aérea y a las publicaciones de Karl Pflock, concluye:

    Un poco de psicología para terminar. ¿Por qué muchos no creen en el platillo de Roswell como a su vez creen en los globos Mogul y las V2? Porque les recuerda demasiado la ciencia-ficción popular. Como lo señala Bertrand Meheust, el tema de la nave marciana que tiene la exquisita urbanidad de venir a estrellarse en las proximidades de una base militar acicatea la imaginación tecnológica de principios de siglo, como el detalle sobre los materiales ultraligeros y ultraresistentes que sirvieron para su fabricación” (Revista Ovnipresencia Febrero 1995).

    Globalmente, esta es la tesis reductora sobre los OVNIS de los “sociopsicólogos” franceses. Y se puede refutar así: la ciencia-ficción popular describía, a principios de siglo, unos rayos luminosos capaces de matar o de sanar. Los láseres militares o médicos no existen hoy en día.

    La desinformación amplificadora se manifestó con la proyección del film sobre la autopsia de “la criatura de Roswell”. Amplificando el caso Roswell con esta autopsia espectacular pero dudosa, algunos han tenido éxito en desacreditarlo y sobre todo, a enmascarar la publicación del informe GAO y la difusión de los testimonios en vídeo. Es tentador creer en una manipulación orquestada.

     

      1. 4). La desinformación reductora sobre los OVNIS

    La Fuerza Aérea (Norteamericana) la ha practicado desde un comienzo, como lo reveló el astrónomo Hynek, su asesor de 1948 a 1966, quién describe cómo él ayudó a ridiculizar numerosos casos dándoles interpretaciones astronómicas no justificadas.

    La política de desinformación ha sido reforzada luego que un comité “científico” fuera reunido por la CIA en Diciembre de 1952, el llamado Comité Robertson, invitando a “despojar al fenómeno OVNI de su aura de misterio”. El mismo comité recomendó “vigilar” los movimientos ufológicos, los que han sido infiltrados especialmente por la CIA.

    Algunas personalidades han intentado reducir a la nada numerosos casos importantes. Philip Klass, entonces redactor de “Aviation Week and Space Technology” se encargó, entre otros, de tres grandes casos aeronáuticos: Lakenheath en 1956, RB-47 en 1957, Teherán en 1976, descritos en el Capítulo 2. No es convincente. En el caso de Teherán por ejemplo, cita correctamente los testimonios al comienzo de su exposición, pero no toma en cuenta ciertos aspectos cuando los discute.

    La desinformación reductora es eficaz sobre aquellos que no desean admitir la posibilidad de la hipótesis extraterrestre. La desinformación amplificadora está dirigida a los otros.

     

    5).- La desinformación amplificante sobre los ovnis

    Ha sido puesta en marcha probablemente muy temprano. Los pretendidos contactos de Adamski con un Venusino en 1952 no dejan lugar a dudas.

    Ha tomado una amplitud considerable luego del resurgimiento del caso Roswell a fines de los años 70. El punto de partida es el asunto Bennewicz. Este físico Ufólogo efectúa una grabación de microondas pulsadas provenientes de un terreno de pruebas de la base aérea de Kirtland (Nuevo México). ¡Él las atribuye a un OVNI ejerciendo control sobre abducidos (humanos secuestrados) provistos de implantes! Aparentemente, temiendo la publicación de sus grabaciones, la AFOSI (Oficina Especial de Investigación de la Fuerza Aérea) y notablemente su agente especial Doty de la base aérea citada, al igual que otros organismos, lo conducen a efectuar “revelaciones” fantásticas: los secuestros serían numerosos con introducción de implantes para controlar a los “abducidos”. Aún más, transferencias de tecnologías estarían siendo practicadas en las bases de Nuevo México y Nevada, compartidas por el ejército norteamericano y extraterrestres bautizados como EBE (Entidades Biológicas Extraterrestres).

    Bennewicz difunde estas informaciones a los platillistas norteamericanos, muchos de los cuales se apartan así de la opinión común. John Lear, el hijo del constructor de aviones, aporta precisiones de su parte que dice tener de amigos en la Fuerza Aérea: La base de Nevada es aquella de Groom Lake, en el “Área 51” (Groom Lake existe efectivamente; era tan secreta que la Fuerza Aérea no reconocía su existencia. Sin embargo es mencionada en “Jane´s Defense Weekly de Junio 1996). Más tarde, un antiguo oficial de la marina del 2º Cuerpo, Bill Cooper, “revelaría” que el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), quienes según él gobiernan el mundo a través de Bilderberg y la Trilateral, lo haría en estrecha unión con los EBE.

