GEIFO Grupo Español de Investigación del Fenómeno OVNI
 
  Home
  Contacto
  ARTICULOS
  ENLACES RELACIONADOS
  GALERIA DE FOTOS
  NOTICIAS
  IDEAS ORIENTATIVAS PARA LA INVESTIGACIÓN UFOLOGICA
  LIBROS Y REVISTAS RECOMENDADOS
  RELATOS DE AVISTAMIENTOS
  LA CONQUISTA ESPACIAL
  EL INFORME CONIL
  ATERRIZAJE EN LAS MEDIANAS
  CURIOSAS INFORMACIONES
  FUNDACION ANOMALIA
  EL AÑO 1954 EN FOTOS. (FOTOCAT)
  CATALOGOS Y REGISTROS DE AVISTAMIENTOS
  INFORME COMETA
  TERROR NOCTURNO
  INFORME SOBRE LA NATURALEZA DE LOS CONTACTOS TELEPATICOS
  INVASORES SILENCIOSOS
  HUMOR UFOLOGICO
  AGRADECIMIENTOS
  BIOGRAFIAS
  CRONOLOGIA UFOLOGICA
  LOS AÑOS HEROICOS DE LA UFOLOGIA ESPAÑOLA
  EL RINCON DE LILIANA NUÑEZ ORELLANA
  => EXTRAÑO SER SIEMBRA EL PANICO EN RUTA IQUIQUE-ARICA
  => LA VERDAD DEL CASO DE LOS CERROS DE CONCHALI O CRONICA DE UN PLAGIO ANUNCIADO
  => UN ANTIGUO FENOMENO EN CHILE: MATANZAS INEXPLICADAS DE ANIMALES
  => DOÑIHUE, TIERRA FAVORITA DEL I.E.A.
  PAPERCLIP
  FONOTECA DE ANTONIO RIBERA
  ¿HA VISTO VD. UN RAYO EN BOLA?
  2012: UN AÑO COMO CUALQUIER OTRO.
  INFORMACION O DESINFORMACION
  UFOS: ARCHIVOS NACIONALES DEL REINO UNIDO
  BOLETINES DE LA ORGANIZACION APRO
  NECROLOGICAS
  CONTADOR DE VISITAS
  RESPONSABILIDAD LEGAL SOBRE CONTENIDOS DE ESTA PAGINA WEB DE GEIFO
  DESCARGAS. FONDO DE ARCHIVOS
DOÑIHUE, TIERRA FAVORITA DEL I.E.A.
 

DOÑIHUE TIERRA FAVORITA DEL I.E.A.

Por Liliana Núñez Orellana


El año 2003, se estableció un intercambio de impresiones con diferentes posiciones de parte de la Delegación Chilena del Instituto de Investigación y Estudios Exobiológicos acerca del nombre de este artículo. "Doñihue Tierra Preferida del IEA". (Intruso, Esporádico, Agresivo). Para quienes nos hemos preocupado del fenómeno desde que arribó a nuestro país nos hemos percatado que muchas personas llevan la investigación por cauces errados confundiendo a los perceptores que sufren las pérdidas de sus animales y no realizando un estudio riguroso del mismo para tratar de encontrar respuestas.

Nuestra réplica fue vetada en una página Web donde se alojaba mi espacio que dirigía desde Chile. He aquí un resumen de lo acontecido.

Considero que los elementos de prueba presentados en Doñihue Tierra favorita del IEA, carecen de seriedad, con tales actitudes se consigue confundir al lector y aún al investigador.

Lamentablemente la técnica de no revelar las identidades de los testigos falla catastróficamente en pueblos o comunidades muy pequeñas. Es posible que en Barcelona o Santiago las iniciales logren el anonimato inexplicablemente buscado, pero en una población donde todos se conocen…

Intentar extraer conclusiones con apenas un puñado de casos en la VI región, cuando en nuestros archivos duermen casi un millar de denuncias y reportes es, al menos para cualquier intento científico medianamente aceptable, una incongruencia.
No hablemos de la posibilidad de que tales dichos puedan influir seriamente en aquellos que deben administrar seguridad pues a ellos la gente va en busca de respuestas. En la comunicación generar ideas falsas, aunque sean simplemente en forma accidental, puede ser algo peligroso.