    La desinformación amplificante ha permitido, probablemente, proteger las investigaciones sobre el arma de microondas de Kirtland y sobre los nuevos tipos de aeronaves de Groom Lake. Ciertamente ha permitido utilizar el arma del ridículo contra ciertos Ufólogos crédulos.

     

      1. Anexo 6.- ANTIGÜEDAD DEL FENOMENO OVNI – Elementos de una cronología

     

    El fenómeno OVNI logró verdaderamente una difusión mundial a partir de la observación del piloto Kenneth Arnold, el 24 de Junio de 1947 en la región del Monte Rainier, al noroeste de los Estados Unidos. En realidad, los fenómenos aéreos aún no explicados son mucho más antiguos.

    Antes de ir mas lejos, resulta interesante constatar que entre Mayo y Julio de este mismo año, 850 observaciones fueron recabadas a través de los Estados Unidos (Libro Azul) y que en enero un caza nocturno Mosquito, de la Real Fuerza Aérea, intentó en vano interceptar un objeto muy rápido, localizado por radar sobre el mar del Norte.

     

    En 1946 cohetes fantasmas sobrevuelan Suecia.

    De Febrero a Diciembre de 1946, numerosos testigos observaron en los cielos de Suecia, objetos con forma de cohetes (de vez en cuando parecidos a esferas o discos), volando generalmente, en forma horizontal y dejando en algunos casos una huella luminosa y capaces también de ascender y descender brutalmente.

    Apodados “cohetes fantasmas”, estas apariciones (se contaron casi mil de ellas) inquietaron considerablemente a las autoridades militares escandinavas, inglesas y norteamericanas, quienes condujeron investigaciones.

    Aunque ningún resto fue jamás (oficialmente) encontrado, durante largo tiempo se pensó que podría tratarse de ensayos soviéticos llevados a cabo con máquinas recuperadas de las fábricas alemanas. Esta hipótesis fue más tarde completamente descartada.

     

    Durante la II Guerra Mundial, los “Foo Fighters”

    De 1940 a 1945, muchos aviadores observaron enjambres de bolas luminosas de color rojo o verde de algunas decenas de centímetros de diámetro, o grupos de pequeños discos de apariencia metálica, que seguían a los aparatos o los rodeaban dando la impresión de tener un comportamiento inteligente. La mayoría de las veces sin ser detectados por los radares de la época, no parecían tener naturaleza “material”. En efecto, algunos observadores los han visto tocar las alas o los estabilizadores de los aviones sin causarles daños visibles.

    Llamados primeramente “kraut fireballs” y luego “foo fighters” (probablemente en referencia a unos cómics) fueron detectados desde el comienzo de la guerra, en todos los teatros de operaciones. Comenzaron a aparecer en gran número durante los primeros bombardeos diurnos masivos sobre Alemania. También fueron observados en tierra y fueron objeto de numerosos informes a partir de Junio de 1944.

    Estas observaciones causaron mucha preocupación a las autoridades aliadas que pensaron en un comienzo, que se trataba de un procedimiento alemán. Se estableció claramente después de la guerra que no era tal.

    Por otra parte, parece que los pilotos alemanes estaban convencidos que se trataba de un arma secreta norteamericana. Una comisión de investigación habría sido constituida en Berlín para investigarlo.

    La explicación común de fenómenos eléctricos del tipo fuegos de San Telmo, no es convincente ya que no responde a las diversas características observadas. Los archivos relacionados con los “foo fighters” parecen haber sido sometidos al secreto militar hasta por lo menos 1949.

    Otras numerosas observaciones, acerca de objetos más grandes en forma de puros, de discos o esferas fueron consignadas por ambos bandos.

     

      1. De 1880 a 1900, “naves aéreas” sobre los Estados Unidos y Gran Bretaña

    Durante estos años, decenas de miles de testigos observaron máquinas voladoras, parecidas a los dirigibles modernos, los cuales no saldrían de las fábricas sino veinte años más tarde. Se trataba en la mayoría de los casos de navíos bastante voluminosos, con forma de huso, equipados de poderosos reflectores, a menudo emitiendo sonido de motores y en algunos casos pareciendo tener hélices.

    En los Estados Unidos, la mayoría de las observaciones se sitúan entre 1896 y 1897. Otros casos fueron señalados particularmente en España, Alemania, Suecia y Rusia. Una segunda oleada se manifestó a principios de siglo en Gran Bretaña.

    La explicación que viene inmediatamente al espíritu es aquella de verdaderos dirigibles (y se piensa enseguida en aparatos de origen alemán). Esta explicación difícilmente resiste un examen detallado.

    En efecto, en 1880, la tecnología de estos artefactos era aún incipiente. Ciertamente, el coronel Giffard había efectuado un primer ensayo en 1852 con un globo de forma alargada equipado con un motor a vapor de muy poca potencia. Luego, en 1885, Renard recorrió por primera vez algunos kilómetros sobrevolando París en un dirigible, equipado con un motor a explosión, pero todavía muy lento y poco manejable.

    En efecto, las primeras aeronaves verdaderamente funcionales son posteriores a 1910 y hasta los mismos zepelines construidos durante la I Guerra Mundial estaban lejos de poseer las características observadas por los testigos de estos fenómenos.

    De la antigüedad greco-latina hasta principios de la era industrial

    Durante todas las épocas el Hombre ha observado en el cielo fenómenos considerados, con o sin razón, como anormales. Es cierto que en nuestra época se tiene naturalmente la tendencia a dudar de la precisión de los testimonios del pasado y aún más si son antiguos.

    Durante los primeros trimestres del siglo XIX, los cronistas relataron varias docenas de observaciones de esferas y ruedas luminosas parecidas a los OVNIS actuales. El siglo 18 fue marcado por un acontecimiento extraño. Efectivamente, Goethe narra que durante su juventud en 1768, durante un viaje entre Francfort y Leipzig, junto a dos testigos, vio una especie de gran tubo luminoso rodeado de una multitud de pequeñas llamas muy brillantes y oscilantes, posado en tierra.

    Durante los siglos 16 y 17, autores citan numerosas observaciones no solamente en Europa sino también en América y Japón. Entre estas, algunas captan la atención por su espectacularidad y la multitud de testigos. En los cielos de Nuremberg, en Abril de 1561, un gran número de esferas, de discos y de “puros” muy coloridos parecieron entablar una especie de batalla que marcó profundamente a la población y conmovió a las autoridades. Un espectáculo del mismo tipo tuvo lugar en Bale.

    Desde el año mil al año 1500, los cronistas citan diversas observaciones de esferas, ruedas, lanzas o tubos luminosos desplazándose más o menos rápidamente en el cielo. El Monasterio de Detchani, construido en Yugoslavia entre 1327 y 1335, está decorado con frescos que representan ángeles encerrados en unos tipos de naves surcando el cielo.

    Mucho antes en el tiempo, durante el reinado de Carlomagno, se informó que Agobardo, obispo de Lyon, rescató de ser masacrados a tres hombres y una mujer que aseveraban haber sido secuestrados por seres celestiales que les habrían mostrado maravillas.

    En otros lugares, fenómenos celestes luminosos, similares a los modernos OVNIS, parecen haber sido relativamente frecuentes en China y Japón durante la Edad Media.

    Numerosos autores latinos, Dion Cassius, Plinio el Viejo, Tito Livio, Julio Obsecuens y el mismo Cicerón, relatan la aparición de luces en el cielo, anillos ardientes, lunas y soles múltiples, esferas voladoras de color dorado.

    Los testimonios reportados por cronistas Griegos son numerosos. Daimacos cuenta que un globo de fuego recorrió varias veces el cielo durante la 78ª Olimpíada. Anaxágoras declaró haber visto luces celestes del tamaño de una gran viga. Apariciones de vigas y anillos de fuego son descritas muchas veces, entre otros, por Homero.

     

    Anexo 7.- Reflexiones sobre diversos aspectos psicológicos, sociológicos y políticos del fenómeno OVNI.

    Nota: estas reflexiones son válidas sobre todo para los Estados Unidos; muchas de ellas son aplicables en otros países.

     

    Un número importante de norteamericanos está persuadido de la realidad física de los OVNIS, de su origen extraterrestre y del hecho que su gobierno camufla sistemáticamente la realidad por medio del engaño y la desinformación.

    La mayoría de los trabajos aparecidos recientemente sobre el tema llegan a esta conclusión y todos prácticamente, exigen que se levante el supuesto secreto ya sea parcial o totalmente.

    La agitación que se produjo en los medios de comunicación alrededor del caso Roswell (ver anexo 5), que resurgió a fines de los años 70, luego de más de treinta años de enmudecimiento y que no ha cesado de rebrotar es una ilustración típica de esta corriente de opinión.

    Admitiendo que la hipótesis extraterrestre sea la buena, el secreto dicen algunos, es mantenido por temor a movimientos de pánico que, aseguran, no faltarían de producirse como lo demostró la desafortunada experiencia de la emisión radiofónica sobre “La Guerra de los Mundos” difundida por Orson Welles en los Estados Unidos en 1938 (nueve años antes de Roswell solamente). Esta explicación no es desechable forzosamente pero aún así parece insuficiente. En efecto, las raíces del asunto probablemente son más profundas y las motivaciones sociopsicológicas parecen ser más complejas.