He accedido a la encuesta de los mismos testigos obteniendo declaraciones adicionales que se han omitido en forma inexplicable pero que a pesar de lo cruentas que parezcan, no estamos capacitados para recortar, censurar ni modificar las declaraciones de los verdaderos protagonistas de estos sucesos. Porque, en verdad los que sustentan nuestras investigaciones son los que deben figurar en las fotografías como el vínculo entre los sucesos extraños y el público en general.

En un estudio tan particular como el que con diferentes ópticas encaramos no podemos darnos el lujo de privar a la opinión pública de aquellos elementos que en forma apresurada descartemos por no coincidir con una u otra hipótesis. No podemos erigirnos en represores de las ideas sustentadas por los testigos únicamente porque no nos convencen sus apreciaciones. Si hemos de tomarlos como mitómanos, pues optemos por eliminar sus palabras en un todo, en caso contrario démosle la libertad de reproducir con total fidelidad sus conceptos aun cuando nos resulten disparatados

Con respecto al piwichen debemos señalar que según las descripciones brindadas por verdaderos investigadores como Julio Vicuña Cifuentes en el ámbito de la antropología y el folklore de nuestro país dice: “El Piguchén como dice el pueblo, es una culebra que al cabo de cierto tiempo se transforma en una especie de rana de gran tamaño, toda cubierta de un vello finísimo, con las alas muy cortas y anchas que sólo le permiten dar pequeños vuelos, las patas fuertes y los ojos saltados y espantosos. Es vampiro y prefiere la sangre de los animales a la del hombre. (Talagante) (1).

Aquellos reales amantes de las más puras tradiciones chilenas, que han convivido con su tierra y la han defendido de los embates de los conquistadores intelectuales o culturales como el escritor folklorista Oreste Plath señala en su libro (2) “El Pihuychén es una especie de vampiro, a la vez murciélago, del tamaño de un conejo y con alas membranosas como un murciélago, silba como una serpiente y vuela como una perdiz; es una mezcla de serpiente y cuadrúpedo y no faltan los que aseguran que es un engendro de una rana”. “Es una especie de murciélago vampiro, que mata fatalmente al que lo ve y mira de frente. Su presencia suele conocerse por su excremento rojo que deja en los árboles de los bosques espesos, en los que se esconde durante el día. Su labor maligna la realiza de noche, en la época en qué está brotando el roble, y su presencia es conocida por los silbos característicos que emite”

Por lo que en apariencia deberíamos forzar o torcer significativamente el significado de las palabras para intentar asimilar la figura de esta criatura con el responsable de las matanzas de los animales que suceden en la actualidad.

Si hemos con enorme simpleza relacionar el folklore regional con cualquier hecho anómalo lograremos no solo confundir sino crear una imagen falsa de la realidad
Es necesario registrar tales relatos de antaño pero ser analizados minuciosamente y en función de un número estadísticamente representativo de casos. Si el total que obra en nuestros archivos supera los tres centenares deberíamos lograr una cierta homogeneidad de descripciones aun cuando sostengamos que la diversidad apreciativa de los testigos es algo natural.

Pero, ¿qué investigador o aficionado puede sostener tal vinculación?
Sabemos que las ciencias sociales no son exactas pero también, cualquier estudiante es consciente que no se puede sostener una hipótesis con un par de casos aislados del contexto general del evento fenomenológico o cultural que estamos analizando.

Cuando el sensacionalismo crea Ciudades de... un paseo desde Roswell a Doñihue

La utilización de la remanida expresión Ciudad de, es un hecho muy común en la literatura y en la prensa diaria. Desafortunadamente tales giros idiomáticos han invadido los trabajos que se autodenominan serios o científicos.

Aunque pueda resultar un hecho anecdótico o trivial para la mayoría de los lectores estoy convencida que su uso inapropiado puede generar algunos problemas no solo de semántica sino de rumor en el sentido que las Ciencias Sociales de la Comunicación le dan al vocablo.