     

      1. 7.1 LA PARADOJA OVNI

     

    Aunque la mayoría de los norteamericanos parece haber aceptado la idea de la existencia de inteligencias extraterrestres, todavía queda una fuerte resistencia en los medios científicos, entre sus dirigentes y en la mayor parte de los medios sobre estas entidades, quienes quieran que sean o hayan podido visitar o continúen visitando y recorriendo nuestro sistema solar.

    La idea es puesta en ridículo por muchos medios de comunicación. Paralelamente, y con el mismo espíritu, la mayoría de los políticos y miembros de la inteligencia declaran que la Humanidad tiene mejores cosas que hacer como para perseguir tales quimeras.

     

    7.2 ¿POR QUÉ ESTA RESISTENCIA?

     

      1. 7.2.1 De parte de los científicos

     

    Ante una actitud oficial de desprecio, y ante el temor de ser asimilados a los activistas de sectas “platillistas” y de la “franja lunática”, la gran mayoría de los científicos, aún si estando interesados, vacilan evidentemente de atacar un problema tan espinudo y no desean, naturalmente, poner en riesgo su reputación, sus carreras y el financiamiento de sus investigaciones (ver anexo 2 “Observaciones de los astrónomos”). Aparte de esto, parecen haber, al analizarlo, otras razones aún más profundas.

    Después de dos siglos, existe una corriente de pensamiento general que tiende a rechazar la idea que los fenómenos terrestres puedan ser influenciados del exterior.Esta fue de partida una reacción positiva, racional y fecunda en las creencias antiguas. Con respecto a la Antigüedad, la ciencia moderna ha avanzado al eliminar los dioses. Les parecería idiota e incongruente hacerlos volver bajo otras formas.

    La idea dominante en prácticamente todos los espíritus es que el Hombre es amo de la Tierra y por extensión, de su vecindario cósmico inmediato, que él es lo mejor que la Naturaleza ha producido en este pequeño rincón de la galaxia y que sigue siendo el único conductor de su destino. Diversos filósofos norteamericanos han dado a este concepto el calificativo de “Humanismo Antropocéntrico”.

    Admitir que inteligencias, no solamente exteriores, sino que también superiores por sus conocimientos científicos y tecnológicos hayan podido o puedan estar interfiriendo en nuestros asuntos, en nuestro dominio reservado o su vecindario es considerado por muchos como aterrador e inaceptable ya que, admitirlo, provocaría la caída del Humanismo Antropocéntrico del marco de las ideas confortables.

    Por otra parte, en disciplinas como la Física, el riesgo que se corre es encontrarse con una ciencia avanzada en varios siglos, milenios y quizás más.

    Nuestros propios conceptos podrían parecer infantiles literalmente lo que desmovilizaría completamente a los investigadores que los utilizan. Está claro que, en la hipótesis en que se compruebe la existencia y el origen extraterrestre de los OVNIS, no solamente la posición de las autoridades intelectuales, sino que simplemente la posición social de las elites científicas correría el riesgo de estar poderosamente comprometida. Es lo que ha sucedido cada vez que grupos o naciones han tomado contacto con una civilización humana más desarrollada, con la notable excepción del Japón de la era Meiji sobre la cual convendría apoyarse.

    Se puede concebir que hacer avanzar el conocimiento del fenómeno OVNI, con riesgo de tener éxito, no resultaría forzosamente para muchos científicos ser una perspectiva exultante y podrían no desear mucho tender una mano.

     

      1. 7.2.2 De parte de los políticos

     

    7.2.2.1 Con raras excepciones (el presidente Jimmy Carter, el senador Barry Goldwater) la mayoría de los políticos han mantenido una actitud muy escéptica y a menudo hasta irónica sobre la cuestión. Sin embargo, algunos han tenido una actitud positiva.

    Las alusiones más conocidas sobre la eventual existencia de extraterrestres y los peligros que representarían provienen del general MacArthur y del presidente Ronald Reagan. Aunque ya había tocado el problema en 1955 durante una conversación con el alcalde de Nápoles, Aquiles Lauro, el general MacArthur dijo durante una alocución en la Academia Militar de West Point en 1962: “Ustedes enfrentan ahora a un nuevo mundo de cambios. La marcha hacia el espacio exterior... marca el comienzo de otra época en la larga historia de la Humanidad... Tenemos que ver ahora, no sólo con cosas de este mundo, sino con las distancias sin límites y los aún no imaginables misterios del Universo... de un último conflicto entre una raza humana unida y la fuerza siniestra de otra galaxia planetaria”.

    El Secretario General del Partido Mikhail Gorbatchev reveló por su parte que durante una conversación privada, en el transcurso de la conferencia cumbre de 1985, el presidente Reagan le dijo que si la Tierra debía enfrentar una invasión de extraterrestres, los Estados Unidos y la Unión Soviética unirían sus fuerzas para repeler esta invasión.

    Por otra parte, al final de un discurso ante la 42ª Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de Septiembre de 1987, el presidente Reagan afirmó: “En nuestra obsesión con antagonismos del momento, a menudo olvidamos todo lo que nos une como miembros de la humanidad. Quizás necesitemos una eventual amenaza universal venida del exterior para hacernos reconocer este lazo común. Ocasionalmente, pienso en lo rápido que se desvanecerían nuestras diferencias mundiales si estuviésemos enfrentando una amenaza alienígena de fuera de este mundo”.

    7.2.2.2. Mientras tanto, para los científicos y dirigentes políticos, interesarse oficialmente en los OVNIS y extraterrestres significa el ridículo ante los comentaristas y medios que mantienen regularmente la omisión, la ironía destructora y también la mentira.

    7.2.2.3 Pero hay otros elementos a tomar en consideración. Aún cuando un número importante de ciudadanos norteamericanos parece admitir la existencia de OVNIS de origen extraterrestre, algunos dirigentes políticos podrían dudar en solicitar medios de investigación sobre este sujeto, ya que temerían ser acusados de embarcarse en gastos sobre un tema aventurado.

    7-2-2-3.1 Visto lo anterior, si proponemos la hipótesis que los responsables políticos de los Estados Unidos, al más alto nivel, tienen en su poder informaciones precisas afirmando esta existencia, su posición sería en extremo poco confortable. Las Fuerzas Armadas repiten oficialmente, desde hace cincuenta años, que este fenómeno no presenta una amenaza para el país, lo cual no quiere decir que el fenómeno no existe. Sin embargo, existen informaciones inquietantes como las de vuelos sobre instalaciones secretas y bases de misiles, de intensos efectos electromagnéticos, de acompañamiento de aviones militares (caso RB-47), o hechos de simulacros de intercepción. En realidad ante la imposibilidad de contrarrestar este tipo de amenazas hasta ahora, puede que las autoridades se hayan visto tentadas a afirmar que no existe.

    En ausencia de amenaza directa y aún si en el pasado jamás ha habido un ataque, la amenaza potencial misma puede aparecer como abrumadora a ojos de las autoridades (en especial de los militares).“Ellos” vienen de las estrellas, “sus” naves nos vigilan y parecen provocarnos, “ellos” están en la Tierra quizás desde hace milenios y no conocemos “sus” intenciones. “Su” ciencia y “su” tecnología, por lo tanto “su” poderío es incomparablemente superior al nuestro. Sin estar completamente desarmados y aún teniendo en cuenta los enormes recursos que disponemos en la tierra y de nuestra evidente capacidad para aprender rápidamente, no podemos sino sentirnos inquietos ante “su” presencia.

    Exponer todo esto a la luz del día, exigiendo efectivos y créditos para efectuar las investigaciones necesarias, es difícilmente factible para la única superpotencia mundial.

     

    7.2.2.3.2. Esto resulta aún más cierto con la hipótesis suplementaria, aquella en que las fuerzas armadas norteamericanas tendrían ya en sus manos, realmente, las pruebas de esta amenaza, por ejemplo en la forma de una nave estrellada. Las investigaciones intensivas sobre tecnologías extranjeras habrían comenzado hace ya mucho tiempo bajo la cubierta del más alto nivel secreto. Como veremos, estaría totalmente excluido el divulgar tales informes. En efecto, develar demasiado rápidamente una situación, tan nueva e inquietante, sería quizás correr el riesgo de desórdenes sociales, acompañados de pánico, de una paralización de energías, de una multiplicación de las sectas milenaristas, y de un refugio masivo en los fundamentalismos religiosos. La pérdida de confianza hacia los dirigentes del momento podría conducir a su derrocamiento.

    Ante tal dilema su reacción normal sería evidentemente ganar el máximo de tiempo posible, continuando la negativa, prosiguiendo el trabajo en secreto, esperando que sus sucesores asumirán la responsabilidad una vez que la realidad sea manifiesta.

     

    7.3 LOS RESPONSABLES NORTEAMERICANOS Y LA POLÍTICA DEL SECRETO

     

    1. 7.3.1 El ejército norteamericano y los OVNIS

     

    El ejército norteamericano ha estado confrontado directamente con el fenómeno desde la 2ª Guerra Mundial. Parece ser el único ejército que lo ha abordado oficialmente con medios nada despreciables.