En efecto hemos visto con asombro como muchos trabajos mencionan a Roswell como la ciudad de los OVNIs, una especie de santuario del mercantilismo al estilo norteamericano donde menos extraterrestres podemos encontrar de todo. También, tenemos en la vecina Argentina el Uritorco “Cerro de los OVNIs”, un legendario reducto de la parcialidad nativa de los Comechingones que ha sido “cedido” a la psicosis platillista y de la New Age solamente porque los medios y muchos investigadores hallaron en 1986 una huella que atribuyeron al accionar de un gigantesco ovni. Todos estamos acostumbrados a las desprolijidades de la prensa diaria, en cierto modo, las avalamos porque tienen por finalidad la venta masiva de sus productos. Sin embargo un hecho preocupante se origina cuando los que trabajan con enorme libertad, tiempo y en apariencia sin fines de lucro comienzan a gestar nuevas Ciudades de...

Tal es el caso del pequeño pero acogedor pueblo de Doñihue célebre por sus magníficos chamantos y por haber sido hábitat del ser humano por más de 10.000 años, que ha visto sobresaltada su tranquilidad por algunos sucesos de los que hemos dado referencia en un artículo recientemente publicado vinculados con matanzas de animales que aún no han podido ser explicadas.

Pero su ancestral paz corre riesgo de ser todavía más vapuleada por el temor de ser convertido en la Ciudad preferida de los IEA (para aquellos que desconocen esta sigla inexplicable se trata del vulgarmente señalado “chupacabras”).
Ahora bien, es realmente, posible afirmar tal cosa basándose en los estudios estadísticos y en la cronología de ataques a animales o se trata sencillamente del ejercicio del más conocido anzuelo periodístico: El Sensacionalismo.
Es claro que no es posible observar tales análisis en ninguna de las fuentes públicas de información por lo que debo suponer que desafortunadamente no los han realizado.

Y digo desafortunadamente porque con estas carencias no favorecemos el esclarecimiento del fenómeno. La investigación de campo es una excelente arma que poseemos pero no es posible que ella nos conduzca a resultados que no se condicen con la realidad solamente por carecer de la información global de los sucesos o por no consultar a quienes efectivamente la poseen. Porque, la información existe y sin dudas está accesible a todos aquellos que con buenas artes aportan sus esfuerzos para desentrañar este fenómeno que preocupa a nuestro país desde hace 3 años.

El sensacionalismo inserto en una presunta investigación de campo suele producir nefastos resultados tanto en el pueblo afectado como en conjunto de los investigadores del fenómeno. Como expliqué el origen de muchos lugares que se han convertido en santuarios de ovnis o monstruos hay que buscarlo en vocablos altisonantes y ampulosos empleados en la redacción de informes.

Como consecuencia de esos procedimientos, digamos desprolijos por ejercer la benevolencia semántica, generamos una falsa imagen y establecemos un concepto de lugar apropiado para cualquier tipo de manifestación extraña. Así los supuestos investigadores imparciales tomarán un sitio de privilegio que de ninguna manera pueden perder los testigos.

Estos hacen “suyos” los lugares, determinando como consecuencia de un par de viajes que allí es la Tierra “Prometida” de los IEA. Por otro lado condicionan a los lugareños exacerbando su percepción de “fenómenos extraños” e incluso también afectan a posibles investigaciones futuras ya que la llegada de un nuevo analista no será lo mismo antes que después de ser la Ciudad preferida de los IEA. El cambio en el entorno que generan esas inadecuadas expresiones puede no ser revertido quizás en décadas con el consecuente daño social y cultural.

Liliana Nuñez O.

24 junio 2003


Referencias:

1. “Mitos y Supersticiones recogidos de la Tradición Oral Chilena”. (Vicuña Cifuentes, Julio. Editorial Nascimento, Santiago, 1947) pg. 92

2. “Geografía del Mito y la Leyenda Chilenos” (Plath, Oreste, Editorial Grijalbo, Santiago, 1994) pg. 305


 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 8 visitantes (72 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=