     

        1. Las secuelas del estudio de los OVNIS

     

    El ejército norteamericano ha concebido en efecto, aeronaves que presentan las características descritas por los testigos más dignos de fe. Los resultados son considerables en los terrenos de la propulsión, materiales y estructuras, furtividad y armamentos.

     

     

     

     

     

     

     

     

        1. Finalmente, ¿Por qué el secreto?

     

    1. Actualmente ignoramos cuál es la extensión de conocimientos que los militares norteamericanos han sacado del conjunto de estudios que han emprendido acerca del tema, ya sea a partir de la observación o como ya se ha descrito, a partir de materiales que habrían podido ser recuperados.

    2. Sea lo que sea, está claro que el Pentágono ha tenido y tiene siempre el mayor interés en esconder, lo mejor posible, todas las investigaciones que pueden llevar a los Estado Unidos a obtener una posición de gran supremacía sobre adversarios terrestres, dotándolo al mismo tiempo de una capacidad de replica nada despreciable frente a una eventual amenaza venida del espacio.

    En este marco, les es imposible divulgar las fuentes de estas investigaciones y los objetivos perseguidos ya que esto podría inmediatamente orientar a los eventuales competidores hacia las pistas más interesantes. El camuflaje y la desinformación (tanto activa como pasiva) permanecerían siempre bajo esta hipótesis, como una necesidad absoluta.

    Así, parece natural que en el espíritu de los militares norteamericanos el secreto debe ser guardado el mayor tiempo posible.

    Solo una presión creciente de parte de la opinión pública, sostenida eventualmente por los resultados de investigadores independientes, de divulgaciones mas o menos calculadas o aún un aumento brutal en las manifestaciones de OVNIS, podrían quizás, llevar a los dirigentes y responsables norteamericanos a modificar su actitud.

     

    No parece que nos encontremos en este punto todavía.

     

     

    BIBLIOGRAFÍA

    Entre los numerosos libros y artículos acerca de nuestro tema, de valor notoriamente desigual, hemos juzgado particularmente interesante citar los siguientes:

     

    Capítulo 2

     

    El caso radar-visual de Lakenheath de Inglaterra

    *Edward U. Condon y Daniel S. Gilmor

    (Informe Condon) Estudio Científico de Objetos Voladores no Identificados.

    *James E. Mac Donald

    (Ovnis sobre Lakenheath en 1956) Revista de GEPA marzo 1974 (Traducción de un artículo de la Flying Saucer Review, marzo-abril 1970)

    *Gordon D. Thayler

    (Encuentro Ovni II-Caso ejemplo seleccionado por el subcomité Ovni de la AIAA: El caso Inglés radar-visual del Lakenheath 13-14 agosto 1956)

    *Philip J. Klass

    (Ovnis sobre Inglaterra Bentwaters y Lakenheath-Ovnis explicados)

    *J.Allen Hynek

    Nuevo Informe sobre los Ovnis

    (Traducción del Informe Ovni de Hynek)

     

    *El Avión RB-47 de EE.UU.

    Informe Condon

    *James E. Mac Donald

    (Encuentro Ovni I-Caso ejemplo seleccionado por el subcomité Ovni de la AIAA: Observaciones dela Fuerza Aérea de un objeto no identificado en el centro sur de EE.UU. 17 julio 1957)-Astronautics and Aeronautics,julio 1971.

    *Philips J. Klass

    (El famoso caso RB 47)- Ovnis Explicados

    *Brad Sparks

    RB 47 Caso de inteligencia electrónica, prueba calibrada, científica de los Ovnis-Material confidencial copiado en 1997.

     

    Teheran

    *Philip J. Klass

    (Ovnis sobre Irán)-Ovnis, el público decepcionado.

    *Lawrence Fawcett y Barry J. Greenwood

    "Claro Intento, el encubrimiento gubernamental de la experiencia OVNI" 1984

    Rusia

    *"OVNIS en los radares de la Defensa Aérea" – Rabochaya Tribuna, 19 Abril 1990.

    (Traducción inglesa del Servicio de Informaciones Extranjeras de EE.UU. , citado por Don Berliner, Marie Galbraith y Antonio Hunneus, en Objetos Voladores no Identificados. Documento Breve.diciembre 1995)

    Capítulo 3

    "Un caso con múltiples testigos en una base de misiles Rusa"

    *Archivo OVNI de la KGB publicado en 1991 – revista Aura Z, Nº1, Moscú marzo 1993.

    Capítulo 6

    GEPAN, Notas informativas y notas técnicas:

    Notas informativas:

    Nº1 "Observaciones de fenómenos atmosféricos anormales en URSS – Análisis estadísticos"

    Nº2 "Estudios de fenómenos aerospaciales no identificados en EEUU" 1ª parte

    Nº3 "Estudios de fenómenos aerospaciales no identificados en EEUU" 2ª parte

    Nº4 "Estudios de fenómenos aerospaciales no identificados en EEUU" 3ª parte

    Notas Técnicas:

    Nº1 "Análisis del problema de tratamiento previo de datos"

    Nº2 "Estudio comparativo de resultados estadísticos elementales relacionados con las observaciones de fenómenos aerospaciales no identificados"

    Nº3 "Metodología de un problema: principios y aplicaciones"

    Nº4 "Investigación estadística de una tipología de descripciones de fenómenos aerospaciales no identificados"

    Nº5 "Balance de las investigaciones de GEPAN 79/03"

    Nº6 "Investigación GEPAN 79/07 "Acerca de una desaparición"

    Nº7 "Investigación GEPAN 79/05 "Acerca de un encuentro"

    Nº8 "Investigación GEPAN 79/06

    Nº9 "La Magnetohidrodinámica, el estado de la ciencia, y la primera experiencia probatoria"

    Nº10 "Los fenómenos aerospaciales no identificados y la psicología de la percepción"

    Nº11 Investigación GEPAN 81/02

    Nº12 Investigaciones GEPAN 81/07 y 81/09

    Nº13 "Investigación estadística de una tipología identificada, no identificada"

    Nº14 Investigaciones en 1981 y 1982

    Nº15 "Búsqueda de estereotipos: dibújame un OVNI"

    Nº16 "Análisis de una Huella (Caso de Trans-en-Provence)"

    Nº17 "L’Amarante"

    Nº18 "Sistema de adquisición y de análisis: sobre la utilización de rayos de difracción"

    *Jean Claude Bourret y Jean-Jacques Vélasco

    "OVNIS La Ciencia Avanza" 1993

    *Dominique Weinstein

    "Encuentros en el cielo" Informe para MUFON 1996

    *Informe Condon

    Apéndice R: "Carta del General Twinning al Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea" 23 septiembre 1947

    Capitulo 7

    Propulsión MHD

    *Jean Pierre Petit

    "El muro del silencio" Berlín 1983

    "Investigaciones para un avión del futuro" Técnicas avanzadas (Escuela Nacional Superior de Técnicas Avanzadas) 1988

    *Jean-Claude Ribes y Guy Monnet

    "La vida extraterrestre" Larousse 1990

    *J.C. Bourret y J.J. Vélasco

    "Reseña histórica sobre la propulsión MHD de navíos y aeronaves" – OVNIS La Ciencia Avanza

    *Mike Ross

    "Jinete sobre la onda de choque" – New Scientist 17 febrero 1996

    Propulsión por antigravedad

    *Nick Cook

    "Transformando la ciencia-ficción en Realidad" – Jane`s Defense Weekly 10 junio 1996

    Propulsión en el espacio

    *Eugene Mallowe y Gregory Matloff

    "Manual de Vuelo Estelar" – 1089

    *Robert L. Forward y Joel Davis

    "Materia Espejo" 1988

    *W.B. Scott (Base de la Fuerza Aérea Edwards)

    "La USAF predice que Propulsores de Antimateria se utilizarían a principios de siglo XXI" Aviation Week and Space Technology 21 marzo 1988

    Pannes de automáviles

    *James Mc Campbell

    "Motores de auto encendido" Investigación MUFON 1983

    Parálisis de testigos

    *Keith Florig

    "El campo de batalla del futuro, una explosión de gigabitios" marzo 1988

    *J.C. Bourret y J.J. Vélasco

    "OVNIS La ciencia avanza"

    CAPITULO 8

    *Informe Condon

    *Lawrence Fawcett y Barry Greenwood

    "Claro intento"

    *Don Berliner, Marie Galbraith y Antonio Hunneus

    "Documento informativo OVNI"

    *Coronel Philip J. Corso (R)

    "El día después de Roswell" 1997

    *Cuartel General de la Fuerza Aérea de EEUU

    "El informe Roswell, caso cerrado" 1997

    *Nick Pope

    "Cielos abiertos, mentes cerradas" 1997

    *Timothy Good

    "Más allá del Secreto" Londres 1993

    *V. Migouline

    "Los fenómenos aerospaciales no identificados estudiados en URSS" Investigación julio 1979

    CAPITULO 13

    (1) La Biblia

    "Libro de Exequiel" 14-14 y 15-28

    (2) Abed Azrié

    "La Epopeya de Gilgamesh"

    (3) La Biblia

    "Libro del Génesis" VI 1-4

    (4) La Biblia: escritos intertestamentarios

    Libro de los secretos de Enoch VI 1-2, VI 6, VII 1-2, VIII 1-3, X 10.

    (5) G. Pauthier

    "Los Libros Sagrados del Oriente" (El Chou King) 1852

    (6) Arnold Toynbee

    "La Civilización puesta a prueba" 1951

    (7) Los Inmortales, Dioses, hijos e hijas de Dioses, Héroes, Titanes y Gigantes, de Hesiodo, Homero, Virgilio, Plinio, Heródoto, Plutarco etc. Igualmente las representaciones divinas y colosales de Memnon, de Karnaso, de Hermontis, de Abu-Simbel, y la Esfinge de Giza, los colosos de la Isla de Pascua, los gigantes de Bamyan en Afganistán, los de Ninive y Korsabad, los Hrimthursars y Eddas Escandinavos, el gigante Skrymer combatido por Tor etc.

    (8) Peter Lawrence

    "El culto del avión cargo" 1974

    El primer desembarco de mercancías desde un avión cargo conmocionó poderosamente el espíritu de los Papúes a tal extremo que instituyeron el "culto al avión cargo" dispensador de riquezas, aún cuando después se habituaron a los productos occidentales y al vuelo de los aviones.

    (9) Arnold Toynbee

    (10) G. Pauthier "Manava-Dharma-Sastra o Leyes de Manú"

    (11) "¿Quién descubrió la Antártida?" La Recherche 1984

    (12) La Biblia: Libro de los secretos de Enoch

    (13) Graham Greene

    "El Americano Quieto" 1956

    ANEXO 2

    *Brad Steiger

    "Informe sobre el proyecto Grudge: Entrevistas del prof. Hynek con los astrónomos." OVNIS Proyecto Blue Book 1979

    *Allen J. Hynek

    "Nuevo informe sobre OVNIS"

    *Peter A. Sturrock

    "Informe sobre una encuesta entre los miembros de la Sociedad Astronómica de los EEUU acerca del problema OVNI" Informe Nº681 – Instituto de Investigación del Plasma, Universidad de Standford, enero 1977

    ANEXO 3

    *J. C. Ribes y G. Monnet

    "La Vida Extraterrestre"

    ANEXO 4

    *O’ Neill

    "Las Ciudades Espaciales" 1978

    *André Lebeau

    "El Espacio como herencia" 1986

    *Paine y otros (Comisión Nacional del Espacio)

    "Explorando la frontera espacial" 1986

    *J.C. Ribes y G. Monnet

    "La vida extraterrestre"

    *Thierry Gaudin y otros

    "2100 relato del próximo siglo" 1990

    *J.C. Bourret y J.J. Vélasco

    "OVNIS La ciencia avanza"

    ANEXO 5

    Roswell

    *William Moore

    "El Incidente Roswell" 1980

    *Kevin D. Randle

    1)"Desastre OVNI en Roswell" 1991

    2)"La verdad sobre el desastre OVNI de Roswell" 1994

    3)"Desastre de Roswell Actualizado" 1995

    *Karl Pflock

    "Roswell en perspectiva" 1994

    *Richard L. Weaver Coronel de la USAF

    "Informe de la Fuerza Aérea sobre en Incidente Roswell" julio de 1994

    *Contraloría General de los EEUU

    "Informe al Honorable Steven H. Schiff, Cámara de Representantes. Archivos de Gobierno: "Resultados de una búsqueda de documentos pertinentes al desastre de 1947 cerca de Roswell Nuevo México" julio 1995

    Cadena de TV Inglesa Canal 4

    Declaraciones de testigos acerca del desastre de Roswell grabados en vídeo. La mayor parte proveniente de la Fundación para el Estudio OVNI 1992

    Desinformación reductora

    *Informe Condon

    Apéndice U: (Panel Robertson) Informe de las reuniones del Panel Asesor Científico sobre OVNIS, 14 al 18 de enero 1953

    *Allen J. Hynek

    "Los Objetos Voladores no Identificados" 1974

    Desinformación amplificante

    *Milton William Cooper

    "El Gobierno Secreto, El Origen, Identidad y Propósito de MJ-12" 23 de mayo 1989

    *Jerome Clark

    OVNIS en los 80” 1990

    ANEXO 6

    *Don Berliner, Marie Galbraith, Antonio Hunneus

    "Objetos Voladores No Identificados, documento informativo – la mejor evidencia obtenida – CUFOS, FUFOR, MUFON, 1995.

    *Michel Bougard y otros

    "De Discos Voladores a OVNIS" 1976

      

     

    va página
  •  
       
    Publicidad  
       
    Hoy habia 35 visitantes (115 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
    => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=